menu
Compartir

Mi gato bebe mucha agua: causas y tratamientos

 
Por María Besteiros, Auxiliar Técnico Veterinario. 28 abril 2023
Mi gato bebe mucha agua: causas y tratamientos

Los gatos domésticos son animales que habitualmente beben poca cantidad de agua. Esto se debe a que provienen de gatos que habitaban lugares desérticos en los que el agua escaseaba. Además, se alimentaban de presas, como roedores, aves o reptiles, con un contenido en agua de alrededor del 70 %, por lo que no necesitaban beber mucho. Aunque la situación ha cambiado para los gatos domésticos actuales, siguen manteniendo su tendencia a beber poco. Por eso, puede ser fácil percibir que nuestro felino está bebiendo más de lo normal hasta el momento.

Una ingesta de agua incrementada, acompañada o no de otros signos clínicos, puede estar indicándonos la presencia de un problema de salud que requiera la asistencia del veterinario. ¿Has notado que tu gato bebe mucha agua? Explicamos causas y tratamientos en este artículo de SoyUnGato.

También te puede interesar: Mi gato babea mucho: causas y tratamientos

Cómo saber cuándo un gato bebe mucha agua

Se recomienda que proporcionemos a nuestro gato acceso a agua limpia y fresca las 24 horas del día. Si reponemos su bebedero una o dos veces al día, enseguida notaremos que sobra menos agua de lo habitual o incluso que tenemos que llenarlo con mayor frecuencia. Si en vez de bebedero convencional utilizamos una fuente, podremos apreciar que el gato la visita más a menudo. Además, que haya una mayor cantidad de orina en el arenero, o incluso fuera, es otro indicio de que el gato está bebiendo más y, en consecuencia, elimina más orina.

En ocasiones, puede ser normal un aumento en el consumo de agua. Por ejemplo, en épocas de altas temperaturas o si alimentábamos a nuestro gato con comida húmeda y nos hemos pasado al pienso. En general, los gatos que se alimentan de pienso en exclusiva beben más. Esto se explica porque es un alimento con una humedad muy baja, aproximadamente del 8 %, para su conservación. Pero también beberán más los gatos más activos, las gatas en periodo de lactancia o los ejemplares a tratamiento con determinados fármacos, como los corticoides. Estos incrementos no son patológicos, no se relacionan con signos clínicos y tampoco son muy exagerados.

Cantidad de agua que bebe un gato

Para ser más rigurosos, podemos medir las cantidades. La cantidad de agua que bebe un gato varía en función de su alimentación. Así, los valores normales son los siuientes:

  • Si se alimenta solo con pienso: lo normal es que un gato adulto consuma al día unos 60 ml de agua por kg de peso, si se alimenta en exclusiva de pienso.
  • Si sigue una dieta mixta: si le damos una dieta mixta, es decir, con pienso y comida húmeda a diario, la cantidad de agua que debe beber se reduce hasta los 45 ml/kg.
  • Si solo come comida húmeda: si el gato solo se alimenta con comida húmeda, sus necesidades de ingesta hídrica serán de 30 ml/kg al día.

Solo tendremos que controlar lo que bebe nuestro gato para saber si está o no por encima de la media. De estarlo, con independencia de que detectemos o no otros signos clínicos, podría indicarnos la existencia de un problema de salud que deberá valorar el veterinario.

Por qué mi gato bebe mucha agua

Existen varias causas que pueden explicar que un gato aumente su consumo de agua. Dejando a un lado las no patológicas, la sed aumentada o polidipsia, como se conoce técnicamente, es un signo clínico común a varias enfermedades. Destacamos:

