menu
Compartir

¿Los gatos pueden comer uvas?

 
Por María Besteiros, Auxiliar Técnico Veterinario. 24 noviembre 2022
¿Los gatos pueden comer uvas?

Las personas estamos acostumbradas a ingerir una serie de alimentos que consideramos tan normales que ni se nos ocurre pensar que pueden ser dañinos para otras especies o incluso mortales. Por eso, antes de darle nada a nuestro animal de compañía, debemos asegurarnos de que no le resulte perjudicial. En esta línea, en el siguiente artículo de SoyUnGato, vamos a hablar sobre las uvas: ¿los gatos pueden comer uvas o no? ¿Es relevante la variedad que escojamos? ¿Y las uvas pasas? Lo explicamos a continuación.

También te puede interesar: ¿Los gatos pueden comer papaya?

¿Las uvas son tóxicas para los gatos?

Decíamos que muchos de los alimentos que nosotros consumimos con frecuencia pueden no ser aptos para nuestros gatos. Las uvas son uno de estos ingredientes que es mejor no incluir en el menú de nuestro felino, ya que resultan tóxicas, es decir, tras la ingesta el gato podría manifestar signos clínicos compatibles con una intoxicación.

La prohibición se extiende a cualquier variedad de uva. Así, si te preguntas si los gatos pueden comer uvas verdes, la respuesta será también negativa. ¿Los gatos pueden comer uvas moradas? Tampoco. Insistimos: mejor mantener alejados a los gatos de cualquier tipo de uva.

¿Y los gatos pueden comer pasas de uva?

Las uvas pasas no dejan de ser uvas, lo único que cambia es su estado de hidratación, lo que también afecta a la proporción de sus nutrientes, que estarán más concentrados. Por eso, las pasas tendrán incluso más riesgo que las uvas y, por lo tanto, se consideran tóxicas para los gatos.

¿Por qué los gatos no pueden comer uvas?

Se sabe que las uvas de cualquier variedad, así como las pasas, tienen la capacidad de dañar los riñones de los gatos, pudiendo provocar una insuficiencia renal, incluso con fatales consecuencias. Por eso se considera que son una fruta no apta para ellos, pero lo cierto es que no se conoce con exactitud el mecanismo por el que producen estos daños en el organismo felino.

La razón podría estar en los taninos que contienen. Los gatos no consiguen procesarlos y por eso acaban acumulándose en los riñones, afectando a su buen funcionamiento. Al menos esto es lo que sucede en el caso de los perros, que tampoco pueden comer uvas. Por eso, como se desconoce exactamente cómo se produce la intoxicación, tampoco se sabe si los gatos podrían consumir algún tipo de uva en concreto, alguna parte de esta fruta o ciertas cantidades sin correr riesgos. De ahí que la prohibición se extienda a todas las variedades y formas, y es que, siempre es mejor prevenir que curar.

Por otro lado, los gatos son carnívoros estrictos, por lo que el porcentaje de frutas y verduras que sí pueden comer es muy bajo debido a que principalmente deben comer carne y/o pescado. Si te preguntas Qué frutas pueden comer los gatos, no te pierdas este artículo.

Intoxicación por uvas en gatos

Ahora que sabes que las uvas son malas para los gatos, es normal que te preguntes cómo identificar una intoxicación en caso de que tu minino ingiera algunas. En general, los gatos acostumbran a ser muy escrupulosos con su comida y muchos ni siquiera aceptan alimentos nuevos, de ahí que no sean tan habituales las intoxicaciones como sí lo son en los perros. Pero justo podríamos tener un gato interesado en lo que comemos nosotros, tan explorador como para mordisquear una uva (los gatitos jóvenes serían más propensos a estos comportamientos expeditivos) o, simplemente, podemos darle algún plato sin darnos cuenta de que entre sus ingredientes están las uvas.

En principio, que se produzca o no una intoxicación, así como la gravedad de la misma, va a depender de la cantidad de uvas que ingiera el gato y de su peso corporal. Pero, en realidad, no está claro que la gravedad dependa de la dosis. Lo que sí es cierto es que influirá en el pronóstico el tiempo que tardemos en proporcionarle asistencia veterinaria, de ser el caso.

Las uvas van a afectar, sobre todo, al funcionamiento de los riñones, con lo que una intoxicación grave podría llegar a provocar la muerte del gato por fallo renal. Así, la ingesta de uvas en gatos puede desencadenar signos clínicos como los siguientes durante las primeras horas:

  • Vómitos.
  • Apatía.
  • Diarrea.
  • Anorexia.
  • Deshidratación.
  • Temblores.
  • Aumento en las frecuencias cardíaca y respiratoria.
  • Dolor abdominal.
  • Sed.
  • Olor diferente en la boca.
  • Evacuación de orina incrementada (poliuria) o ausencia de eliminación (anuria).
  • Convulsiones.

Mi gato ha comido uvas, ¿qué hago?

Ante las dudas sobre cuál es la dosis alarmante, lo mejor es ponerse en contacto con el veterinario si sabemos o sospechamos que nuestro gato ha ingerido uvas. Es más, si detectamos cualquier signo clínico compatible con una intoxicación por ingesta de uvas, debemos acudir de inmediato a la clínica. Es de vital importancia iniciar cuanto antes el tratamiento y este es competencia exclusiva del veterinario. Si actuamos rápido podemos evitar que el daño renal sea irreversible. Nunca debemos esperar a ver si el gato se recupera solo, pues estaríamos perdiendo un tiempo precioso.

Según la situación, el veterinario decidirá cuál es el tratamiento más adecuado, que suele incluir fluidoterapia para intentar frenar el fallo renal y fármacos para controlar la sintomatología. Una analítica de sangre puede darnos información sobre el funcionamiento de los riñones y el resto de órganos. Si la ingesta de uvas es reciente, puede intentarse inducir el vómito (¡no lo hagas en casa si no te lo indica el veterinario!), hacer un lavado de estómago y administrar carbón activado. En función de cómo evolucione el gato, serán necesarias otras medidas o podrá recibir el alta.

Por supuesto, evita riesgos innecesarios no compartiendo comida con tu gato si desconoces si es apta o no para él. Tampoco dejes alimentos a su alcance y cierra bien el cubo de la basura, pues algunos ejemplares encuentran divertido husmear en él. Además, acude al veterinario si sospechas que tu gato se ha intoxicado con alguna sustancia. Ahora que sabes que los gatos no pueden comer uvas, no dejes de aprender y conoce Todas las frutas tóxicas para gatos.

Si deseas leer más artículos parecidos a ¿Los gatos pueden comer uvas?, te recomendamos que entres en nuestra sección de Comida casera.

Bibliografía
  • Pet Poison Helpline: https://www.petpoisonhelpline.com/poison/grapes/
  • Villagrasa, M. "Malo para comer", Ateuves nº 38, pp. 14-18.

Escribir comentario

Añade una imagen
Haz clic para adjuntar una foto relacionada con tu comentario
¿Qué te ha parecido el artículo?
¿Los gatos pueden comer uvas?
¿Los gatos pueden comer uvas?

Volver arriba