Problemas del comportamiento

Mi gato bufa al nuevo gatito: causas y cómo hacer que lo acepte

 
Eduarda Piamore
Por Eduarda Piamore, Técnica en psicología, educación y adiestramiento felino y canino. 10 mayo 2024
Mi gato bufa al nuevo gatito: causas y cómo hacer que lo acepte

La convivencia entre dos gatos puede ser bastante complicada, principalmente cuando uno llega al hogar tiempo después del otro y existe cierta diferencia de edad entre ellos. Y cuando se producen interacciones negativas, es muy común que surjan dudas como “¿por qué mi gato bufa al nuevo gatito?” o “¿por qué mi gato no acepta al nuevo gatito?”.

Si eres un tutor de gatos y estás pasando por una situación parecida, ¡has llegado al sitio perfecto! En este artículo de SoyUnGato, te explicamos las principales causas de por qué tu gato no quiere al nuevo gatito que has adoptado. Además, compartimos algunos consejos prácticos para mejorar la convivencia en tu hogar. ¿Empezamos?

También te puede interesar: Cómo hacer que un gato acepte a un perro
Índice
  1. Por qué mi gato bufa al nuevo gatito
  2. ¿Un gato adulto puede atacar a un gato bebé?
  3. Cómo hacer que un gato acepte a otro gato bebé

Por qué mi gato bufa al nuevo gatito

Antes de saber cómo hacer que tu gato acepte al nuevo gatito, tienes que entender por qué se produce este rechazo. Es decir, necesitamos identificar la causa específica que explique por qué tu gato bufa al otro gato bebé. Para ello, lo primero que debes tener en mente es que bufar forma parte del lenguaje de los gatos. Se trata de una acción que los gatos realizan para comunicarse entre sí y también con las personas.

Dentro de la comunicación de los gatos, bufar, generalmente, transmite un mensaje de advertencia al interlocutor. O sea, cuando un gato bufa, ya sea a otro gato o una persona, casi siempre es para advertirle de que se siente sumamente incómodo o descontento y se prepara para reaccionar.

Ahora, ¿por qué tu gato bufa al nuevo gatito? Bueno, la explicación más probable es porque la presencia de este pequeño desconocido en su territorio genera mucho estrés a tu minino. Esta reacción de rechazo es natural y se relaciona con dos comportamientos instintivos de los gatos, los cuales están intrínsecamente conectados. Son estos:

  • Territorialidad: todos los animales tienen un instinto territorial, o sea, todos instintivamente protegerán su territorio de cualquier posible amenaza. Y la presencia de otro animal es interpretada como una posible amenaza, ya que este individuo puede rivalizar por este espacio y los recursos allí presentes.
  • Protección de recursos: lógicamente, está directamente relacionada con la territorialidad, porque el gato intentará proteger a todos los recursos presentes en su territorio que le parecen importantes para su supervivencia y bienestar. En el contexto de un hogar, ello incluye no solo recursos materiales, como la comida, la cama y los juguetes, sino también la atención y los cuidados del tutor.

Así pues, la principal razón por la que tu gato no quiere al nuevo gatito es porque aún no ha tenido la posibilidad de reconocerlo como parte del grupo, y sigue viéndolo como un rival. No te preocupes, pues más adelante te contaremos cómo hacer que tu minino acepte a su nuevo compañero.

Mi gato bufa al nuevo gatito: causas y cómo hacer que lo acepte - Por qué mi gato bufa al nuevo gatito

¿Un gato adulto puede atacar a un gato bebé?

Sí, puede. Actos como bufar, gruñir y mirar fijamente, en la comunicación de los gatos, son avisos que, muchas veces, preceden un ataque. Cuando un gato bufa, en definitiva, está intentando hacer cesar un estímulo que le resulta desfavorable, estresante o amenazador. Cuando este estímulo no cesa, es muy probable que el minino acabe recurriendo a la agresión para proteger su territorio, sus recursos y su propio bienestar. Entonces, esta es la principal razón de por qué tu gato bufa y pega al nuevo gatito, pudiendo también darle arañazos y mordiscos. Pero, es mucho más probable que ocurra cuando el gato no ha sido socializado y/o si no ha sido presentado correctamente al otro minino.

