El gato común Europeo

Considerados como grandes compañeros, es habitual cruzarse con estos felinos en la casa de familiares, amigos o en la calle, ya que son una de las razas más extendidas en las ciudades de toda Europa.

Sin embargo, poseen una gran capacidad de adaptación, por lo que también pueden acomodarse a vivir en el campo o en un chalet de las afueras. Descubre las razones por las que el Gato Común Europeo puede ser un colega tan fiel como cariñoso.

Características del Gato Común Europeo

icono-mundo25 Origen Europa
icono-gato25 Tamaño mediano / musculoso sin ser corpulento
icono-peso25 Peso de 3 a 6 kg machos y hembras
icono-peine25 Pelo corto, sedoso y fino. Color negro, blanco o anaranjado / Bicolor con la combinación de negro y blanco o naranja y blanco. También se presenta atigrado o marmolado (Tabby)
icono-cabeza-gato-25 Cabeza redonda / tienen un rostro con anchos mofletes
icono-orejas-25 Orejas de tamaño medio y redondeadas
icono-ojo-25 Ojos redondeados y de color azul, amarillo o verde, que es el más común
icono-cola-25 Cola de tamaño medio y gruesa / Se estrecha hacia la punta
icono-longevidad-25 Longevidad estimada de 12 a 15 años
icono-casa-25 Dificultad para cuidarlo baja

 

gato-comun-europeo

Carácter y comportamiento del gato común Europeo

El gato común Europeo tiene un gran apego por su familia, pero sin perder su independencia y su instinto cazador. Su comportamiento dependerá, en gran parte, de la relación con las personas con quienes comparte su vida: si lo llenas de mimos desde pequeño será un gato muy cariñoso. Una de sus costumbres preferidas es dormir en la cama de su humano favorito, sobre todo en invierno, cuando lo encontrarás cada mañana debajo de tu nórdico.

Otro aspecto a tener en cuenta es que pueden llegar a ser muy territoriales si no se socializan correctamente desde cachorros. En estos casos será difícil que asimilen la llegada de nuevos miembros a la familia, tanto si son caninos como felinos e incluso bebés. Con los desconocidos suelen mostrarse desconfiados o tímidos.

Como todos los gatos, los ejemplares de esta raza adoran jugar y de jóvenes demuestran una gran agilidad a la hora de divertirse. Poseen una gran inteligencia, lo que hace que sea fácil enseñarles las normas básicas de convivencia. Si te muestras firme, no tardará mucho en aprender a no rasgar el sofá y a utilizar su caja de arena. Son mininos que disfrutan mucho del aseo y pueden pasar largas horas acicalándose.

gato-europeo-dentro-de-casa

Cuidados que precisa el gato común Europeo

Más allá de una cama confortable, agua y comida, estos gatos no requieren de demasiados cuidados especiales. Su pelo es corto y no necesita cepillados muy frecuentes. Las vacunas al día y las visitas rutinarias al veterinario harán que su salud no se resienta.

Como todo felino, el Gato Común Europeo necesita una dosis diaria de actividad para que no se sienta tentado a pasar largas horas tumbado. Este  es uno de sus pasatiempos favoritos, pero puede desembocar en sobrepeso. Hoy en día hay muchos tipos de juguetes para felinos, como pelotas o peluches que lo distraerán; también procura conseguir un rascador, fundamental para que no afile sus uñas en las sillas o en la alfombra.

Su instinto de aventuras se despertará pronto: alrededor de los seis meses ya sienten la necesidad de salir a dar paseos por el exterior. Castrarlos es una buena solución para evitar los riesgos asociados con las salidas, como las peleas territoriales en los machos o los embarazos no deseados en las hembras. Las gatas de esta variedad se caracterizan por ser muy fértiles, por lo que deberás prestar atención si no quieres encontrarte con una camada en camino.

Salud del gato Europeo de pelo corto

Un Gato Común Europeo bien cuidado que viva en una casa puede llegar a vivir hasta 20 años. Es una raza que no tiende a tener enfermedades congénitas, si bien suelen mostrar una alta incidencia de afecciones en su tracto urinario.

A esto se suma que, debido a su inclinación natural a la limpieza, se les forman muchas bolas de pelo, lo que les causa dolencias gastrointestinales. Otros padecimientos que se presentan con cierta frecuencia en este tipo de gatos son los resfriados, los episodios de otitis, las conjuntivitis y las alergias.

Historia de la raza y datos curiosos

Se especula que el origen del Gato Común Europeo se remonta a la época del Imperio Romano. De hecho, esta es una de las razones por las que la raza también es conocida como Romana. Los primeros ejemplares habrían descendido de un cruce entre el Gato Montés Africano, denominado Felix Líbyca, y el gato silvestre europeo.

Los romanos apreciaban su efectividad para mantener a raya la proliferación de ratas en las ciudades. Esto hizo que esta clase de mininos les acompañaran en su expansión por el territorio europeo.

La Edad Media no fue una época muy amable para ellos, pues a menudo fueron asociados con el Diablo o las brujas. En países como Inglaterra o Francia se solían sacrificar decenas de mininos en las plazas públicas. Las consecuencias de esta persecución fue la proliferación de los roedores y de sus enfermedades asociadas. La peste asoló Europa e hizo evidente el importante papel que desempeñaban los gatos en el control de plagas.

El reconocimiento oficial de la raza llegó en 1982, cuando la Federación Internacional Felina estableció oficialmente esta variedad como “Gato Común Europeo” o “Europeo de pelo corto”. Desde entonces, somos muchos los que compartimos nuestras vidas junto a ellos.