menu
Compartir

Herpesvirus felino: síntomas, contagio y tratamiento

 
Por Laura García Ortiz. 22 noviembre 2022
Herpesvirus felino: síntomas, contagio y tratamiento

El herpesvirus felino de tipo I (HVF-1) es el responsable de una enfermedad infecciosa frecuente en la especie felina: la rinotraqueítis o herpes felino. Se trata de un virus con potencial de mantenerse latente en las células de los gatos que han pasado la infección, pudiendo reactivarse bajo condiciones estresantes o inmunosupresoras. Es muy contagioso y se caracteriza por producir síntomas respiratorios y oculares, siendo particularmente grave en los gatitos más jóvenes. El diagnóstico se realiza mediante la sintomatología y pruebas específicas y el tratamiento es médico y antiviral, por lo que la prevención es fundamental para controlar esta infección.

Si quieres saber todo sobre el Herpesvirus felino continúa leyendo este artículo de SoyUnGato.

Qué es el herpesvirus felino

El herpesvirus felino de tipo 1 es un agente vírico de doble cadena de ADN que está distribuido por todo el mundo y afecta a los felinos de cualquier edad provocando signos oculares y respiratorios. Tiene potencial de quedar latente en las células de los gatos que han pasado la infección, lo que significa que puede reactivarse de nuevo bajo condiciones inmunosupresoras o estresantes.

Se trata de un virus que se replica en la mucosa nasal, los cornetes nasales y las tonsilas. La gravedad dependerá del estado inmunitario del gato y de su edad. Así mismo, puede complicarse si hay infecciones bacterianas secundarias por microorganismos como Chlamydia felis, Bordetella bronchiseptica, Mycoplasma spp., Streptococcus equi subs. zooepidemicus o Streptococcus canis, o si existe infección conjunta con el calicivirus felino, lo que se conoce como gripe felina o síndrome respiratorio felino.

Cómo actúa el herpesvirus felino

El herpesvirus felino de tipo 1, un virus con material genético tipo ADN de doble cadena y capacidad de producir latencia en el hospedador, produce una infección vírica que puede ser muy grave. Este virus penetra por vía conjuntival o por vía nasal, causando una lisis o destrucción del epitelio nasal, extendiéndose por la conjuntiva ocular, la faringe, la tráquea, los bronquios y los bronquiolos.

De forma posterior, el virus se puede llegar a extender por los nervios sensitivos hasta llegar al nervio trigémino, siendo esta la principal localización donde permanece latente. La eliminación del herpesvirus felino empieza tras las 24 primeras horas de la infección y dura hasta tres semanas.

Cómo se contagia el herpesvirus felino

Como hemos comentado, se trata de un virus muy contagioso. Dado que el virus empieza a eliminarse a partir de las 24 horas de la infección, es en este momento que puede empezar a afectar a otros mininos. El herpesvirus felino se contagia fácilmente por dos vías:

  • Por contacto directo con un gato infectado mediante las secreciones oculares, nasales o faríngeas por la cantidad de virus que estas contienen.
  • Por contacto indirecto mediante fómites como nuestras manos, ropas, comederos y superficies contaminadas. Recuerda que el virus puede permanecer en el ambiente, por lo que la desinfección del hogar es fundamental.

También es importante el papel de los portadores del virus que lo mantienen latente, pero lo reactivan bajo condiciones de estrés, como puede ser el parto y la crianza de los gatitos. Por ello, el herpesvirus en gatitos recién nacidos puede ocurrir mediante el contagio a través de la madre.

¿El herpesvirus felino se contagia a humanos?

No, el virus no se puede contagiar a los humanos porque es específico de la especie felina, por lo que tampoco se contagia a perros. Sin embargo, un humano sí puede transmitir la enfermedad a su gato mediante vía indirecta si el virus se encuentra en sus manos, ropas o zapatos tras haber estado en contacto con un gato infectado.

Síntomas de herpesvirus felino

Los signos clínicos principales de la enfermedad que causa este virus son oculorrespiratorios, siendo los siguientes los más habituales:

  • Rinitis con secreción nasal mucosa a mucopurulenta si hay infecciones bacterianas secundarias.
  • Estornudos.
  • Tos.
  • Conjuntivitis y queratitis herpética con secreción purulenta.
  • Blefaroespasmo.
  • Coloración rojiza de los ojos.
  • Quemosis conjuntival.
  • Protrusión del tercer párpado.
  • Úlcera dendrítica.
  • Fiebre.
  • Anorexia.
  • Malestar general.
  • Depresión.

La infección por herpesvirus es potencialmente grave en los gatitos recién nacidos o jóvenes no vacunados, pudiéndose producir una neumonía con viremia que puede desencadenar una muerte fulminante. Además, las conjuntivitis crónicas en los gatos jóvenes pueden producir una adherencia de las dos conjuntivas palpebrales, lo que se conoce como simbléfaron, pudiéndose volver permanentes.

Herpesvirus felino: síntomas, contagio y tratamiento - Síntomas de herpesvirus felino

Diagnóstico del herpesvirus felino

Para diagnosticar este virus se debe realizar una buena anamnesis, exploración general del gato y realizar analítica de sangre para valorar su estado de salud.

