El gato RagaMuffin, origen y curiosidades

Los ragamuffin son enormes en tamaño y en dulzura. No te cansarás de acariciar su suave manto ni él de que lo hagas, ya que adoran dormirse en brazos de su dueño. Su historia es muy curiosa, dado que proceden de una escisión en la organización de cría del ragdoll.

Su pelo es más corto y grueso que el del ragdoll, su cabeza no es plana, sino abovedada y sus ojos tienen forma de nuez a diferencia de los ovalados de sus antecesores. A su vez, los ragamuffin atesoran una mayor variedad de colores y patrones.

Características del gato Ragamuffin

Esta raza corresponde a gatos de huesos pesados y cuerpo robusto de forma rectangular, pero sin perder la estética. La parte delantera es más esbelta que la trasera y la cabeza se ve menuda como consecuencia de su pecho ancho y sus hombros prominentes.

icono-mundo25 Origen América (EE.UU.)
icono-gato25 Tamaño grande
icono-peso25 Peso de 6 a 14 kg machos y de 4 a 8 kg hembras
icono-peine25 Pelo semilargo, abundante, grueso y sedoso. Color: Existen ragamuffins de color blanco, negro, azul, crema, rojo, café, lila, chocolate, castaño, canela, plata o camafeo
icono-cabeza-gato-25 Cabeza redondeada. Parece más pequeña de lo que realmente es por lo robusto de su cuerpo
icono-orejas-25 Orejas medianas, bien separadas, de base ancha y punta redondeada. Forman un triángulo con la cabeza y están ligeramente inclinadas hacia adelante
icono-ojo-25 Ojos en forma de nuez y en tonalidades azul, verde, ámbar, oro o avellana
icono-cola-25 Cola larga y peluda
icono-longevidad-25 Longevidad estimada de 12 a 16 años
icono-casa-25 Dificultad para cuidarlo media

 

Ragamuffin-en-casa

Comportamiento de la raza Ragamuffin

Su temperamento es eminentemente dócil, sociable y cariñoso. Necesitan de la compañía y afecto de los humanos, por lo que no son recomendables para aquellas personas que pasan poco tiempo en casa.

Siempre estará dispuesto a que lo acaricies, que lo cojas en brazos o que juegues con él. De hecho, algunos comparan a esta raza con el perro porque siempre vendrá a recibirte. Mostrará el mismo comportamiento con los extraños. Para él todos son sus amigos.

Adora las caricias, dormir junto a su dueño y comer. Podrás aprovechar esa glotonería para enseñarle ciertas órdenes sencillas. Se adaptan a la perfección a la convivencia con otras mascotas y con los niños, puesto que no suelen jugar sacando las garras.

raza-Ragamuffin

Cuidados para el gato Ragamuffin

Estos felinos no precisan cuidados distintos a los del resto de razas. Su pelo reclama un cepillado asiduo, unas 2-3 veces por semana empleando un peine de púas largas y metálicas. Sus dientes, orejas y ojos también deben ser higienizados cada semana.

Emplea pastas dentífricas específicas para gatos para evitar las afecciones bucodentales. Para las orejas puedes emplear una solución casera elaborada con agua tibia y vinagre a partes iguales. En el caso de los ojos puedes optar por un paño humedecido para prevenir enfermedades oculares.

Corta sus uñas 2 veces al mes y ofrécele una alimentación basada en proteínas de origen animal. Siempre estará dispuesto a comer, por lo que resulta necesario racionar la dosis en 2 tomas al cabo del día para prevenir la obesidad.

No le des leche de vaca, ya que no le sentará bien y podrá originarle molestias estomacales. No olvides dejarle agua fresca y limpia a diario para que la tome cuando lo considere necesario.

Salud general de la raza Ragamuffin

No se conocen enfermedades congénitas o hereditarias propias de esta raza. No obstante, por su glotonería deberás cuidar su dieta tanto en su composición como en la cantidad diaria ingerida. El mayor riesgo para su salud es la obesidad, dada su voracidad y corpulencia.

Vigila que beba agua de forma habitual para evitar FLUTD o problemas urinarios similares.

No olvides procurarle los refuerzos vacunales anuales que precisa contra enfermedades felinas como la gripe, la enteritis o la leucemia, sobre todo, si tu mascota tiene acceso al exterior.

gato-de-raza-Ragamuffin-en-el-sofá

Historia de la raza y datos curiosos

Esta raza nace a partir del desacuerdo en 1990 de un grupo de criadores de la Organización Internacional del Gato Ragdoll sita en EE.UU. Janet Klarmann, Kim Clark y Curt Gehm estaban preocupados por la salud genética del ragdoll al hallarse en su quinta generación endogámica.

Por ello, decidieron desvincularse y trabajar en su propia versión del ragdoll creando una raza nueva, distinta del ragdoll, con un mayor número de colores y patrones. Para ello, recurriendo a los cruces con persas, himalayos y gatos domésticos de pelo largo.

Otra de las teorías sobre el origen de los ragamuffin señala a Ann Baker, una criadora californiana de gatos persas. Tenía una gata de pelo largo y de color blanco, llamada Josephine, que se apareó con alguno de los gatos salvajes de su vecino.

Para unos este no es sino el origen de la raza ragdoll mientras que para otros corresponde a la de los ragamuffin. ¿Sabes que Ann Baker dice ser la autora de otra raza felina? Se trata de los HoneyBear, creados al inseminar gatas persas con semen de zorrillos.

Los primeros ragamuffin llegaron a Gran Bretaña en 2008 desde EE.UU. En 2003 la raza fue reconocida oficialmente por la American Cat Fanciers´Association, en 2003 la Asociación de Criadores de Gatos hizo lo propio y en 2011 obtuvo el estatus de campeonato completo.

Como curiosidad, merece tu atención que estos felinos también nacen completamente blancos como sus antecesores los ragdoll. Sus colores dominantes comienzan a aflorar pasados los 3 meses de edad.

Los ragamuffin poseen una almohadilla de grasa en la parte inferior del vientre y como ocurre con los gatos de gran tamaño alcanzan su madurez a los 3-4 años de edad. A todas luces, se trata de una raza bella y leal que no tardará en convertirse en tu mejor amigo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí