Mi gato no usa el arenero ¿Qué hacer?

Los gatos son unos animales muy limpios, como comprobamos al observar sus hábitos higiénicos tanto en lo relativo a su aseo como en el uso de la arena para sus evacuaciones.

Por eso, encontrar orina o heces fuera del arenero supone un gran interrogante para los cuidadores. ¿Por qué mi gato se niega a usar su arenero? Esperamos que estas pistas te ayuden a descubrirlo.

El gato y el arenero

Cuando los gatitos nacen su madre debe estimularles la zona genital para conseguir que defequen y orinen. A partir de los quince días comienzan a andar y poco después ya son capaces de utilizar el arenero de una manera instintiva, ya que solo tendremos que presentárselo.

A partir de ese momento, y ya durante toda su vida, los gatos lo usarán sin ningún problema aunque introduzcamos pequeños cambios como una arena diferente, un nuevo arenero o una distinta ubicación.

gato-no-quiere-entrar-en-el-arenero

Las deposiciones fuera del arenero

Si un día encontramos orina o excrementos fuera del arenero podemos pensar que ha sido un accidente pero si la situación se repite debemos averiguar cuál es el problema porque lo que tenemos que tener claro es que el gato no lo hace por fastidiarnos.

Debemos observar las circunstancias en las que se ha producido esta eliminación inadecuada, preguntarnos si ha habido algún cambio en casa, aunque nos parezca insignificante, buscar otros síntomas de enfermedad, etc. Otro factor importante a tener en cuenta es la edad del gato y si está esterilizado o no.

Con toda esta información debemos consultar con el veterinario. La eliminación indebida suele relacionarse con problemas de estrés o de marcaje pero antes de dar por buena alguna de estas causas debemos descartar un problema físico.

Se recomienda limpiar las zonas afectadas con detergentes con oxígeno activo. Si el gato acude siempre al mismo sitio podemos colocar allí el arenero o, al contrario, comida.

También hay que prestar atención a la bandeja sanitaria actual por si necesita un cambio de ubicación, de tamaño, de tipo de arena o de formato, con el objetivo de hacerla más atractiva al gato. Debemos limpiarla con frecuencia.

gato-entrando-en-su-caja-de-arena

Signos de enfermedad

Un gato que orina o defeca fuera del arenero puede tener algún problema vinculado a la eliminación. Por ejemplo, una cistitis o infección de vejiga hace que el gato sienta la necesidad de orinar muchas veces en muy pequeñas cantidades. Es una enfermedad que, además, resulta muy dolorosa, de forma que si el gato relaciona la sensación de dolor con el arenero puede que se resista a utilizarlo y por ello busque aliviarse fuera.

Es muy importante que acudamos al veterinario porque las infecciones de vejiga pueden ascender y llegar a afectar a los riñones, provocando insuficiencia renal. Son los machos, por su anatomía, los que tienen más probabilidades de padecer infecciones en el tracto urinario.

Problemas que afecten a la defecación como el estreñimiento o tratornos en las glándulas anales como los abscesos o los tumores, pueden hacer dolorosa la evacuación y producir una asociación negativa con el arenero. Por supuesto, también requiere tratamiento veterinario.

La enfermedad renal pero, también, otras enfermedades metabólicas, pueden ser causa de un aumento en la cantidad de orina que el gato elimina. Esta mayor frecuencia de eliminación puede explicar que encontremos algún pis fuera del arenero. Como en los casos anteriores, hay que llevar al gato al veterinario para que, tras las pruebas pertinentes que van a incluir análisis de sangre y orina como mínimo, llegue a un diagnóstico.

Estrés

Una vez el veterinario ha descartado un problema físico, la explicación a la eliminación inadecuada puede estar en el estrés. Los gatos son muy sensibles a los cambios, de forma que una alteración en su rutina puede desencadenar respuestas de estrés con signos como eliminación fuera del arenero, autoacicalamiento excesivo que incluso resulte en lesiones en la piel, caída intensa del pelo, cambios en el apetito, miedo, etc…

Marcaje

Pero no solo el estrés es causa de eliminación inadecuada. Si tenemos un gato que ha iniciado la madurez sexual, lo que sucede entre los 5-8 meses de edad, y no lo castramos es normal que comience a orinar por todas partes para marcar su territorio.

Aunque es una conducta muy normal en los machos, las hembras también pueden presentar una eliminación inadecuada durante el celo. Esta emisión de orina se va a producir por aspersión y el gato se esforzará por dirigirlo para dejar su olor en el lugar que le interesa.

La esterilización de machos y hembras antes de que dé inicio su madurez sexual evita estos problemas de marcaje.

gato-en-el-arenero

¿Cómo hacer cambios en la vida de los gatos?

Para evitar estresar al gato y así anticiparnos a la aparición de problemas de eliminación debemos seguir unas pautas si tenemos que realizar algún cambio que altere sustancialmente la vida cotidiana de nuestro gato. Son los siguientes:

  • Si algo funciona, no debemos cambiarlo. Por ejemplo, si el gato utiliza su arena sin problema no es necesario que utilicemos otra.
  • Cualquier alteración debe introducirse paulatinamente, de forma que el elemento novedoso entre en contacto con el gato gradualmente.
  • Existen a la venta productos como pulverizadores de feromonas, piensos, premios, etc., que se pueden utilizar con el gato y el ambiente por su efecto relajante.
  • Por supuesto, nos ayudará seguir las indicaciones que sobre nuestro caso concreto nos dé un veterinario especializado en comportamiento o un etólogo, profesional del comportamiento felino.

El enriquecimiento ambiental

En ocasiones no se produce ningún cambio en la vida del gato pero este se estresa fruto de la frustración. Es lo que sucede en gatos que carecen de estímulos. Para ofrecerle lo que se conoce como un ambiente enriquecido debemos seguir las siguientes pautas:

  • Una casa pensada para gatos puede aumentar su actividad. Estanterías, escondrijos y mobiliario que le permita escalar y observar desde las alturas son un buen comienzo.
  • Rascadores, juguetes interactivos y caseros con feromonas o hierba gatera son una excelente opción.
  • No olvidemos dedicarle nuestras atenciones un rato todos los días.
  • A algunos gatos les favorecerá tener compañía, ya sea de un congénere o de otros animales. Para incorporar un nuevo miembro a la familia debemos consultar con un especialista para asegurarnos de que no resulta contraproducente.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí