menu
Compartir

Ibuprofeno para gatos, ¿es bueno?

 
Por Laura García Ortiz. 19 julio 2022
Ibuprofeno para gatos, ¿es bueno?

El ibuprofeno es un antiinflamatorio y antipirético del grupo de los antiinflamatorios no esteroideos (AINEs), un grupo de fármacos que se utilizan para la inflamación, el dolor y la fiebre. Sin embargo, estos fármacos, pese a su gran eficacia en el control de estos procesos, pueden resultar sumamente tóxicos e incluso mortales para nuestros pequeños felinos debido a su particular metabolismo. Especialmente tres de estos fármacos pueden ser peligrosos: el ibuprofeno, el paracetamol y la aspirina.

En este artículo de SoyUnGato trataremos específicamente el caso del ibuprofeno para gatos, por lo que si continuáis leyendo este artículo podrás conocer si se puede usar en los gatos y qué riesgos atañan para esta especie.

¿Se le puede dar Ibuprofeno a gatos?

Los antiinflamatorios no esteroideos (AINEs) se pueden usar en gatos, pero no todos. El ibuprofeno entra en este grupo de fármacos que no se puede dar a gatos y que tienen como principal función controlar la inflamación a través de la inhibición de la liberación de prostaglandinas por las enzimas COX o ciclooxigenasas y de leucotrienos por parte de las LOX o lipoxigenasas.

Estos medicamentos principalmente inhiben las primeras enzimas, evitando la liberación de prostaglandinas que intervienen en el dolor, la fiebre, la protección de la mucosa intestinal y gástrica, la función de las plaquetas y el flujo sanguíneo renal.

Por este motivo, mientras que son buenos para controlar la inflamación, la fiebre y el dolor, también evitan las prostaglandinas que protegen la mucosa gastrointestinal, la correcta función plaquetaria y el flujo sanguíneo del riñón, por lo que pueden ser unos fármacos de riesgo para algunos gatos.

Sin embargo, la mayor toxicidad del ibuprofeno en los gatos viene dada por su forma de metabolización. Este proceso consiste en la conjugación con ácido glucurónico en el hígado de nuestros gatos a través de una enzima del mismo, la glucuronil transferasa hepática.

El problema de los gatos es que son deficitarios en esta enzima, por lo que el paso de metabolización para inactivar los fármacos y permitir su solubilización en agua para eliminarse por orina se ve retardado, haciendo que el principio activo se encuentre mayor tiempo en el gato, aumentando sus efectos tóxicos y secundarios.

En los gatos esta forma no conjugada se transforma en N-acetil p-benzoquinonaimina que es un metabolito reactivo que debe captar el glutatión para inactivarlo y eliminarlo del organismo del felino, pero como es tal la cantidad producida en los gatos a diferencia de otras especies, el glutatión no "da a basto", siendo incapaz de eliminar estas formas no conjugadas.

El glutatión por tanto se agota y como se encuentra también en los glóbulos rojos del gato, donde se encarga de reducir la metahemoglobina (la hemoglobina de grupo hemo con hierro en estado oxidado incapaz de transmitir el oxígeno) a hemoglobina transportadora de oxígeno, los gatos intoxicados por estos fármacos pueden presentar falta de oxígeno en los tejidos.

Por este motivo, lo mejor es que no le des ibuprofeno a tu gato, pues puede resultar sumamente tóxico e incluso, mortal a determinadas dosis.

Ibuprofeno para gatos, ¿es bueno? - ¿Se le puede dar Ibuprofeno a gatos?

Qué pasa si le das Ibuprofeno a un gato

La toxicidad del ibuprofeno en gatos radica en la conjunción de dos factores:

  • La inhibición de las prostaglandinas protectoras: se encuentran en la pared del estómago, además de la inhibición de la circulación de la sangre y los riñones.
  • El déficit de glucuroniltransferasa hepática: impidiendo que el fármaco se solubilice y se elimine por orina, por lo que este se acumula en los túbulos renales, ejerciendo un daño directo.

