Cómo detectar y eliminar las pulgas en gatos

Si tu minino tiene la costumbre de frecuentar zonas de exuberante vegetación o de aguas estancadas está expuesto a una posible infestación de pulgas. Estos parásitos externos resultan especialmente escurridizos y potencialmente nocivos para la salud de un gato por las enfermedades y reacciones alérgicas que pueden desencadenar.

¿Sabes que las pulgas son los seres que más alto pueden saltar? Esta peculiaridad los convierte en difíciles de detectar. Sin embargo, existen ciertos cambios en la conducta de tu minino que deberían alertarte de su presencia. Te explicamos cómo identificarlas y combatirlas ¿Nos acompañas?

Las pulgas, parásitos obligados

Estos parásitos externos habitan en la capa inferior del manto de tu gato, a ras de piel. Necesitan ubicarse próximos a la piel para picar y alimentarse. De hecho, su saliva impide que la sangre se coagule para facilitar la succión. Además de generarle prurito e irritación cutánea, este intercambio de fluidos constituye una peligrosa fuente de transmisión de enfermedades.

Si tu mascota ingiere alguna pulga puede llegar a desarrollarse en sus intestinos la tenia. A su vez, por los continuos rascados y la pérdida de sangre el animal se sentirá agotado, apático y anémico. Si es alérgico a las picaduras de pulga, podría presentar enfermedades cutáneas como la dermatitis alérgica que provoca eccemas y graves heridas en la piel.

A las pulgas les gusta situarse en las orejas, el cuello y el final de la espalda del gato para cobijarse y tomar su alimento. Resulta algo improbable que las veas, dado que tras alimentarse se apearán de tu gato. Lo que sí puedes detectar son sus defecaciones, en forma de puntitos negros, o sus huevos o liendres, en forma de puntitos blancos.

¿Cómo sé si mi gato tiene pulgas?

Lo apreciarás con facilidad, ya que comenzará a rascarse compulsivamente con las patas traseras detrás de las orejas y/o en el cuello. También podrías apreciar que tiene menos ganas de comer, que pierde pelo o que este luce sin brillo.

Si tienes sospechas debes actuar con urgencia, puesto que dada su velocidad para reproducirse cuanto más tardes en tomar medidas más difícil te resultará deshacerte de ellas. Consigue una liendrena o un cepillo de púas muy finas y juntas. Coloca una sábana o toalla blanca bajo tu gato y cepíllalo de abajo hacia arriba. Fíjate en lo que cae en ella.

evidencias-de-pulgas-en-un-gato

¿Cómo eliminar las pulgas de un gato?

Tras acudir a la consulta de tu veterinario este te recomendará el método más adecuado. De entre las muchas opciones que existen en el mercado, las pipetas o spot on son las más empleadas porque aúnan comodidad y eficacia. Solo tienes que romper la boquilla para verter su contenido en la nuca o en el comienzo de su espalda.

No deberás bañarlo en los siguientes 2-3 días para no neutralizar su efecto, que durará en torno a 2 meses. Pasado este tiempo deberás repetir el proceso. Los collares antiparasitarios desempeñan una doble acción, correctiva y preventiva, que se mantiene durante aproximadamente 3 meses.

Los champús y sprays son más apropiados para prevenir las infestaciones o cuando estas son leves.

Remedios caseros para eliminar las pulgas de tu minino

Con algunos de los productos que tenemos habitualmente en casa y aceites esenciales vegetales (a base de mandarina, lavanda, citronela, pomelo, orégano, romero o poleo) puedes preparar tus propias soluciones para pulverizar o aplicar directamente sobre las zonas conflictivas de tu gato (patas, cola, cuello, orejas).

Eso sí, su eficacia es más reducida que la de los preparados comerciales, por lo que deberás emplearlos más como preventino que como correctivo. Si tu mascota es un cachorro no le apliques aceites esenciales, ya que su delicada piel se verá muy irritada y agravarás la situación.

Baño antipulgas casero

Si necesitas fulminar las pulgas que menoscaban el bienestar de tu gato te animamos a probar a bañarlo empleando un champú para pieles sensibles y aceite esencial de lavanda o citronela. Añade unas gotas del aceite esencial al champú.

Frota bien en las patas traseras, en la cola y en el cuello. Déjalo actuar durante unos 5-10 minutos antes de retirar el champú. Asegúrate de eliminarlo a la perfección para evitar intoxicaciones cuando se acicale. Sécalo con una toalla blanca y cepíllalo con la liendrera. No tardarás en avistar las pulgas muertas o sus larvas en la toalla.

spray-y-gato

Spray casero antipulgas

Dispones de distintas soluciones para elaborar un preparado casero, que después puedes verter en un pulverizador y utilizar como preventivo cuando tu gato vaya a salir al exterior. Deberás poner a hervir en un litro de agua cáscaras de limón, de naranja, manzanilla o camomila. Bastará con que escojas uno de estos ingredientes.

Cuando el agua llegue a ebullición apaga el fuego y déjalo reposar. Cuando esté frío puedes colarlo y pasarlo al pulverizador. Igualmente, puedes aprovechar este preparado para rociar sus enseres (juguetes, peluches, cama, rascador y bandeja sanitaria). No conviene que abuses, puesto que su olor podría desagradar a tu gato.

Antes de recurrir a estos remedios deberás cerciorarte de que tu gato ya no tiene pulgas.

Extrema la limpieza

Tan necesario como acudir al veterinario y administrarle el método que te paute, es no descuidar la limpieza del espacio en el que se desenvuelve tu mascota y la casa en general. Ambas acciones deben caminar de la mano, de lo contrario no conseguirás librarte de las pulgas.

En este sentido, deberás afanarte en aspirar su cama, el rascador, el sofá y las alfombras, así como lavar en la lavadora cuantas fundas existan en tu hogar. No olvides fregar los suelos con una mezcla de agua caliente y vinagre blanco. Te aseguramos que si sigues estas pautas una vez erradicadas las pulgas, estas se mantendrán alejadas de tu vivienda y de tu gato.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí