Esta raza conserva la belleza salvaje de los gatos asiáticos y despliega un carácter independiente y extrovertido. Esto no significa que los gatos de raza Singapura no sean cariñosos, sus pequeños cuerpos albergan a unos excelentes compañeros de vida que disfrutan de las caricias y atenciones de su familia humana.

Su nombre alude a su Singapur natal, donde son un tesoro nacional y se les conoce popularmente como longkang (gato de agujero). Su pequeño tamaño les ha permitido cobijarse en espacios de pequeñas dimensiones. En la actualidad, los ejemplares de esta raza son algo más grandes que sus antecesores llegando a hallar algunos medianos.

Características físicas del gato Singapura

Miden unos 15-20 centímetros de estatura y no sobrepasan los 4 kg de peso. Son gatos de porte esbelto y atlético, de hocico ancho y asalmonado y de grandes ojos delineados en negro, siendo este último uno de los rasgos que más llaman la atención de su apariencia. Fuera de sus fronteras, EE.UU. es el país en el que más admiradores albergan.

icono-mundo25Origen Asia (Singapur)
icono-gato25Tamaño mediano
icono-peso25Peso de 2 a 4 kg machos y hembras
icono-peine25Pelo corto, fino, suave y brillante. Se aceptan los colores sepia, marfil y marrón. Su patrón es atigrado con un punteado similar al del abisinio y las puntas sepia del burmés
icono-cabeza-gato-25Cabeza pequeña y redonda
icono-orejas-25Orejas grandes, en proporción al resto del cuerpo, y puntiagudas
icono-ojo-25Ojos grandes, almendrados y con el contorno delineado en negro. Suelen ser de tonalidad verde, cobre o dorado. El color azul en los ojos está penalizado
icono-cola-25Cola de tamaño mediano y fina
icono-longevidad-25Longevidad estimada de 12 a 15 años
icono-casa-25Dificultad para cuidarlo baja

 

cachorro-de-gato-raza-Singapura

Carácter y comportamiento del gato Singapura

Estos pequeños mininos son tranquilos, sociables y juguetones. No se muestran tan activos como sus congéneres asiáticos y se contentan con una sesión diaria de juego. El resto del día se entretendrán por su cuenta o descansarán. Son extrovertidos y hacen buenas migas con todos, tanto con niños y desconocidos como con otros animales. Maúllan poco.

Son independientes y disfrutan de los ratos solos, a ser posible, al aire libre. Pasar tiempo solos no les genera estrés, por lo que es una raza adecuada para quienes pasan tiempo fuera de casa. Eso sí, por su instinto cazador no conviene dejar a su alcance mascotas de pequeño tamaño, como pájaros o roedores, a menos que su tutor esté en casa.

Cuidados que requiere el gato Singapura

Esta pequeña raza reclama un cepillado semanal, así como limpiar sus ojos, dientes y orejas una vez por semana. Deberás proveerle de una alimentación rica en grasa animal a fin de favorecer el desarrollo de su musculatura. La actividad física diaria es otro aspecto al que deberás atender, algo que te ayudará a reforzar vuestro vínculo.

Salud del gato Singapura

Quizás sea por la escasa intervención del hombre en la creación de la raza o por su breve trayectoria como raza reconocida, pero lo cierto es que apenas se conocen enfermedades congénitas o hereditarias asociadas a estos mininos.

Procurarles los cuidados que reclaman en cuanto a actividad, dieta e higiene, así como acudir a las revisiones periódicas al veterinario para vacunarlos, desparasitarlos y certificar que su desarrollo y estado de salud son los adecuados constituye la pauta más eficaz para preservar su salud y calidad de vida.

Historia de la raza y datos curiosos

Los Singapura proceden de la ciudad de Loyang, al este de la isla de Singapur. Se cree que la raza se fraguó a partir de los gatos de alcantarilla, un felino autóctono de Singapur denominado así por su carácter escurridizo y su afición a esconderse en las alcantarillas. Un matrimonio estadounidense fue el responsable de su introducción en EE.UU. en 1975.

Hal Meadows y su esposa Tommy se hallaban de vacaciones en la isla en 1974. Quedaron cautivados por estos pequeños felinos y se llevaron dos parejas a California en 1975. Ella se dedicaba a la cría de las razas siamés, abisinio y burmés, por lo que se desconoce a ciencia cierta si existen genes de estas razas en el Singapura.

En 1979 la TICA la reconoció como raza, en 1982 lo hizo la CFA y en 2014 la FIFe. Como curiosidad, has de saber que estos gatos son tan populares y queridos en su tierra que abanderan la imagen de la Oficina de Turismo de la ciudad, siendo calificados como gatos del amor. En 1980 llegaron a Francia e Inglaterra, pero apenas son conocidos en Europa.