Problemas del comportamiento

Mi gato se esconde y no quiere salir: causas y soluciones

 
Eduarda Piamore
Por Eduarda Piamore, Técnica en psicología, educación y adiestramiento felino y canino. 2 febrero 2023
Mi gato se esconde y no quiere salir: causas y soluciones

Por qué mi gato se esconde y no quiere salir” es una pregunta que se hacen muchos tutores de gatos, en especial aquellos que recientemente han adoptado a un minino. Si también tienes esta duda, lo primero que debes saber es que, por lo general, esta conducta indica que el gato no se siente del todo seguro o cómodo en un entorno o en presencia de ciertos estímulos o individuos que se encuentran en su territorio. No obstante, hay otras razones por las que los gatos se esconden y, en este artículo de SoyUnGato, te ayudamos a entender las principales causas y soluciones para este comportamiento. ¡Sigue leyendo y descubre!

Índice
  1. Por qué mi gato adoptado se esconde
  2. Por qué mi gato se esconde cuando viene gente
  3. Por qué mi gato se esconde de repente

Por qué mi gato adoptado se esconde

Como decíamos, la conducta de esconderse y evitar cualquier tipo de interacción es particularmente común entre los gatos que han sido recientemente adoptados. Y aquí podemos hablar de dos causas principales:

  • Adaptación al nuevo entorno y familia. Hay que tener en cuenta que la adopción supone un cambio muy significativo en la rutina de un minino y es normal que, llegar a un nuevo entorno con estímulos e individuos extraños, le provoque una sensación de inseguridad, desconfianza o miedo. Y estas emociones pueden hacer que prefiera esconderse para sentirse protegido ante cualquier potencial amenaza a su bienestar.
  • Experiencias traumáticas vividas en el pasado. Muchos gatos adoptados cargan un historial de maltrato y abandono, o bien han nacido en las calles y debieron vivir mucho tiempo en condiciones insalubres o poco favorables. Estos factores pueden hacer que un minino tenga más dificultades para confiar en las personas y se muestre más temeroso o desconfiado al exponerse a nuevas experiencias, lo que ralentizará su adaptación y demandará más paciencia y dedicación por parte de sus nuevos tutores.

Cualquier gato adoptado necesitará experimentar un período de adaptación para acostumbrarse a su nuevo hogar, y no hay un tiempo de conclusión predeterminado. Cada minino carga con su propia historia, un bagaje genético que puede hacerlo más predispuesto al temor y experiencias vividas que pueden haber debilitado su confianza y hacerle tener un comportamiento miedoso o inseguro. Por ende, cada gato tomará su propio tiempo en adaptarse y es fundamental que sus tutores, en lugar de intentar obligarlo a interactuar, se concentren en generar las condiciones más favorables para motivarlo a explorar su nuevo entorno y expresarse libremente.

¿Cómo ayudar a un gato adoptado a acostumbrarse a su nuevo hogar?

En primer lugar, será clave que prepares tu hogar para la llegada del gato, planificando principalmente sus zonas de descanso, de alimentación y de eliminación, las cuales deben estar separadas por una distancia prudencial. La elección de una buena cama es importante para brindarle confort y protección, en especial si eliges una de tipo cueva o iglú , ya que cumple mejor la función de darle un refugio. Además, puedes ubicar la cama de tu gato en un sitio elevado para que se sienta más seguro. Dicho esto, ten en cuenta las siguientes recomendaciones:

  • Invertir en el enriquecimiento ambiental también te ayudará a estimular que tu nuevo compañero tenga ganas de jugar y explorar su nuevo ambiente. Puedes consultar con un veterinario sobre la posibilidad de usar feromonas sintéticas o naturales (por ejemplo, la hierba gatera) para reducir la ansiedad de tu minino y ofrecerle un estímulo sensorial que puede despertarle interés y curiosidad por su entorno. Antes de usar feromonas sintéticas para gatos, recomendamos consultar previamente con un especialista, ya que, aunque generalmente son muy beneficiosas, no resultan ideales para todos los gatos. En SoyUnGato te ofrecemos más alternativas seguras para relajar a un gato y reducir sus niveles de estrés.
  • La comida de calidad también será un buen aliado para mimar a tu nuevo compañero y conquistar su confianza. En este sentido, puedes elegir basar la dieta de tu minino en piensos y comida húmeda de buena calidad o brindarle una alimentación natural y casera, recordando siempre no ofrecerle los alimentos prohibidos para los gatos. En ambos casos, lo más importante será asegurar que la dieta de tu gato supla los requerimientos nutricionales de cada etapa de su vida y contemple también eventuales necesidades específicas que pueden derivar de una deficiencia nutricional, una alergia alimentaria o un estado de salud debilitado. Y para mimarlo un poco más, puedes prepararle unas deliciosas galletas que también puedes usar como refuerzo positivo en la educación de tu minino.

Por último y no menos importante, deberás poner atención a si tu comportamiento está favoreciendo la adaptación del minino o dificultándola. En este sentido, vale la pena que dediques algo de tiempo para conocer el lenguaje corporal de los gatos para que puedas entender y comunicarte mejor con tu minino, y también que aprendas a llevarte bien con un gato respetando su propia naturaleza y las diferencias entre nuestras formas de demostrar afecto.