De todas formas, el diagnóstico del herpesvirus en gatos se confirma mediante un test, es decir, técnicas de PCR para detectar el virus en muestras de hisopos conjuntivales, nasales, orofaríngeos o corneales. Sin embargo, la PCR no diferencia entre virus latente y activo, ya que lo que detecta es el material genético de ADN del virus, aunque suelen salir niveles superiores en los casos de infecciones activas y menores en las latentes. No obstante, un gato con sintomatología aguda que sugiere una infección de herpesvirus con una PCR positiva, confirma el diagnóstico de infección aguda.

Las técnicas de serología no estarían indicadas para detectar la infección, pues detectan anticuerpos, indicando que el gato ha pasado la enfermedad o está vacunado y no que la está pasando.

Tratamiento del herpesvirus felino

¿Cómo tratar el herpesvirus felino? ¿Se cura? Sí, este virus se puede tratar y curar, pero es importante recordar que puede quedar latente y volverse a reactivar, por lo que no desaparece para siempre.

El tratamiento médico es la base de la terapia frente a este virus. Suele ser necesario recurrir a la fluidoterapia, fármacos estimulantes del apetito o alimentación forzada, limpieza de las secreciones, antiinflamatorios y antibióticos para prevenir o tratar las infecciones bacterianas secundarias. Por otro lado, se han estudiado diversos antivirales para el tratamiento de la herpesvirosis felina, siendo el famciclovir a dosis de 40 mg/kg durante tres semanas el tratamiento de elección por ser el más efectivo para controlar la replicación del virus.

Además, el tratamiento del herpesvirus en gatos puede adaptarse en función de los síntomas:

  • Si el gato presenta queratitis herpética ulcerativa, se debe administrar un antibiótico tópico de amplio espectro como la tobramicina o un triple antibiótico, reservando otros antibióticos, como tetraciclinas o cloranfenicol, y fluoroquinolonas para las úlceras complicadas o infectadas.
  • Cuando exista queratitis herpética ulcerativa crónica en la que se ha formado un secuestro corneal, se deberán usar técnicas quirúrgicas como los injertos de córnea o la transposición corneoconjuntival, mientras que la cirugía para el simblefaron presenta un elevado riesgo de recidivas por formación de adherencias entre los tejidos conjuntivales.
  • En las infecciones agudas oculares se puede usar un antiherpético tópico ocular llamado trifluridina. Hasta hace poco se usaba L-lisina a dosis de hasta 500 mg/kg por vía oral para reducir la actividad del virus al inhibir la arginina, componente necesario para el proceso de replicación viral, pero en los últimos estudios los resultados son contradictorios, por ello se debe evaluar bien cada caso.
  • Cuando existe una oftalmia neonatal se debe abrir los párpados, drenar la secreción y aplicar un antibiótico tópico de amplio espectro. Si esta apertura se realiza antes de las dos semanas, es necesario que el ojo se mantenga bien hidratado con un gel de lágrima artificial para prevenir las lesiones severas de la córnea.

El uso de probióticos también puede ayudar a tratar el herpesvirus felino, especialmente en los casos crónicos o en momentos de estrés. Así mismo, el interferón omega recombinante felino puede ayudar para modular y reforzar el sistema inmune.

Prevención del herpesvirus felino

La forma más eficaz de prevenir las infecciones por herpesvirus en los gatos es mediante la vacunación rutinaria. Las vacunas van a estimular el sistema inmunitario de tu gato para que cree anticuerpos para hacer frente a posteriores infecciones por este virus, evitando generalmente los casos graves de la enfermedad, aunque no el contagio.

Por otro lado, es importante aplicar otras medidas de prevención de carácter higiénico. Por este motivo, debes tener presente que tienes que lavarte las manos si has estado en contacto con un gato con desconocido estado sanitario, así como quitarte los zapatos y cualquier prenda que pueda estar contaminada antes antes de tocar a tu gato.

Vacuna contra el herpesvirus felino

La vacuna para el herpesvirus felino es la trivalente o triple vírica felina, que además también va a otorgar protección frente a otros virus importantes en los gatos: el calicivirus y el virus de la panleucopenia felina.

La primera dosis de esta vacuna se debe poner a las 6-8 semanas de vida y se debe revacunar cada 2-4 semanas hasta las 16 semanas de edad. Posteriormente, se debe vacunar a los gatos adultos cada 3 años. Las gatas de colectividades se deberían vacunar antes de la cubrición o al comenzar la gestación para que los anticuerpos pasen a las crías y se mantengan protegidas durante las primeras semanas de vida, dado el riesgo que existe de reactivaciones y contaghios en la gestación y crianza.

Herpesvirus felino: síntomas, contagio y tratamiento - Prevención del herpesvirus felino

Este artículo es meramente informativo, en SoyUnGato.com no tenemos facultad para recetar tratamientos veterinarios ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a que lleves a tu gato a un centro veterinario en el caso de que presente cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Herpesvirus felino: síntomas, contagio y tratamiento, te recomendamos que entres en nuestra sección de Enfermedades.

Bibliografía
  • Harvey, A.; Tasker, S. (Eds). (2014). Manual de Medicina Felina. Ed. Sastre Molina, S.L. L ́Hospitalet de Llobregat, Barcelona, España.
  • Palmero, V. Carballés. (2010). Enfermedades infecciosas felinas. Ed. Servet. Zaragoza, España.

Escribir comentario

Añade una imagen
Haz clic para adjuntar una foto relacionada con tu comentario
¿Qué te ha parecido el artículo?
Herpesvirus felino: síntomas, contagio y tratamiento
1 de 3
Herpesvirus felino: síntomas, contagio y tratamiento

Volver arriba