menu
Compartir

¿Los gatos pueden comer mandarina?

 
Por María Besteiros, Auxiliar Técnico Veterinario. 30 noviembre 2022
¿Los gatos pueden comer mandarina?

Es bastante habitual que, como cuidadores, tengamos la tentación de compartir la comida con nuestro gato. Para nosotros, ofrecerles comida es una muestra de afecto, más cuando el gato manifiesta interés por lo que estamos consumiendo. Aun así, debemos ser conscientes de que no todos los alimentos de nuestra despensa habitual son aptos para los gatos. De hecho, algunos de ellos pueden resultar perjudiciales e incluso tóxicos. En este artículo de SoyUnGato, en concreto, vamos a hablar de las mandarinas. ¿Sabes si los gatos pueden comer mandarina? Lo resolvemos a continuación.

También te puede interesar: ¿Los gatos pueden comer kiwi?

¿La mandarina es mala para los gatos?

Como hemos explicado, no todos los alimentos que consumimos los humanos son adecuados para los gatos. No es de extrañar, ya que somos especies muy distintas, con diferentes necesidades nutricionales, metabolismo, etc. Por eso, algunos de nuestros ingredientes habituales no les sientan bien a los gatos o incluso pueden provocarles molestias o una intoxicación tan grave como para resultar mortal.

La mandarina no se encuentra en el listado de frutas prohibidas para los gatos por su capacidad para producir un envenenamiento, pero tampoco es una de las recomendadas para esta especie. Por este motivo, es mejor evitar su consumo, con independencia de la variedad, el sabor o el grado de maduración. Por suerte, es raro que los gatos muestren interés por la fruta, salvo excepciones o ejemplares muy curiosos y exploradores, que serán, en general, los de más corta edad.

Por eso, para evitar riesgos es mucho mejor no dejar nada a su alcance y cerrar bien la bolsa de la basura. De todas formas, incluso los ejemplares más movidos o glotones es difícil que se vean atraídos por las mandarinas y, en general, por los cítricos, como la naranja o el limón.

Precisamente por su acidez, los gatos parecen manifestar una aversión natural hacia estos olores y sabores, siendo especialmente sensibles ante ellos. De hecho, en ocasiones se utilizan las cáscaras de estas frutas con el objetivo de mantener a los gatos alejados de determinadas zonas, pues se apartan de ese olor. Quizá te interese saber cuáles son los otros Olores que más odian los gatos.

Pero ten también en cuenta que, en el caso que nos ocupa, la cáscara de mandarina para gatos tampoco está recomendada, con lo que es mejor no dejarles acceso a ella, por si acaso, y recurrir a otras medidas si pretendemos que no se paseen por algún lugar determinado.

Por cierto, si utilizas aceites esenciales de mandarina, que se suelen hacer exprimiendo la cáscara, es mejor que evites su contacto con el gato. En general, los gatos son mucho más sensibles que las personas a los aceites esenciales y podrían llegar a sufrir reacciones adversas. Por este motivo se recomienda consultar con el especialista antes de utilizar un aceite esencial para saber cuál es seguro y de qué manera puede emplearse.

¿Los gatos pueden comer mandarina? - ¿La mandarina es mala para los gatos?

¿Por qué los gatos no pueden comer mandarina?

Más que no puedan comer mandarinas, los gatos no deben incluirlas en su dieta porque es posible que les sienten mal debido a su elevada acidez, que puede provocarles una irritación estomacal. De ahí que no convenga dárselas, aunque tampoco resultaría fatal que un gato sano consumiese un día una pequeña cantidad.

Por otra parte, los gatos son animales carnívoros que deben basar su alimentación en el consumo de proteínas de origen animal, que podrán proceder de carnes o de pescados. En otras palabras, no necesitan comer mandarinas para mantenerse saludables, lo que no quiere decir que, ocasionalmente, no podamos darles alguna fruta a modo de premio, si es que le gusta y nos aseguramos de que es apta para ellos.

¿Los gatos pueden comer mandarina? - ¿Por qué los gatos no pueden comer mandarina?

Mi gato ha comido mandarina, ¿qué hago?

Si descubrimos o sospechamos que nuestro gato ha ingerido mandarina, lo primero es observar que no presente ningún signo clínico. Una pequeña cantidad comida por un gato adulto puede no tener ninguna consecuencia, pero si estamos ante un gatito, por la diferencia de tamaño, esa misma cantidad sí podría generarle alguna molestia. De hecho, si nuestro ejemplar es todavía joven o está delicado por algún motivo, podemos contactar con su veterinario para informarle de la situación.

En caso contrario, es decir, si nuestro gato es adulto y sano, podemos limitarnos a observar que actúe con normalidad y no presente ningún signo clínico que podamos relacionar con el consumo de mandarinas. Si manifestase alguna alteración, como náuseas, vómitos, descomposición, diarrea, pérdida del apetito, etc., sí conviene consultar con el veterinario por si fuese necesario pautar algún tratamiento para controlar la sintomatología, si es muy intensa, y recuperar los potenciales daños que pueda haber sufrido el sistema digestivo.

Ten en cuenta que, en ocasiones, un trastorno leve puede complicarse si lo dejamos sin atender. En cualquier caso, es raro que un gato vaya a consumir voluntariamente tantas mandarinas como para sufrir un problema de salud, pues, como hemos comentado, acostumbran a mostrar aversión hacia los cítricos.

Si deseas leer más artículos parecidos a ¿Los gatos pueden comer mandarina?, te recomendamos que entres en nuestra sección de Comida casera.

Bibliografía
  • Pet Poison Helpline. What did your pet ingest? Disponible en: https://www.petpoisonhelpline.com/poisons

Escribir comentario

Añade una imagen
Haz clic para adjuntar una foto relacionada con tu comentario
¿Qué te ha parecido el artículo?
¿Los gatos pueden comer mandarina?
1 de 3
¿Los gatos pueden comer mandarina?

Volver arriba