mujer-besando-a-un-gato

Si compartes tu vida con un felino o eres un enamorado de ellos es muy posible que te preguntes si les gustan o no los besos con el propósito de afianzar vuestra relación. Una expresión de cariño a la que, por ejemplo, los perros saben corresponder con lamidos, saltos y gran vehemencia.

Los gatos son dueños de un temperamento particular y, aunque son seres muy sensibles, en opinión de los etólogos, por lo general, no disfrutan de las expresiones de afecto que suponen contacto directo. Entonces, ¿cómo manifiestan su cariño? En las próximas líneas te proporcionamos las claves.

Los gatos y el afecto

Los estados de ánimo y, en consecuencia, las expresiones de afectividad de los felinos se ven condicionados por varios factores. Los condiciones ambientales, los estímulos que reciben de su entorno, su estado de salud o la calidad de vida inciden de forma directa en cómo perciben el medio en el que habitan y en cómo interactúan con él.

Con ello queremos que repares en que los mininos no son, en absoluto, ajenos a lo que sucede a su alrededor. Simplemente despliegan unos mecanismos de expresión distintos. Son vulnerables al estrés si se producen cambios repentinos o drásticos en su rutina y son capaces de anticiparse a las emociones del humano con el que han establecido un vínculo.

¿Qué les gusta a los gatos?

Aunque no es posible establecer una regla general, porque cada animal hace gala de un carácter particular, los especialistas en la materia coinciden en que los gatos no se sienten cómodos con los besos y abrazos de los humanos.

Ambas muestras de cariño, ampliamente aceptadas entre nosotros, suponen una intromisión en su espacio y es posible que notes que su cuerpo se tensiona y que trata de zafarse de tu efusividad. Para dejarle claro cuánto le quieres, pero sin agobiarle, deberás prestar especial atención a su movimiento corporal y a sus maullidos.

Comunicación no verbal

Las posturas, las expresiones faciales y, sobre todo, los movimientos ejecutados con su cola te darán la pista de lo que pretende expresar. Así, una cola levantada y con la punta ligeramente curvada hace referencia a que disfruta con tu compañía.

Si tu mascota frota su cabeza contra tus piernas o se acurruca a tu lado deberás sentirte adulado, ya que está tratando de expresarte que eres bien aceptado por él y que perteneces a su grupo. La cabeza es una de las zonas corporales del felino que más feromonas libera. Al impregnarte de ellas te dice que ya eres alguien familiar para él.

Que te amase o que lo haga sobre una prenda tuya viene a señalar que se siente muy seguro contigo. Concretamente, te está equiparando a su progenitora a la que amasaba para estimular la producción de leche durante la lactancia. Si te obsequia con un premio, por ejemplo, un animal muerto te indica que le importas. Ha cazado para ti.

La vocalización

El tono de los maullidos, así como la presencia de ronroneo son señales inequívocas de que un gato se siente feliz en presencia de un humano. El lamido también es sintomático de agrado, aunque es más propio de los felinos que no conviven con otros congéneres.

hombre-acariciando-a-su-gato

¿Existe un beso gatuno?

Se estima que existe un equivalente al beso de los humanos entre los gatos. Es posible que el tuyo lo haya puesto en práctica y desconocieras su relevante significado. Nos referimos al entrecerrar de ojos que va seguido de una mirada pausada.

Si tu minino te ha regalado una de estas miradas te estaba mostrando su cariño. Si deseas corresponderle, ya lo sabes, actúa del mismo modo.

Muéstrale tu afecto ¿No sabes cómo?

Además de lo ya expuesto, existen otras maneras de expresar tu amor que serán bien acogidas por tu mascota. Las enumeramos a continuación:

  • Procúrale una alimentación variada y en las raciones justas a su edad, estado de salud y actividad física.
  • Juega con él para que se sienta acompañado, estimulado cognitivamente y para que haga ejercicio físico.
  • Vacúnalo y desparasítalo, al menos, 2 veces al año.
  • Visita al veterinario para que le practique los seguimientos preventivos pautados de acuerdo a su edad.

Aprende a preparar comida casera húmeda

Como sabes, la comida, junto al descanso, es una de las actividades preferidas de los gatos. Por tanto, comenzar a elaborar comida casera húmeda será algo que lo llene de satisfacción.

Pese a existir muchas recetas, te proponemos una muy sencilla que sirve de base para múltiples variantes. Solo necesitarás unas láminas de gelatina sin sabor, caldo de ave, pechuga de pollo fileteada, guisantes y calabaza. Deberás cocer la verdura mientras hidratas la gelatina, sofreír el pollo y triturarlo todo. ¡Le encantará!

Conoce a tu minino

Si realmente estás interesado en manifestarle tu afecto deberás dedicar tiempo a conocer sus reacciones. Por ejemplo, cuando lo acaricias deberás observar dónde le gusta más. Es muy probable que la barriga no sea una de sus predilectas, dado que representa una zona vulnerable que tienden a salvaguardar por un mero instinto de supervivencia.

Como ves, existen diversas vías de expresión de la afectividad a los felinos que a buen seguro te ayudarán a mejor vuestra comunicación. Eso sí, siempre respetando su personalidad. Los Maine Coon, por ejemplo, son los más próximos en comportamiento a los perros y, por ello, pueden tolerar de mejor agrado los besos y abrazos humanos.

Nos despedimos con una curiosidad, ¿sabes que los japoneses disponen de una máquina que dicen es capaz de interpretar los ronroneos felinos? Dicha máquina te avisa de cuándo quiere tu mascota que la acaricies. ¿Qué te parece?