Por qué mi gato se esconde cuando viene gente

La llegada de extraños en el hogar puede generar incomodidad y estrés incluso en los gatos que ya están habituados con su entorno. Hay que tener en mente que los felinos se aferran fuertemente a una rutina para sentirse seguros y evitar exponerse a contextos peligrosos o desfavorables, y la presencia de desconocidos supone una perturbación en el equilibrio de su entorno, sobre todo si hablamos de un gato que no ha sido correctamente socializado.

En las primeras semanas de su vida, y en especial entre la segunda y la séptima, los gatitos experimentan su periodo de socialización, durante el cual, primero, aprenden de su madre y junto a sus hermanos los códigos básicos de su conducta social y comunicación, para luego reconocer cuáles son las especies en las que pueden confiar. Por ello, lo ideal es que un gato empiece a ser presentado a diferentes estímulos, individuos y entornos en este período, cuando su carácter aún es bastante flexible, para que pueda desarrollar su confianza y asimilar un mayor número de recursos para gestionar sus propias emociones y lidiar con la multiplicidad de situaciones que se le presentarán a lo largo de su vida, incluso las no tan agradables o las inesperadas, de una mejor manera.

Por lo contrario, un gato que no ha recibido una buena socialización es más propenso a desarrollar un comportamiento inseguro o miedoso, pudiendo incluso mostrar conductas defensivas u ofensivas por sentirse incómodo o estresado ante algún cambio en su entorno, o sencillamente por no saber cómo reaccionar ante un estímulo o un individuo desconocido. Y si este gato también ha sido separado prematuramente de su madre, es muy probable que también tenga dificultades para interactuar con otros gatos y que desarrolle conductas agresivas asociadas al juego, ya que sería su madre la encargada de enseñarle no solo los principios del lenguaje corporal y los códigos de comunicación de los gatos, sino también los límites de los juegos hasta que completara su proceso de destete.

¿Qué hacer si mi gato se esconde cuando viene gente?

Como vimos, hay dos pautas esenciales para favorecer la buena convivencia de los gatos con otros animales y personas. La primera es esperar a que completen su proceso de destete antes de separarlos de su madre y hermanos; la segunda consiste en invertir en una correcta socialización.

En ningún caso debes tratar de obligar a tu gato a interactuar en contextos donde no se siente cómodo o seguro. Esto solo le generará más estrés y aumentará las probabilidades de una respuesta defensiva u ofensiva que puede terminar lastimando a tus invitados, a ti y a tu minino. Si tu gato prefiere esconderse cuando recibes visitas en tu hogar, primero respétalo y, luego, empieza a trabajar en su socialización. Para ayudarte, te contamos todo lo que necesitas saber sobre Cómo y cuándo socializar a un gato en este otro post.

Así mismo, si percibes que tu gato tiene mucho miedo a las personas y/o problemas de conducta asociados a la agresividad, principalmente cuando hay extraños en su hogar, te recomendamos buscar la ayuda de un experto en etología felina o un educador felino. A veces, los gatos que han sido víctimas de maltrato o que han vivido mucho tiempo en las calles, necesitarán un tratamiento especializado para recuperar su confianza y aprender los códigos de una conducta social amigable para, poco a poco, empezar a interactuar de una manera más armoniosa con otros individuos y estímulos.

Por qué mi gato se esconde de repente

Si tu gato se esconde y no quiere salir de repente, incluso cuando no hay ningún tipo de cambio en su entorno o rutina, la causa de este comportamiento puede estar relacionada con algún accidente o problema de salud que le provoca dolor o que altera sus capacidades sensitivas, haciendo que se sienta más vulnerable y busque protección en un escondite. En este caso, lo primero que te recomendamos hacer es llevar s tu minino al veterinario para averiguar su estado de salud y la necesidad de dar inicio a un tratamiento.

También el envejecimiento genera un deterioro progresivo de las capacidades físicas, cognitivas y sensoriales de los gatos, reduciendo su capacidad de respuesta ante diferentes estímulos y aumentando la sensación de vulnerabilidad. Además, los gatos ancianos son más propensos al dolor articular y a enfermedades bucales como la periodontitis, que puede resultar muy dolorosa. Entonces, si ya tiene una edad avanzada y notas que tu gato se esconde y no quiere comer, maúlla empieza o muestra otras señales de vejez, será importante que adaptes su rutina de juegos y actividad física, su dieta e incluso la accesibilidad a sus zonas de descanso, alimentación y eliminación para brindarle una mejor calidad de vida. En SoyUnGato también encuentras una Guía completa para cuidar a un gato anciano. ¡No te la pierdas!

Ya has comprobar que la respuesta a por qué tu gato se esconde y no quiere salir depende totalmente del contexto, edad y personalidad de tu minino. Por ello, es fundamental conocerlo y analizar toda la situación.

Mi gato se esconde y no quiere salir: causas y soluciones - Por qué mi gato se esconde de repente

Si deseas leer más artículos parecidos a Mi gato se esconde y no quiere salir: causas y soluciones, te recomendamos que entres en nuestra sección de Problemas del comportamiento.

Escribir comentario
Añade una imagen
Haz clic para adjuntar una foto relacionada con tu comentario
¿Qué te ha parecido el artículo?
1 de 2
Mi gato se esconde y no quiere salir: causas y soluciones