gato-Chinchilla

Los Chinchilla son considerados una variante de la raza Persa. Sin embargo, para algunos especialistas en cría de felinos es per se una raza diferenciada. En Gran Bretaña, por ejemplo, está reconocida desde el año 1901. Es evidente su similitud con los persas, aunque existen algunos rasgos físicos y de carácter que los distinguen.

Su estructura ósea es más pequeña y fina que la del persa, y se muestran más activos y sociables que sus congéneres. La realeza británica tuvo mucho que ver en su popularización en Europa, siendo en la actualidad una de las razas más valoradas y solicitadas. No obstante, no son fáciles de conseguir y su precio es muy elevado.

Características físicas del gato Chinchilla

Su cuerpo es robusto y compacto, sus patas cortas y anchas y su hocico corto, aunque no tan chato como el del persa. Los bordes de sus ojos, nariz y boca están delineados en negro o azul y su patrón es el atigrado plateado, aunque resulta muy sutil. Las hembras miden de 22 a 25 centímetros de estatura y los machos de 23 a 25 centímetros.

icono-mundo25Origen Europa (Reino Unido)
icono-gato25Tamaño mediano
icono-peso25Peso de 4 a 7 kg machos y de 3 a 6 kg hembras
icono-peine25Pelo largo, grueso, denso y muy suave. Posee una subcapa interna que lo dota de gran volumen. Su aspecto es muy pomposo. Existen dos subtipos: el Chinchilla Silver y el Golden. En el primero, el manto es blanco y las puntas plateadas. En el Golden el manto puede ser dorado, amarillo, ocre o marrón claro con la punta de la cola negra
icono-cabeza-gato-25Cabeza ancha y redondeada
icono-orejas-25Orejas pequeñas, bien separadas entre sí y más alargadas que las del persa
icono-ojo-25Ojos más grandes que los del persa y de color azul, verde o de la combinación de ambos
icono-cola-25Cola corta y muy poblada
icono-longevidad-25Longevidad estimada de 12 a 18 años
icono-casa-25Dificultad para cuidarlo media

 

gato-de-raza-persa-chinchilla

Carácter y comportamiento del gato Chinchilla

Estos mininos son muy dulces y caprichosos. Les encanta ser el centro de atención y solo te obsequiarán con su compañía cuando les apetezca. Son algo más activos y extrovertidos que los persas, pero no les agrada que los cojas en brazos. Deberás acostumbrarlo desde cachorro. No toleran pasar tiempo solos ni hacen buenas migas con los niños pequeños.

Sin embargo, son una mascota idónea para las personas de avanzada edad o para las familias sin niños de corta edad. Poseen un fuerte instinto cazador y disfrutan sobremanera de los paseos en el exterior durante el invierno. Son gatos a los que les gusta el frío y la exploración al aire libre.

Cuidados que requiere el gato Chinchilla

Su pelo largo se enreda con facilidad. Por tanto, exige un cuidado diario cepillándolo todos los días con un cepillo de cerdas largas y separadas. Los baños periódicos, así como los cortes de pelo facilitarán el mantenimiento de su manto en perfecto estado. Dada la largura de su pelo es frecuente que algunos excrementos queden adheridos en él.

Al igual que los persas, son usuales las manchas ocres o marrones en torno a sus ojos. Deberás limpiárselos a diario para prevenir las infecciones. La higiene de orejas y boca también debe ser habitual, en este caso bastará con que lo hagas una vez por semana. Cuida su dieta ofreciéndole alimento de calidad, variado y racionado.

Por su morfología son propensos a desarrollar obesidad, si comen más de lo que necesitan y no se ejercitan a diario. Provéele de suficientes juguetes y estímulos que le inciten a moverse a diario. Los juguetes que apelan a su instinto cazador resultan muy adecuados.

Salud del Chinchilla

Además de los tricobezoares que comparten con todas las razas de pelo largo, el 40 % de los Chinchilla padecen poliquistosis renal. Los sacos de agua o tumores conducen a la insuficiencia renal. A su vez, existen otras patologías asociadas a esta raza que deberías conocer. Son las que siguen:

  • Cistitis idiopática. Se trata de la inflamación de la vejiga que suele ser más habitual en los machos castrados.
  • Listiasis urinaria o cálculos renales. También más presente entre los machos y en los felinos esterilizados.
  • Carcinoma. Es el cáncer de la piel de la cabeza o del cuello.
  • Miocardiopatía hipertrófica. El engrosamiento del ventrículo izquierdo puede poner en riesgo la supervivencia del minino.
  • Atrofia progresiva de la retina. Comporta la pérdida irreversible de la vista.
  • Necrosis de la cornea.
  • Entropión. Es la doblez que se produce en el borde del párpado hacia adentro.
  • Epífora idiopática o alteración en la secreción de las lágrimas.
  • Tiña. Cursa nódulos ulcerados en la espalda o en la base de la cola.

Historia de la raza y datos curiosos

Su origen se remonta al año 1882 cuando una criadora británica cruzó una gato persa azul con una gata callejera de origen desconocido. Su cría Chinnie es considerada el primer ejemplar de esta raza y su nieto el primer macho de Chinchilla. La sobrina de la reina Victoria quedó prendada de su belleza y contribuyó a su extensión por el continente.

Estos felinos fueron rápidamente asociados a un status social elevado. Tras la Segunda Guerra Mundial estuvieron al borde de la extinción. En la actualidad son muy codiciados, pero existen pocos ejemplares. Como curiosidad, el Persa cameo es una raza reconocida en EE.UU., pero en España, por ejemplo, es calificada como un subtipo del Chinchilla.

El manto de estos mininos tiene la base plateada o marfil y una octava parte de cada pelo es de color rojo. Este tipping se percibe mejor en la punta de dos dedos y en el contorno de su nariz rosada. En definitiva, el Chinchilla es una de las razas de gatos más antiguas creadas por el hombre para lograr un color concreto. En su origen su pelo era más oscuro.