cabeza-del-Felis-silvestris

¿Sabías que el gato montés es una especie típica del bosque mediterráneo? Este mamífero carnívoro asilvestrado es el precedente del gato doméstico actual. El Felis silvestris, como se le denomina en Asia y Europa, es más corpulento que los ejemplares que acogemos como mascotas y posee un carácter más esquivo por su marcado instinto de supervivencia.

Pese a hallarse en peligro de extinción es posible adoptarlo en una vivienda convencional. Eso sí, si te animas a hacerlo deberás ser paciente y lograr las licencias que se requieren para su tenencia. A continuación, ahondamos en las características y curiosidades de esta especie tan nuestra.

El gato montés, características físicas

Se cree que procede del gato montés de Mastelli (Felis lunensis), un gato salvaje que habitaba en el viejo continente durante el Plioceno. Se trata de un felino musculoso y robusto, los machos son más grandes que las hembras. La cresta sagital, la protuberancia ósea que recorre el cráneo por su zona central superior, es más grande en ellos que en ellas.

En esta especie es usual el dimorfismo sexual, es decir, la cohabitación de órganos sexuales de ambos géneros. Su hocico es corto y su mirada desafiante e inteligente. Algunos ejemplares pueden portar varias manchas blancas en el cuello y en la zona inguinal.

icono-mundo25Origen Europeo
icono-gato25Tamaño grande
icono-peso25Peso de 6 a 12 kg machos y de 4 a 8 kg hembras
icono-peine25Pelo de longitud media, grueso, denso y de aspecto satinado. Es de color grisáceo pardo con rayas oscuras en todo el cuerpo, excepto en el abdomen que suele ser de un blanco oscuro o con machas negras
icono-cabeza-gato-25Cabeza ancha, cuatro bandas negras convergen hacia el lomo
icono-orejas-25Orejas grandes y puntiagudas
icono-ojo-25Ojos grandes, redondos, de color ámbar o verde y con pupila vertical
icono-cola-25Cola larga, ancha y poblada con una punta redondeada en la que se aprecian, al menos, 3 anillos negros
icono-longevidad-25Longevidad estimada de 6 a 12 años
icono-casa-25Dificultad para cuidarlo alta

 

físico-del-gato-montés

Distribución geográfica del gato montés

Esta especie está presente en toda Europa (Francia, Italia, España o Alemania) y en la mayoría de las islas mediterráneas. En el caso de la península ibérica existe una mayor densidad en el sur de España.

De hecho, merecen tu atención sus 3 subespecies:

  • Felis silvestris silvestris. Sus poblaciones se sitúan en el norte de la península ibérica.
  • Felis silvestris tartessia. Habitan al sur de los ríos Duero y Ebro. Se caracterizan por tener un pelaje más oscuro y ser algo más grandes que los silvestris silvestris.
  • Felis lybica jordansi. Es oriunda de África y la hallamos en Mallorca.

En Latinoamérica existen las subespecies Leopardus Geoffroyi y Leopardus Colocolo mientras que en EE.UU. destaca el Lynx Rufus.

¿Sabías que la única diferencia entre el gato montés y el lince ibérico radica en su tamaño?

El segundo es algo más grande que el gato montes, pero comparten el resto de características físicas y hábitos.

El bosque mediterráneo

Esta especie se desenvuelve a sus anchas en los bosques espesos, bien conservados y alejados de los núcleos urbanos, plagados de personas. Así, habita en el matorral mediterráneo del sur y del centro de la península ibérica, así como en las estepas, bosques caducifolios y humedales del norte.

Temperamento y hábitos del gato montés

La base de su alimentación la conforman las presas de pequeño tamaño como pequeñas aves, roedores y, sobre todo, conejos. Ocasionalmente llegan a cazar venados. Su método de caza es el acecho o el asalto a los nidos para devorar los pollos y huevos que albergan. Como animales crepusculares y nocturnos que son, cazan por la noche y duermen de día.

Sin embargo, en los meses de invierno pueden optar por cazar de día. Además de excelentes cazadores, son buenos trepadores y nadadores. Viven en solitario, aunque pueden llegar a asociarse en pareja para cazar, nunca con otro macho. Suelen compartir su territorio con 3 o 5 hembras. Son gatos huidizos que evitan la presencia humana.

Para efectuar el marcaje del territorio que consideran de su propiedad suelen orinar en zonas concretas, arañan los árboles, depositan sus heces en zonas altas y restriegan sus glándulas anales en la vegetación. Se reproducen a primeros de año. Dan a luz a camadas de 3 o 4 cachorros en abril o mayo y alcanzan la madurez sexual a los 10 meses de edad.

gato-montés-enseñando-sus-dientes

La salud del gato montés

Las principales patologías con las que se relaciona a esta especie son el coronavirus felino, el moquillo, la leucemia felina y la parvovirosis. Al margen de estas enfermedades, las afecciones que pueden llegar a comprometer su supervivencia son las derivadas de los roedores que consumen o las lesiones provocadas por contiendas con otros animales.

El gato montés de nuestros días debe lidiar con varios procesos que entrañan ciertos riesgos para su subsistencia como especie. No en vano, están en peligro de extinción por:

  • La pérdida de las poblaciones de conejo.
  • La fragmentación de algunas de sus poblaciones, debida a la deforestación.
  • La utilización de los métodos de caza no selectivos.
  • La hibridación del gato doméstico.

Especie protegida

En definitiva, el gato montés constituye una especie muy nuestra que nos entronca con los orígenes de los mininos con los que convivimos y en cuya preservación deberíamos esforzarnos. ¿Qué opinas?