Problemas y trastornos

Flujo en gatas esterilizadas: causas y tratamientos

 
Laura García Ortiz
Por Laura García Ortiz, Veterinaria especializada en gatos. 21 mayo 2024
Flujo en gatas esterilizadas: causas y tratamientos

Dependiendo del tipo de esterilización, nuestras gatas pueden mantener el útero o no. Si se realiza exclusivamente una ovariectomía, el útero de la gata queda intacto. Por otro lado, aunque no es frecuente ni recomendado, a las gatas se les puede realizar una ligadura de trompas para que no queden gestantes, manteniendo su actividad hormonal intacta, lo que significa que siguen teniendo flujo de tipo sexual u hormonal.

El flujo en gatas esterilizadas también puede ocurrir como consecuencia de inflamación de la vulva o de la vagina, generalmente debido a una infección bacteriana como consecuencia de algunos factores de riesgo. Esta es la principal explicación del flujo en gatas castradas. Si quieres conocer las causas que pueden originar que tu pequeña felina presente flujo, te invitamos a continuar leyendo nuestro artículo en SoyUnGato.

También te puede interesar: Flujo marrón en gatas: causas y tratamiento
Índice
  1. Vaginitis
  2. Tumores vaginales
  3. FLUTD o incontinencia
  4. Traumatismos
  5. Celo por remanente ovárico o una ligadura de trompas

Vaginitis

La vagina sigue manteniéndose en las gatas esterilizadas, pues durante una esterilización completa u ovariohisterectomía se les extirpan el útero y los ovarios, pero la vagina se mantiene intacta y susceptible a infecciones o inflamaciones, lo que se conoce como vaginitis. Cuando, además de la vagina también se ve afectada la vulva, se denomina vulvovaginitis. Esta enfermedad inflamatoria consiste en la colonización de organismos patógenos que lesionan el tejido y sintetizan un líquido o fluido purulento o mucoide que se libera, manifestándose como flujo en gatas esterilizadas.

En ocasiones, la vaginitis en las gatas esterilizadas surge como consecuencia de algunas malformaciones de tipo congénito, la introducción de cuerpos extraños como espigas, restos de hierba o suciedad, tumores vaginales o una mala higiene genital. Este flujo producido por la inflamación vaginal o vulvovaginal atrae a los machos, aunque las gatas los rechazarán al no presentar celos. Las gatas con vaginitis también pueden presentar otros síntomas, como dolor al orinar, orinar en pequeñas cantidades con frecuencia, tener un mal olor genital y rascarse o lamerse frecuentemente dicha zona.

Tratamiento

El tratamiento de la vaginitis, o vulvovaginitis, dependerá totalmente de la causa que la haya desarrollado. Por ende, si tu gata esterilizada tiene flujo debido a este motivo, el veterinario, primero, realizará las pruebas necesarias para alcanzar un diagnóstico. Luego, establecerá un tratamiento que, generalmente, suele incluir antibióticos.

Flujo en gatas esterilizadas: causas y tratamientos - Vaginitis

Tumores vaginales

Los tumores vaginales en las gatas son muy raros, a diferencia de lo que ocurre con las perras, en las que son clasificados como el segundo tipo de tumor más frecuente, precedidos por los de mama. En el 70-80% de los casos, los tumores de vagina en las gatas son considerados benignos y, a su vez, predisponen a la vaginitis, como hemos comentado en el apartado anterior. Aunque se desconoce la causa, estos tumores se observan más en las gatas que nunca han sido cubiertas ni han dado a luz.

La mayoría de los tumores vaginales en la especie felina se desarrollan en la musculatura lisa, produciendo nódulos, protuberancias o masas benignas denominadas leiomiomas. Otros tumores que se pueden desarrollar en la vagina de las gatas son los tumores de músculo liso o tejido fibroso (fibroleiomiomas). También pueden desarrollarse fibromas, que son tumores de tejido fibroso en exclusividad. El flujo vaginal es un signo clínico de este problema que puede ocurrir en gatas esterilizadas, además de otros síntomas como estreñimiento y la apreciación del nódulo o bulto.

