gato-oriental-de-pelo-corto

¿Sabes que esta raza goza del privilegio de ser la base, junto a los siameses y persas, de la creación de muchas otras razas? De hecho, es una de las razas de gato más antiguas que existen. Su origen se remonta a Tailandia, donde los textos lo sitúan en la Edad Media, siendo un animal de gran arraigo popular en Oriente.

También conocido como foreign shorthair o oriental shorthair, es considerado como el pariente monocolor del siamés. No en vano, se trata de la variante del siamés sin su característico patrón point. Son mininos sumamente elegantes, ágiles y comunicativos con los que no resulta difícil convivir. ¿Deseas conocer más sobre ellos?

Características del gato oriental de pelo corto

Su cuerpo es esbelto, musculoso y fuerte. Sus patas largas y sus pies finos, su cuello es estirado y su apariencia de conjunto muestra a un gato que parece pesar menos de lo que en realidad pesa. Los hombros y las caderas son tubulares, sin que estas últimas nunca sean más anchas que los hombros.

icono-mundo25Origen Europa (Gran Bretaña)
icono-gato25Tamaño mediano
icono-peso25Peso de 4 a 6.5 kg machos y de 3 a 5 kg hembras
icono-peine25Pelo fino, sin capa lanosa interna, muy tupido, brillante, suave y corto. Se aceptan todos los colores y patrones posibles
icono-cabeza-gato-25Cabeza triangular y con forma de cuña, es decir, se ensancha al llegar a las orejas
icono-orejas-25Orejas grandes, de base ancha, prominentes y siempre erguidas
icono-ojo-25Ojos almendrados, oblicuos al hocico y de un azul o verde intenso. También existen los ejemplares con heterocromía (un ojo azul y el otro verde)
icono-cola-25Cola larga y fina, especialmente hacia la punta
icono-longevidad-25Longevidad estimada de 12 a 15 años
icono-casa-25Dificultad para cuidarlo baja

 

gato-oriental-de-pelo-corto-durmiendo

Carácter y comportamiento del oriental de pelo corto

Estos felinos son muy celosos de su tutor humano, al que se sienten muy apegados. No toleran la soledad y se llevan a la perfección tanto con los niños como con otras mascotas. Aunque se adaptan a cualquier tipo de vivienda, muestran predilección por los exteriores donde pueden trepar, saltar y cazar.

Si no dispones de un jardín deberás proveerle de espacio para jugar, suficientes estímulos, árboles, rascadores o gimnasios de distintas alturas y tiempo de juego compartido. Son gatos activos que necesitan atención a diario, por lo que no son las mascotas más adecuadas para aquellos que deban ausentarse por largas temporadas.

Suelen hacer de las suyas si se aburren o se sienten desatendidos. Tenlo en cuenta. Son muy inteligentes, aprenden rápido siempre que no se les reprenda, ya que pueden llegar a ser muy obstinados y susceptibles. Comparten con los siameses su capacidad comunicativa. Disponen de un maullido para expresar cada emoción.

Cuidados que requiere el gato oriental de pelo corto

Que su pelo sea corto no significa que no necesite ser cepillado. Deberás hacerlo una vez por semana para evitar los nudos y la ingesta de bolas de pelo muerto. Si lo prefieres, puedes pasarle una gamuza humedecida para mantener su manto brillante y lustroso. La rutina del aseo es bien recibida por estos mininos. Te lo pondrá fácil.

La actividad física a diario y una dieta variada, y en su justa medida, contribuirán a mantenerlo en su peso. Sus finas patas no están diseñadas para soportar un cuerpo obeso, sus articulaciones no tardarían en comenzar a flaquear. Por tanto, prima las proteínas sobre los carbohidratos y varía su dieta introduciendo, en ocasiones, comida casera o húmeda.

Sus grandes orejas suelen acumular mucho cerumen. Por ello, una vez por semana deberás limpiarlas utilizando un tisú empapado en suero fisiológico o en agua. Asegúrate de que no dejas ningún resto de humedad en el interior de sus orejas, ya que serían más susceptibles a desarrollar infecciones.

Salud del oriental de pelo corto

No existen patologías reseñables en esta raza a excepción del estrabismo. Se trata de una afección hereditaria que altera el nervio óptico, pero que no interfiere en la calidad de la visión. Sin embargo, reclama el seguimiento veterinario para descartar complicaciones que sí podrían mermar la agudeza visual del animal.

Historia de la raza y datos curiosos

En las minas de Ayudhia se hallaron representaciones de estos gatos junto a un manuscrito, El Poema del gato, que nos hacen comprender su arraigo en Tailandia, donde son animal nacional. A partir de 1950 criadores británicos los trajeron a Europa para crear mininos siameses de otros colores y patrones, al margen del típico point del siamés.

Fueron varios los criadores y genetistas británicos los que se dedicaron a cruzar siameses con otras razas como American shorthair, British shorthair y abisinios. El resultado fue inmejorable. En 1977 la raza obtuvo el reconocimiento oficial.

De acuerdo con un reciente estudio la mitad de los gatos tailandeses son monocolor o bicolor. Un pequeño porcentaje, en torno al 15-20 %, presenta el patrón point del siamés, que es tan valorado en Occidente. El matrimonio formado por Peter y Vicky Markstein fue el responsable de la introducción del oriental de pelo corto en EE.UU. en 1972.