Si le das ibuprofeno a tu gato puedes matarlo, así, directamente. Mientras que una pequeña cantidad de ibuprofeno ya puede producir síntomas en los gatos como náuseas, diarrea, vómitos y dolor abdominal, la dosis tóxica de ibuprofeno en los gatos es 2,5 mg/kg, pudiendo ocasionar daños y efectos secundarios como los siguientes:

  • Úlceras gástricas.
  • Hemorragia gastrointestinal.
  • Perforación gastrointestinal.
  • Afectación hepática y renal.
  • Depresión del sistema nervioso central.
  • Anemia hemolítica.
  • Hipotensión.
  • Ataxia.
  • Alteraciones cardiacas.
  • Convulsiones.

Con dosis a partir de los 200 mg/kg, los gatos pueden manifestar signos graves de depresión, ataxia, convulsiones o coma, siendo letales las dosis superiores a 200-300 mg/kg.

Qué hacer si mi gato se come un Ibuprofeno

Si tu gato ha ingerido un Ibuprofeno por accidente, o porque se lo has dado sin saber esta información y sin contactar con un profesional veterinario, debes saber que hay que actuar con urgencia aplicando el siguiente tratamiento:

  • Inducción del vómito: con xilacina a dosis de 1 mg/kg por vía intramuscular o subcutánea o con agua oxigenada 2 ml/kg por vía oral si hace menos de una hora u hora y media.
  • Lavado del estómago: con carbón activado.
  • Fluidoterapia: con un fluido como el Ringer lactato
  • Protección de la mucosa gastrointestinal: con Sucralfato a dosis de 1ml por cada 6 kg.
  • Aplicación de N-acetilcisteína: a dosis de 70 mg/kg vía oral cuatro veces al día, para apoyar el hígado y la síntesis de glutatión para inactivar el fármaco no conjugado.
  • Administración de oxígeno en animales cianóticos: por hipoxia tisular.

Qué medicamento se le da a un gato para el dolor

Como has podido darte cuenta, el ibuprofeno está totalmente desaconsejado en los gatos debido al riesgo potencial de toxicidad e incluso de muerte por su uso. En los gatos encontramos solamente dos tipos de AINEs comercializados:

  • El meloxicam.
  • El robenacoxib.

Su uso se ha estudiado y se ha comprobado su seguridad y eficacia en la especie felina. Sin embargo, que estén comercializados y se usen no significa que estén libres de efectos secundarios, pues también inhiben las prostaglandinas protectoras además de las inflamatorias, por lo que su uso se debe evitar especialmente en los gatos con insuficiencia hepática, renal o alteraciones hematológicas.

Si a tu gato le han recetado estos fármacos debes seguir adecuadamente la pauta de tratamiento, sin modificar la dosis ni los días de tratamiento, pues solo tu veterinario podrá saber lo que le conviene a tu gato tras estudiar su caso en particular y si ves a tu gato enfermo, no lo auto mediques y llévalo a un centro veterinario, pues como ves, puedes poner en peligro la vida de tu pequeño felino.

Ibuprofeno para gatos, ¿es bueno? - Qué medicamento se le da a un gato para el dolor

Este artículo es meramente informativo, en SoyUnGato.com no tenemos facultad para recetar tratamientos veterinarios ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a que lleves a tu gato a un centro veterinario en el caso de que presente cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Ibuprofeno para gatos, ¿es bueno?, te recomendamos que entres en nuestra sección de Medicamentos.

Bibliografía
  • Y. Noval. (2017). Toxicología en gatos domésticos. Trabajo Fin de Grado.
  • Avepa, Gemfe. Los analgésicos (AINEs) y su gato. Disponible en: https://www.avepa.org/articulos/analgesicos-gatos.html
  • Veterinaria UCH. (2015). Intoxicaciones por Medicamentos Humanos. Disponible en: https://blog.uchceu.es/veterinaria/intoxicaciones-por-medicamentos-humanos/

Escribir comentario

Añade una imagen
Haz clic para adjuntar una foto relacionada con tu comentario
¿Qué te ha parecido el artículo?
Ibuprofeno para gatos, ¿es bueno?
1 de 3
Ibuprofeno para gatos, ¿es bueno?

Volver arriba