Además, una gran diferencia de edad entre dos gatos que empiezan a compartir el mismo hogar también puede ser un disparador de conflictos. Ello se debe a que el comportamiento naturalmente inquieto, exploratorio y demandante de un gato bebé o joven puede resultar muy estresante para un gato adulto y, en especial, para un gato anciano. Así pues, cuanto mayor sea la diferencia de edad entre dos mininos, más probable será que se produzcan peleas entre ellos.

Así mismo, cuando el gatito crezca y alcance la madurez sexual, lo que suele ocurrir entre el sexto y noveno mes de vida, las peleas con tu otro gato tenderán a volverse más frecuentes. Esto es así porque, a partir del momento en que un gato se vuelve sexualmente activo, se intensifican los comportamientos asociados al deseo sexual, como el marcaje, el escapismo y la agresión intersexual. Puedes leer más sobre las etapas de crecimiento de los gatitos aquí: “Cuándo un gato es adulto”.

Cómo hacer que un gato acepte a otro gato bebé

Básicamente, lo que queremos lograr es que tu gato deje de ver al gatito como un rival y empiece a reconocerlo como un amigo. Y para ello, es fundamental prestar atención a los siguientes pasos:

Socializa a tus gatos

Si queremos que un gato conviva pacíficamente con otros individuos y que tenga una mejor capacidad de adaptación a diferentes estímulos y circunstancias, la clave está en socializarlo correctamente. Lo ideal es que el proceso de socialización de un gato empiece antes de su sexta semana de vida, que es cuando debería producirse el reconocimiento de las llamadas “especies amigas”. Entonces, si has adoptado a un gatito, nada mejor que empezar a socializarlo a esta temprana edad. Verás que el impacto de ello en su comportamiento en la edad adulta será sumamente beneficioso.

Pero, también necesitarás socializar al otro gato que convivirá con el gatito, sin importar cuál sea su edad. De hecho, lo más recomendable sería que trabajaras en la socialización de tu minino antes de traer a casa un nuevo gatito. Para ayudarte, en SoyUnGato preparamos la siguiente guía: “Cómo y cuándo socializar a un gato”.

Preséntalos correctamente

Una buena convivencia entre dos gatos siempre empieza con una adecuada presentación, y presentar a dos gatos es un proceso, o sea, no es algo que se pueda lograr en un instante o de la noche a la mañana. Entonces, antes de nada, ármate de paciencia y prepárate para respetar los tiempos de tu minino, ya que cada gato tomará su tiempo en adaptarse al otro y a una nueva realidad. Para ello, estas son las recomendaciones:

  • Preséntalos en un territorio neutral. Además, lo ideal es que este proceso de presentación y reconocimiento entre dos gatos se lleve a cabo en un territorio neutral. Ello te ayudará a evitar o reducir la manifestación de conductas relacionadas con el instinto territorial. O sea, será menos probable que tu gato bufe y pegue al nuevo gatito si sus primeras interacciones se dan fuera del territorio que tu minino ya entiende como “suyo”. Por ejemplo, si tienes un amigo o familiar que pueda cuidar a tu gatito durante algunas semanas será genial, porque podrás aprovechar para presentarlos poco a poco en este territorio neutral.
  • Prepara una habitación para el gatito. Si la posibilidad anterior no es viable para ti, será fundamental que, dentro de tu casa, reserves un espacio donde el gatito pueda quedarse tranquilo y al cual tu gato no pueda acceder libremente sin tu supervisión. Ello también será fundamental para que tu minino no sea forzado a compartir sus espacios con el otro gato bebé.

Antes de avanzar, te invitamos a conocer nuestros consejos para llevar a cabo esta presentación en el siguiente artículo: “Cómo presentar a dos gatos”.