  • Diabetes: es la misma enfermedad que se puede diagnosticar en las personas. Suele detectarse en gatos de más de 6 años y provoca un aumento en el consumo de agua y alimentos y una mayor eliminación de orina. Puede tratarse con insulina y dieta, y en gatos es posible la curación.
  • Hipertiroidismo: esta enfermedad es más frecuente en gatos mayores (más de 7 años). Se produce por un aumento en la producción de hormonas tiroideas. Tiene tratamiento, pero es importante iniciarlo cuanto antes para evitar que se produzcan daños irreversibles. En este caso, es normal notar que el gato bebe mucha agua y come mucho, está muy inquieto, vomita y tiene diarrea, no tolera el calor, etc.
  • Enfermedad renal: dada la incidencia que este trastorno tiene en los gatos domésticos, sobre todo de más edad, es muy probable que sea lo que esté detrás de la polidipsia. Es posible que percibamos otros signos clínicos. Por ejemplo, el gato bebe mucha agua y come poco, su manto tiene mal aspecto, vomita y también hay cambios en la eliminación de orina. Se debe a un deterioro en el funcionamiento de los riñones, tratable con dieta y fármacos.
  • Otras enfermedades: patologías como la piometra (infección uterina), los problemas hepáticos, el síndrome de Cushing o hiperadrenocorticismo (muy raro en gatos), el hipoadrenocorticismo (también muy raro) o condiciones como la fiebre o la deshidratación pueden llevar a que el gato beba más de lo normal. El aumento en la ingesta de agua es un signo de alerta al que debemos prestar atención.

Mi gato bebe mucha agua y orina mucho, ¿qué le pasa?

Cuando hay un incremento en la ingesta de agua, es normal que los riñones se vean obligados a eliminar del organismo una mayor cantidad de líquido/orina. Por este motivo, la polidipsia suele estar acompañada de poliuria, término que precisamente se define como el incremento en la cantidad de orina eliminada. Detrás de este cuadro podemos encontrar enfermedades como la diabetes o la enfermedad renal.

Mi gato bebe mucha agua y orina poco, ¿por qué?

En ocasiones, sucede lo contrario de lo que acabamos de describir, es decir, el gato ingiere más agua de lo normal, pero, al contrario, orina menos que de costumbre. Esta situación puede indicarnos que existe un daño en los riñones, como el que se produce en la enfermedad renal. Los riñones no están funcionando correctamente y es urgente acudir al veterinario antes de que el estado del gato se complique todavía más.

Mi gato bebe mucha agua: causas y tratamientos - Por qué mi gato bebe mucha agua

Qué hacer si mi gato bebe mucha agua

Como acabamos de explicar, nuestro gato puede beber más de lo normal porque está enfermo. Por ello se hace necesario acudir al veterinario para que lo examine y realice las pruebas pertinentes. En ningún caso hay que optar por retirarle el agua para que no beba tanto. Resulta contraproducente y el estado del animal se puede agravar mucho.

En el centro veterinario suele hacerse un análisis de orina que nos permitirá conocer su concentración, lo que se relaciona con el daño renal. También es posible apreciar la presencia de sangre, bacterias, pus, cristales, etc. El análisis de sangre es otra de las pruebas sencillas que proporciona mucha información, por ejemplo, podemos determinar cómo es el funcionamiento de órganos como los riñones o el hígado. También nos permite valorar el estado general del gato, saber si hay anemia, infección, así como medir parámetros que pudieran ser relevantes para el diagnóstico, como el nivel de hormonas tiroideas o de glucosa en sangre. Hay otras pruebas, como la ecografía, el cultivo de orina o la radiografía, a las que también se puede recurrir si es necesario.

Con toda esta información el veterinario expondrá su hipótesis diagnóstica y pautará el tratamiento más adecuado para controlar la enfermedad. Sabemos que algunas no tienen cura, pero sí es posible establecer un tratamiento que ayude a que el gato mantenga su calidad de vida.

Este artículo es meramente informativo, en SoyUnGato.com no tenemos facultad para recetar tratamientos veterinarios ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a que lleves a tu gato a un centro veterinario en el caso de que presente cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Mi gato bebe mucha agua: causas y tratamientos, te recomendamos que entres en nuestra sección de Problemas y trastornos.

Bibliografía
  • Dessal, F. Diagnóstico y tratamiento de la diabetes mellitus en el gato. Gattos Centro Clínico Felino.
  • García, P. et al. "Diagnóstico del hipoadrenocorticismo canino y felino". Portal Veterinaria.
  • GEMFE: Hiperadrenocorticismo felino (Síndrome de Cushing).
  • GEMFE: Hipertiroidismo.

Escribir comentario

Añade una imagen
Haz clic para adjuntar una foto relacionada con tu comentario
¿Qué te ha parecido el artículo?
Mi gato bebe mucha agua: causas y tratamientos
1 de 2
Mi gato bebe mucha agua: causas y tratamientos

Volver arriba