¿Es malo no dejar salir a mi gato de casa?

Si compartes tu vida con un gato seguro que has visto cómo muchas veces mira con curiosidad a través de la ventana.

Los felinos son independientes por naturaleza y es normal que necesiten experimentar nuevas sensaciones.

Poder salir al aire libre es bueno para su salud física y emocional. Sin embargo, es conveniente que conozcas y sopeses los beneficios y desventajas que conlleva esta práctica.

Lo bueno de que un gato pueda salir al aire libre

Nada estimula más a un gato doméstico que la libertad que experimenta durante sus escapadas diarias al jardín. Estar en contacto con sensaciones diferentes le entretiene y hace que mejore su buen humor.

Además, durante sus paseos puede probar cosas que no hace dentro de casa, como pulir sus habilidades cazadoras, trepar por las ramas de los árboles o escalar por las alturas con destreza de equilibrista en busca de aventuras.

Estas salidas al exterior son una buena manera de que realice actividad física y no engorde de más, algo muy importante para su salud. Además, si puede hacer sus necesidades al natural no tendrás que cambiar su arena con tanta frecuencia. Sin embargo, si dejas que tu minino salga fuera de casa, debes tomar ciertas precauciones.

dos-gatos-fuera-del-hogar

Qué debes tener en cuenta si sale fuera de casa

Conseguir un buen equilibrio entre sus paseos fuera de casa y su vida dentro del hogar es la mejor manera de que un gato se sienta feliz.

Para lograrlo, toma nota de los siguientes consejos:

  • Si dejas que se mueva libremente, aunque solo sea por la terraza o el jardín, es importante que lo esterilices. Así evitarás embarazos, en en el caso de las hembras, y peleas entre machos.
  • No olvides llevar a tu minino al veterinario para un control periódico y asegúrate de que su calendario de vacunación está al día.
  • Es importante que tenga un collar o un arnés con una etiqueta de identificación. Pon en ella tus datos de contacto por si acaso le diera por irse demasiado lejos y no supiera cómo volver.
  • También puedes colocarle un microchip. Esto será útil si se pierde, pues con este dispositivo será más fácil encontrarlo.
  • No le cortes las uñas. Es una práctica bastante extendida pero, sin ellas, un minino no puede defenderse ni sujetarse igual de bien.

Además, es importante que conozcas bien el carácter de tu gato para saber qué necesita. Aunque cueste creerlo, no todos disfrutan de la vida al aire libre: algunos prefieren la tranquilidad y la seguridad del hogar.

Otras veces, tú como protector puedes pensar que no es bueno que salga, ya sea por el lugar en el que vives o por otros motivos. Y es que, como todo, que un gato salga al exterior también implica riesgos que debes tener presentes.

acariciando-a-un-gato-en-el-pueblo

Desventajas de que un gato no esté siempre en el hogar

Cuando tienes un minino en casa eres el principal responsable de su seguridad. Cada decisión que tomes influye de manera muy directa en su salud y en su bienestar. Por eso, es importante que sepas que darle la libertad de salir cuando quiera puede influir en su esperanza de vida.

Un felino que se mueve habitualmente por el exterior tiene, en promedio, una vida más corta que uno que solo hace vida hogareña. Los gatos que salen, si van más allá del jardín, pueden sufrir accidentes, pues están expuestos a más peligros y a personas que pueden hacerles daño. Hablamos de atropellos, caídas o incluso envenenamientos.

Además, los mininos pueden sufrir heridas al pelearse con otros gatos por alguna disputa territorial y están más expuestos a contraer enfermedades, al estar en contacto con los gatos de la calle.

gato-en-la-puerta-de-casa

¿De qué enfermedades podría contagiarse?

Los felinos que no conviven con humanos no están vacunados y podrían transmitirle dolencias muy graves a tu peludo. Éstas, en ocasiones, pueden ser mortales. Entre las afecciones más habituales destacan las siguientes:

Nadie mejor que tú puede saber qué es lo más adecuado para el bienestar emocional de tu compañero de aventuras. Solo recuerda tener en cuenta los pros y contras a la hora de dejar que un gato doméstico salga de casa cuando quiera.

Y tú, ¿dejas que salga a pasear por el vecindario o prefieres que haga una vida más de interior?