gato-italiano

Esta raza corresponde a felinos de silueta atlética y mirada dulce. Pese a proceder de la isla de Ceilán, la actual Sri Lanka al sureste de la India, es muy popular en Italia y, de hecho, entre sus múltiples denominaciones se le conoce como gato italiano, además de como gatto di Ceylon o gato de Sri Lanka.

Alcanza su tamaño como adulto al año de edad y se caracteriza por sus grandes orejas, su patrón atigrado punteado y su cola corta. Son mininos muy amistosos y sociables que no dudarán en cazar si tienen acceso al exterior. En su Sri Lanka natal simbolizan la buena suerte, ya que el patrón tabby de su cabeza recuerda a un cobra y esta consagra a Buda.

Características físicas del gato Ceilán

Su complexión es menuda, pero musculosa. Sus patas son largas y delgadas permitiéndoles trepar y saltar con gran agilidad. Las patas traseras son algo más largas que las delanteras. El ángulo que forman las patas traseras es pronunciado. Los machos llegan a los 30-35 centímetros de estatura y las hembras a los 25-30 centímetros.

icono-mundo25Origen Asia (Sri Lanka)
icono-gato25Tamaño mediano
icono-peso25Peso de 4 a 6 kg machos y de 3 a 5 kg hembras
icono-peine25Pelo corto, denso, fino y muy suave. Pese a que el color más frecuente es el ceniza, también existen ejemplares de manto negro, azul, rojo o crema. Las marcas claras del vientre sobre un fondo dorado son fácilmente apreciables
icono-cabeza-gato-25Cabeza pequeña y con las mejillas redondeadas
icono-orejas-25Orejas grandes, de base ancha y punta redondeada, muestran unas características manchas claras en su dorso
icono-ojo-25Ojos grandes, almendrados y en tonos verde o amarillo
icono-cola-25Cola corta, se afina hacia la punta, que es redondeada
icono-longevidad-25Longevidad estimada de 14 a 16 años
icono-casa-25Dificultad para cuidarlo baja

 

gato-ceilán-sobre-una-piedra

Carácter y comportamiento del gato Ceilán

Estos mininos son muy sociables y extrovertidos, no temen a los desconocidos y despliegan toda su ternura para dejarse querer por su familia humana. Aceptan de buen grado la compañía, pero no se estresan si deben permanecer solos por un tiempo. Se llevan bien con los niños de corta edad y con otros animales.

Se adaptan con facilidad a la vida tanto en pequeños espacios como en casas con jardín. Si tienen acceso al exterior no ha de extrañarte que regresen con una presa en su boca. Son gatos activos y juguetones, pero no con una intensidad tan frenética como otras razas asiáticas como, por ejemplo, el siamés.

Cuidados que requiere el gato Ceilán

Su pelo carece de subcapa, por lo que apenas lo pierde ni se le forman nudos. Sin embargo, para minimizar la inevitable ingesta de pelo muerto reclama un cepillado semanal empleando un cepillo de cerdas cortas y flexibles. La higiene de dientes, ojos y orejas es en esta raza una rutina necesaria, al igual que en el resto de razas. Deberá ser semanal.

La provisión de una dieta rica en proteínas resulta indispensable para el desarrollo y óptimo mantenimiento de estos gatos. De la calidad y variedad de su alimentación dependerá el buen estado de sus huesos, músculos y articulaciones, así como el brillo de su manto. Igualmente, es necesario cortar sus uñas periódicamente.

Salud del gato Ceilán

Por lo general, estos felinos gozan de buena salud y no se les conocen enfermedades congénitas asociadas. Si no se les higienizan las orejas o no se les cepillan los dientes con regularidad las infecciones y las enfermedades periodontales no tardarán en hacer acto de presencia.

A su vez, si tienen acceso al exterior resulta conveniente vacunarlos frente a patologías infecciosas como la rinotraqueitis viral felina, la rabia, el tifus o la leucosis. Acudir a las revisiones veterinarias semestrales para vacunarlos y desparasitarlos es una buena práctica que además nos permitirá poner remedio a tiempo a posibles eventualidades.

Historia de la raza y datos curiosos

La génesis de los Ceilán nos remonta al año 1984 cuando el doctor italiano Paolo Pellegatta quedó prendado de la belleza de estos mininos de marcas tabby en la cabeza, en el cuello, en las patas y en la cola y se trajo un ejemplar a su casa de Milán. Pronto alcanzó gran aceptación en el país alpino y en 1988 se creó el Club de Amigos del Gatto di Celylon.

Existen pocos ejemplares en el mundo, todos ellos concentrados en Italia y Francia. Es una raza aún poco conocida. En la actualidad, está inmersa en un proceso de selección y cría para consolidar los rasgos. Fue reconocida por The International Cat Association (TICA) en 1993. Como curiosidad, ¿sabes que adoran comer la pulpa del coco?

Pese a que el patrón de su cabeza es atigrado, en el resto del cuerpo hallamos alternancia de bandas claras con otras más oscuras. En el patrón chaus no existen tales marcas mientras que en el patrón bendota se aprecian marcas en la cabeza, en la cola y en las patas.