menu
Compartir

Picadura de abeja en gatos: tratamiento

 
Por María Besteiros, Auxiliar Técnico Veterinario. 26 agosto 2022
Picadura de abeja en gatos: tratamiento

Al igual que nos puede suceder a las personas, los gatos también pueden ser picados por una abeja. De hecho, incluso con mayor facilidad, ya que tienen tendencia a mostrarse curiosos con los insectos, lo que podría terminar en un susto como una picadura, si se les ocurre intentar cazar, jugar u olisquear a una abeja.

Aunque, en general, una picadura de abeja quedará en un susto, para algunos gatos, si son alérgicos a estos insectos, puede llegar a ser incluso mortal. En este artículo de SoyUnGato hablaremos de la picadura de abeja en gatos y su tratamiento, así como la importante prevención.

También te puede interesar: Intoxicaciones en gatos

Síntomas de picadura de abeja en gatos

Las abejas son unos insectos que van a proliferar en los meses más cálidos del año. Si las vemos por nuestro hogar o si nuestro gato tiene acceso al exterior, estará expuesto a su picadura. Hay algunos signos clínicos que podremos apreciar y que son sospechosos de deberse a la picadura de este insecto.

Normalmente, en los casos más leves estos serán locales, pero también podemos encontrarnos con síntomas sistémicos, es decir, que afectan a todo el organismo. Estos indican una mayor gravedad y urgencia.

Hay que prestar atención a síntomas como:

  • Encontrarnos el aguijón: lo cual es un dato que no nos dejará duda. Este estará clavado en la piel donde el animal haya recibido la picadura. No siempre lo veremos, pues puede caerse o ser el propio gato quien se lo quite. Además, algunos ejemplares se comen la abeja, con lo que el contacto con el insecto será por ingesta y no veremos picadura externa.
  • Inflamación en el lugar de la picadura: ojo porque si el insecto ha picado en la boca o ha sido ingerido, la inflamación puede producirse en las vías respiratorias, poniendo en peligro la vida del animal. Se puede apreciar una hinchazón en la boca o en la cara.
  • Molestias en la zona de la picadura, enrojecimiento o picor.
  • En los casos graves podemos encontrarnos con complicaciones derivadas de un shock anafiláctico, que es una reacción de hipersensibilidad inmediata: que requiere una rápida atención veterinaria al suponer un riesgo para la vida del animal. Cursa con inquietud, diarrea, vómitos, problemas respiratorios, debilidad general y, finalmente, colapso. Sin tratamiento el gato fallece.

Qué hacer si a mi gato le pica una abeja

La recomendación general cuando descubrimos o sospechamos que nuestro gato ha sido picado por una abeja es acudir a una clínica veterinaria. Será el profesional quien decida el tratamiento para picadura de abeja en gatos más adecuado para nuestro caso concreto.

Las reacciones locales, más leves, pueden solucionarse con facilidad, pero si los síntomas son sistémicos el estado del gato revestirá gravedad y es obligada la visita al veterinario para su estabilización. Nos referimos a los casos sospechosos de shock anafiláctico, que requieren tratamiento de urgencia, usualmente intravenoso, con adrenalina, oxígeno, antihistamínicos, etc.

Para los demás, si no hemos localizado el aguijón, es buena idea que lo busquemos para extraerlo, pues podría seguir eliminando veneno un tiempo después de la picadura. Si no sabemos como es, tendremos que buscar una especie de espina o astilla de color negro. Hay que retirarlo siempre con mucho cuidado y utilizando una tarjeta o similar para arrastrarlo. Si lo apretamos con unas pinzas o con los dedos podríamos exprimir el veneno que le quedase.

Después, si el gato lo tolera, podemos ponerle una compresa fría para reducir la inflamación durante unos cinco minutos. Se debería repetir la aplicación, dejando cinco minutos de descanso entre una y otra, al menos en la primera hora.

Finalmente, podríamos utilizar una mezcla de agua y bicarbonato, en proporción 1:3, es decir, tres partes de bicarbonato en una de agua, para poner en la zona, ya que ayuda a neutralizar el veneno y reducir el dolor. Pero no se te ocurra darle ningún fármaco por tu cuenta. Algunos de los más usados en medicina humana son mortales para los gatos.

De todas formas, aun en los casos leves debemos vigilar cómo evoluciona la lesión y si el gato muestra algún signo sistémico como los mencionados. En ese caso no debemos intentar curarlo en casa, pues ya hemos visto que cualquier sospecha de shock anafiláctico requiere atención veterinaria inmediata.

Tampoco curaremos en casa las picaduras que se encuentren en la cara o el cuello y hayan provocado una inflamación considerable, pues podrían llegar a afectar a las vías respiratorias, comprometiendo la vida del animal.

Picadura de abeja en gatos: tratamiento - Qué hacer si a mi gato le pica una abeja

Cuánto dura la picadura de abeja en gatos

En este punto hay que diferenciar entre las picaduras leves y las graves. Si hablamos de una picadura de abeja en gato leve suele provocar molestias más intensas durante las primeras horas, pero después acostumbran a presentar una evolución favorable y una rápida recuperación. La inflamación remitirá en unos días. Nos referimos a los casos en los que se encuentra una única picadura, alejada de la cara y no se produce ninguna reacción alérgica. De todas formas, si el gato no acaba de mejorar o incluso empeora, habrá que informar al veterinario.

Los casos complicados por su localización o de mayor gravedad tendrán un pronóstico reservado y el tiempo de recuperación va a depender de los daños que se hayan producido, de ahí que sea determinante acudir con presteza al centro veterinario más próximo.

¿Una picadura de abeja en gatos puede ser mortal?

Como hemos explicado, las picaduras de abeja, en general, no son mortales y solo provocan molestias a nivel local. Pero también hemos visto que hay excepciones, como los casos en los que existe una alergia a la picadura de abeja en gatos, que pueden llegar a tener un desenlace fatal al desencadenarse un shock anafiláctico.

También puede haber graves complicaciones cuando el gato ingiere la abeja, pues podría afectar a las vías respiratorias, como hemos mencionado.

Cómo evitar que a mi gato le pique una abeja

La mejor forma de prevenir la picadura de abeja es evitando el contacto con ellas. Esto en gatos suele consistir en impedir que accedan al exterior, lo que no siempre es fácil si el gato está acostumbrado a salir. En algunas ocasiones, sobre todo si vivimos en el campo, es posible que las abejas se cuelen en casa

Para evitarlo podríamos recurrir a las mosquiteras en puertas y ventanas, lo que también impide la salida del gato. Otra opción es utilizar repelentes de insectos, aunque su eficacia no siempre es la esperada. Por otra parte, si descubrimos a nuestro gato cerca de una abeja, debemos retirarlo para evitar sustos.

Picadura de abeja en gatos: tratamiento - Cómo evitar que a mi gato le pique una abeja

Este artículo es meramente informativo, en SoyUnGato.com no tenemos facultad para recetar tratamientos veterinarios ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a que lleves a tu gato a un centro veterinario en el caso de que presente cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Picadura de abeja en gatos: tratamiento, te recomendamos que entres en nuestra sección de Primeros auxilios.

Escribir comentario

Añade una imagen
Haz clic para adjuntar una foto relacionada con tu comentario
¿Qué te ha parecido el artículo?
Picadura de abeja en gatos: tratamiento
1 de 3
Picadura de abeja en gatos: tratamiento

Volver arriba