El gato sagrado de Birmania

Su dulce mirada, su constitución atlética y el halo de misterio que envuelve su origen convierten a esta raza en una de las predilectas por los amantes de los gatos. No en vano, es considerada una de las razas más bellas por los críticos de las ferias felinas.

El sagrado de Birmania constituye una versión del siamés. La principal diferencia entre ambos radica en el pelaje más largo y en las puntas de las patas blancas del primero. Se cree que su origen procede del cruce entre el siamés y el persa o angora, aunque no está corroborado.

Características del sagrado de Birmania

Los ejemplares de esta raza se caracterizan por la tonalidad oscura de su hocico, orejas y patas, que se tornan blancas en las manos, como si llevaran guantes. Su cuerpo es de color crema, blanco o dorado, siendo este, el blue point, el patrón más valorado.

icono-mundo25 Origen Asia (Birmania)
icono-gato25 Tamaño mediano
icono-peso25 Peso de 5 a 6 kg machos y de 3 a 5 kg hembras
icono-peine25 Pelo semilargo, abundante y sedoso. Color crema, blanco, dorado, seal, azul, chocolate, lila, rojo o carey negro con la típica mancha oscura en el hocico, en las orejas y en la parte superior de las patas
icono-cabeza-gato-25 Cabeza a medio camino entre redonda y puntiaguda
icono-orejas-25 Orejas de tamaño mediano, tiesas y puntiagudas
icono-ojo-25 Ojos de tamaño medio y de color azul
icono-cola-25 Cola de tamaño mediano y con abundante pelo, más largo que en el resto del cuerpo
icono-longevidad-25 Longevidad estimada de 12 a 16 años
icono-casa-25 Dificultad para cuidarlo media

 

caracteristicas-del-gato-sagrado-de-birmania

¿Cómo es el carácter del gato sagrado de Birmania?

El sagrado de Birmania atesora un temperamento que se hace querer. Cariñoso, sociable, curioso e inteligente es un excelente compañero de hogar, ya que es fácil de adiestrar y de convivir con él.

Se adapta con suma facilidad a cualquier entorno, por lo que se desenvolverá feliz si vives en un pequeño piso. Lo mismo sucederá si tienes niños pequeños en casa u otras mascotas como perros. El birmano es un gato afable y pacífico, dotado de una enorme paciencia.

Incluso, no se muestra esquivo con los desconocidos, siempre que le regalen caricias. Consciente del poder de su mirada, tierna y dulce, sabe cómo lograr todo lo que se propone. También, cuando hace alguna travesura.

Eso sí, aunque es activo deberás estimularlo a través del juego para que se ejercite y no desarrolle obesidad. Tolera pasar tiempo solo, pero no escatimes en mimos a tu regreso, puesto que necesita del calor de su amo con el que establece un fuerte vínculo.

Cuidados recomendados para la raza

Como sucede con todos los gatos de pelo largo o semilargo deberás cepillarlo con un cepillo de púas largas y metálicas o de doble cara, al menos, 2-3 veces por semana. Deberás intensificar la frecuencia durante las estaciones de muda a fin de evitar las bolas de pelo.

Aunque no son proclives a las patologías respiratorias deberás extremar las precauciones con las corrientes y los cambios bruscos de temperatura. Dado que sus oídos tienden a acumular cera deberás limpiárselos 1 vez por semana.

Sus dientes, ojos y cola reclaman igualmente ser higienizados para prevenir las enfermedades periodontales y las infecciones, respectivamente. Su alimentación debe ser de calidad para esquivar las alteraciones renales a las que están predispuestos.

Raciona su comida en varias tomas a lo largo del día y repón su agua a diario. Evitar que otros animales beban de su bebedero y aspirar los restos de pelo de sus pertenencias son otras medidas de higiene que merecen tu atención.

gato-sagradode-birmania

Posibles problemas de salud del sagrado de Birmania

Aunque en términos generales el birmano goza de buena salud, no es menos cierto que dada la pureza de su raza existe cierta predisposición a padecer enfermedades congénitas, como consecuencia de los cruces de consanguinidad.

En este sentido, en esta raza son más prevalentes:

  • La degeneración espongiforme, una afección degenerativa que afecta al sistema nervioso central y que cursa debilidad en las patas traseras y descoordinación.
  • La hipotricosis congénita. Pese a tratarse de una enfermedad rara puede provocar que las crías del birmano no tengan pelo.
  • La concentración de creatinina que suele derivar en una insuficiencia renal.
  • La aplasia tímica. Otra enfermedad poco frecuente que debilta sobremanera el sistema inmunológico del gato exponiéndolo a todo tipo de infecciones.
  • Las alteraciones del gen CS, que al lesionar el nervio óptico eleva la probabilidad de padecer cataratas en la vejez del felino.
  • Las enfermedades neurológicas como la axonopatía, la polineuropatía o la encefalomiopatía.
  • Los niveles elevados de hemoglobinuria y mioglobinuria.

Historia de la raza y datos curiosos

En torno a su procedencia existen multitud de leyendas y teorías. Una de ellas gira en torno al antiguo pueblo jemer que habitaba en Burma, la actual Myanmar. Creían en la capacidad protectora de los animales.

Construyeron un templo para vernerar a la diosa Tsun-Kyan-Kse. Su cuerpo era dorado y sus ojos de zafiro. El sacerdote que moraba en este templo, Mun-ha convivía con su gato, Sihn. Una noche el sacerdote fue asesinado en presencia de su mascota.

Cuando Sihn se posó sobre el cadáver de su amo y miró a la diosa sus ojos, que eran dorados, se transformaron en azules y sus patas pasaron a ser blancas.

Al margen de las leyendas, de lo que sí se tiene constancia es de que procede de Birmania. De hecho, su nombre ‘birmano’ corresponde a la pronunciación francesa de Birmania. Los franceses son los responsables de que no se extinguiera tras la Segunda Guerra Mundial.

Para ello, llevaron a cabo numerosos cruces a partir de una única pareja de birmanos con persas e himalayos. Gracias a su esfuerzo podemos disfrutar del sagrado de Birmania tal y como lo conocemos hoy.

Los franceses introdujeron la raza en Europa en 1916 y a EE.UU. llegó en 1959. El reconocimiento de la raza tuvo lugar en 1925 en Francia, en 1966 en Gran Bretaña y en 1967 en EE.UU. de la mano de la Cat Fanciers Association (CFA).

En la actualidad, la mayor parte de los birmanos que existen en EE.UU. proceden de Gran Bretaña, Francia o Australia. Circunstancia que ha propiciado la ampliación de la línea genética y de las posibilidades cromáticas de su pelaje.

Su belleza, su carácter amigable y cariñoso, así como su fácil mantenimiento hacen del sagrado de Birmania una de las razas más populares y queridas del planeta. Así lo evidencia la gran cantidad de asociaciones dedicadas a esta raza que existen alrededor del mundo.

¿Sabes que los birmanos poseen un bazo más grande que el del resto de gatos? Sin embargo, este detalle no entraña ningún riesgo o merma en su bienestar y salud. Al igual que el gato siamés nace completamente blanco y sus rasgos distintivos se manifiestan a los 3 meses.