La panleucopenia felina

La panleucopenia es una grave enfermedad vírica que afecta a los gatos, especialmente a los más jóvenes y ancianos.Los síntomas gastrointestinales son característicos y responsables de un cuadro potencialmente mortal para el que no existe tratamiento.

Y como más vale prevenir que lamentar, desde SoyUnGato queremos informarte de cuales son los principales síntomas de esta enfermedad y como evitarla.

¿Qué es la panleucopenia felina?

La panleucopenia es una patología muy contagiosa causada por un parvovirus de la misma familia que causa parvovirosis en perros, siendo ambas enfermedades similares. Estos virus tienen una alta afinidad por las células que se encuentran en el tracto digestivo, donde van a producir lesiones.

Al tratarse de una enfermedad vírica no hay un fármaco que consiga combatirla, por lo que, como además presenta una elevada mortalidad, es mejor prevenirla que curarla.

gato-enfermo-con-parvovirus-descansando

Síntomas de panleucopenia en mininos

Al afectar al sistema digestivo los síntomas típicos de esta enfermedad van a ser los vómitos y la diarrea, ambos muy intensos y caracterizados por su fuerte olor y la presencia de sangre.

El gato estará, además, deprimido, con fiebre y rechazará el alimento. Todo ello, unido a la elevada pérdida de líquidos que suponen la diarrea y los vómitos, provocan que el animal se deshidrate, lo que aumenta su malestar y agrava el cuadro. La deshidratación puede ser causa de hipotermia.

Aunque hay otras causas que pueden explicar una diarrea sanguinolenta, podemos sospechar panleucopenia si estamos ante un gatito que no ha sido convenientemente vacunado. Por supuesto, cualquiera de los síntomas mencionados es motivo de consulta veterinaria.

Estos signos tan característicos orientan al veterinario hacia el diagnóstico de panleucopenia. En caso de duda, existe la posibilidad de hacer un test rápido tomando una muestra de heces, aunque un resultado negativo no permite descartar por completo la enfermedad.

gato-afectado-con-panleucopenia

Tratamiento para la  panleucopenia en gatos

No hay ningún tratamiento que consiga eliminar a los virus, por lo tanto, tan solo podemos ayudar al gato a superar la enfermedad estableciendo un protocolo de soporte que, por supuesto, debe pautar el veterinario.

Para conseguir la curación es muy importante que este tratamiento se inicie de manera precoz. Para ello, nada más apreciemos alguno de los síntomas descritos, debemos trasladar al gato a la clínica. La panleucopenia suele implicar el ingreso hospitalario unas 24-48 horas como mínimo.

Lo fundamental es estabilizar al animal, recuperando la hidratación mediante la administración de fluidos por vía intravenosa. Se utilizan también antibióticos para controlar la aparición de infecciones bacterianas que pueden aprovechar el estado de debilidad del gato para manifestarse.

Además, se administran medicamentos para aliviar la sintomatología, como antieméticos o protectores gástricos. Al principio los fármacos se utilizan por vía intravenosa. Una vez el gato mejora pasaremos a medicarlo por vía oral.

Al remitir los vómitos y mejorar la hidratación es importante, también, reiniciar la alimentación, para lo que podemos utilizar dietas veterinarias específicas, adaptadas a la convalecencia, muy nutritivas, palatables y con una textura blanda que facilita la ingesta. Se mezclan fácilmente con agua, formando una papilla que se puede dar con jeringuilla en aquellos gatos que no se animan a comer solos. Calentar la comida puede ser de ayuda.

gato-enfermo-recuperandose

¿Qué debo hacer si uno de mis gatos tiene panleucopenia y el resto no?

Si somos cuidadores de varios gatos y solo uno de ellos enferma, lo primero que debemos tener en cuenta es el estado vacunal de los que permanecen sanos. Si están todos correctamente vacunados es difícil que se produzca el contagio.

En cambio, si se trata de gatitos sin vacunación, lo ideal sería mantenerlos separados por completo, además de utilizar guantes y cambiarnos de ropa tras la manipulación del animal enfermo.

Por otra parte, la panleucopenia, como cualquier otra enfermedad, tiene un período de incubación. Esto quiere decir que, antes de que se manifiesten los síntomas, los gatos han estado conviviendo, por lo que todos han tenido la oportunidad de contagiarse.

La reacción de los gatos ante un mismo virus puede ser muy distinta. Así, en función de su respuesta inmunitaria, habrá gatos que enfermen de gravedad y mueran, otros sobreviven, con o sin secuelas, mientras que algunos consiguen controlar la enfermedad y no presentan ninguna sintomatología.

Debemos desinfectar las superficies y los objetos con los que haya entrado en contacto el gato enfermo con algún detergente enzimático y lejía diluida, dejándola actuar unos diez minutos.

gato-con-panleucopenia--en-el-veterinario

¿Mi gato puede contagiarme de panleucopenia?

La panleucopenia es una enfermedad específica, lo que significa que solo puede afectar, en este caso, a una especie: los gatos. Por lo tanto, aun en estrecha convivencia, un gato enfermo no puede contagiar ni a otros animales ni a los seres humanos.

Cómo prevenir la panleucopenia

La mejor forma de prevención es la vacunación. El calendario vacunal de los gatitos se inicia hacia las ocho semanas de edad y debe continuarse durante toda la vida, siguiendo la dosificación y las pautas que nos indique el veterinario.

Las vacunas utilizan fragmentos de virus o virus inactivados para presentárselos al sistema inmunitario del gato. De esta forma el animal puede crear defensas contra ese patógeno. Así, si se produce el contacto con el virus real, el cuerpo ya tiene defensas con las que combatirlo por lo que, o no se desarrolla la enfermedad o esta cursa de manera leve.

Si introducimos un nuevo gato en un hogar donde ya hay otros y desconocemos su estado vacunal, es conveniente que establezcamos un período de cuarentena de forma que lo mantengamos separado del resto hasta constatar que no se encuentra enfermo.