Tratamiento

Siempre que sea posible, es preferible optar por la extirpación del tumor vaginal. Y dependiendo del tipo de tumor, puede requerirse quimioterapia o radioterapia, además de fármacos para tratar la sintomatología.

FLUTD o incontinencia

A veces, los cuidadores de gatas pueden confundirse y pensar que están liberando flujo vaginal cuando en realidad se trata de algún problema de vías bajas urinarias, como una cistitis idiopática felina o una infección de la vejiga, en la que la gata orina con mayor frecuencia y en pequeñas cantidades. Esto puede hacer que los genitales de la gata estén algo húmedos. También puede ocurrir en gatas que sufren de alguna lesión o problema neurológico que cause que orinen sin control, lo que también puede llevar a que los cuidadores confundan esas pérdidas de orina con el flujo.

Tratamiento

Una vez más, será necesario acudir al centro veterinario para que determine la causa exacta y paute el mejor tratamiento. Para ello, es probable que sea necesario realizar un cultivo de orina con el fin de encontrar los agentes patógenos. Luego, pautará el antibiótico más adecuado y/o antiinflamatorios.

Traumatismos

Si nuestras pequeñas felinas, esterilizadas o no, se rozan o dañan la zona genital jugando, explorando o corriendo con algún objeto punzante o erosivo, es posible que comiencen a liberar flujo sin que esto sea resultado de una causa hormonal, tumor o infección. Sin embargo, este traumatismo puede predisponer secundariamente a una infección o vaginitis.

Si tu gata ha sufrido un traumatismo en su zona vulvovaginal, además de flujo, los genitales pueden mostrarse enrojecidos, a veces con heridas o hemorragias, y suelen picar y doler, lo que hará que se lama e incluso se muerda con frecuencia.

Tratamiento

El profesional evaluará los daños ocasionados para pautar el mejor tratamiento, que puede incluir analgésicos para el dolor, antiinflamatorios y/o antibióticos.

Celo por remanente ovárico o una ligadura de trompas

Una gata esterilizada correctamente, mediante una histerectomía en la que se extraen los ovarios y el útero, no va a presentar nunca más un celo en su vida. Sin embargo, si la operación no se realizó correctamente y quedan restos de tejido ovárico debido a una mala técnica o visibilidad limitada, es muy probable que la gata entre en celo debido a la actividad hormonal que estos restos pueden producir. Durante el celo, las gatas están receptivas a los machos y pueden presentar humedad abundante en la vagina que se puede liberar al exterior, lo que los cuidadores pueden interpretar como liberación de flujo.

Por otro lado, si a una gata se le realiza una ligadura de trompas en lugar de una esterilización completa donde se extirpan las gónadas, seguirá presentando celo y comportamiento sexual debido a que la producción hormonal continúa normalmente. De hecho, atraerá a los machos e incluso puede producirse la monta, aunque no pueda quedar embarazada. Por lo tanto, en este caso, el flujo en gatas esterilizadas es totalmente normal.

Tratamiento

En el primer caso, será necesario volver a la clínica para retirar los restos de tejido ovárico. En el segundo caso, no hay tratamiento más allá de una castración, es decir, retirar los ovarios y el útero.

Ahora que conoces las diferentes causas de flujo en gatas esterilizadas, no dudes en acudir al centro veterinario para encontrar la causa exacta.

Flujo en gatas esterilizadas: causas y tratamientos - Celo por remanente ovárico o una ligadura de trompas

Este artículo es meramente informativo, en SoyUnGato.com no tenemos facultad para recetar tratamientos veterinarios ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a que lleves a tu gato a un centro veterinario en el caso de que presente cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Flujo en gatas esterilizadas: causas y tratamientos, te recomendamos que entres en nuestra sección de Problemas y trastornos.

Bibliografía
  • Harvey, A., Tasker, S. (Eds). (2014). Manual de Medicina Felina. Ed. Sastre Molina, S.L. L ́Hospitalet de Llobregat, Barcelona, España.
Escribir comentario
Añade una imagen
Haz clic para adjuntar una foto relacionada con tu comentario
¿Qué te ha parecido el artículo?
1 de 3
Flujo en gatas esterilizadas: causas y tratamientos