Enriquece tu hogar

Como decíamos, otra clave para hacer que tu gato acepte al nuevo gatito es asegurarte de que él no deba compartir sus espacios y recursos con el otro gato bebé. Cuanto más escasos sean los recursos, más probable será que tu minino sienta la necesidad de pelear para defender sus “posesiones”. En este sentido, lo más básico es que cada gato tenga sus propias zonas de eliminación, de alimentación y de descanso. Es decir, que tanto tu gato como el nuevo gatito deben tener su propia cama, su propio comedero, su propio arenero y sus propios elementos de esparcimiento (juguetes, rascadores, etc.).

También será fundamental que te asegures de proporcionarles un ambiente enriquecido con suficientes estímulos para que ambos se sientan motivados a ejercitarse, entretenerse y, eventualmente, acaben interactuando por voluntad propia. Si no sabes muy bien cómo empezar, te recomendamos la siguiente lectura: “Enriquecimiento ambiental para gatos: qué es e ideas”.

No los obligues a interactuar

Si tu gato bufa al nuevo gatito, lo peor que puedes hacer es forzar interacciones entre ellos. Esto solo contribuirá a que tu minino o ambos se sientan estresados, miedosos o nerviosos en esta situación, lo que acabará ocasionando peleas. Además, tú también puedes salir lastimado al intentar intervenir.

Lo mejor será que trabajes en generar las condiciones más propicias para que tus gatos quieran interactuar contigo y entre ellos de forma natural y espontánea. Más allá de enriquecer su ambiente, también puedes proponerles juegos de inteligencia y actividades que simulan el contexto de una cacería y que les permiten demostrar todas sus habilidades.

Pero, ¡atención! Asegúrate de brindar un trato equitativo a tus gatos. O sea, evita dejar a un lado tu buen y viejo compañero felino para enfocar toda tu atención en el nuevo gatito. Porque si lo haces, además de provocar un cambio rotundo en la rutina a la que tu gato se ha acostumbrado, ocasionándole estrés, también fomentas que tu minino reconozca al otro gato bebé como un rival.

Evalúa los beneficios de la castración

Hemos visto que las peleas entre gatos que comparten el mismo hogar tienden a volverse más frecuentes cuando uno o ambos son sexualmente activos y permanecen enteros (o sea, no han sido castrados). Ello está directamente relacionado con la manifestación de los comportamientos asociados al deseo sexual y la territorialidad. Por lo tanto, otra medida muy eficaz para evitar peleas entre dos gatos del mismo sexo es evaluar los beneficios de castrarlos. Además de conllevar a una significativa reducción de la agresión intersexual, el marcaje, la monta y el escapismo, la castración también se ha mostrado eficaz en la prevención de enfermedades con alta tasa de mortalidad en gatos machos y hembras.

Además, si hablamos de gatos y gatas que viven en la misma casa, castrarlos es el método más eficiente para prevenir embarazos no planificados. Aquí puedes resolver tus dudas sobre los pros y los contras de este procedimiento: “Cuándo se notan los efectos de castrar a un gato”.

No descuides la medicina preventiva

Por último, pero no menos importante, no descuides la medicina preventiva de tus gatos. Tanto el dolor como una serie de enfermedades y trastornos metabólicos pueden conllevar a un incremento de la agresividad en los gatos y cambios en su comportamiento. Así pues, asegurarte de que tus gatos estén sanos también es clave para propiciar una buena convivencia entre ellos.

En este sentido, es clave que brindes a tus gatos una alimentación completa y compatible con su edad; que les apliques las vacunas obligatorias y esenciales, así como que realices las desparasitaciones periódicas contra parásitos internos y externos. Además, es muy recomendable llevarlos al veterinario al menos una vez cada año.

Mi gato bufa al nuevo gatito: causas y cómo hacer que lo acepte - Cómo hacer que un gato acepte a otro gato bebé

Si deseas leer más artículos parecidos a Mi gato bufa al nuevo gatito: causas y cómo hacer que lo acepte, te recomendamos que entres en nuestra sección de Problemas del comportamiento.

Escribir comentario
Añade una imagen
Haz clic para adjuntar una foto relacionada con tu comentario
¿Qué te ha parecido el artículo?
1 de 3
Mi gato bufa al nuevo gatito: causas y cómo hacer que lo acepte