gato-balinés

El balinés es un gato de líneas armoniosas que conquista por su agilidad y sus movimientos gráciles. Fruto del cruce del siamés con otras razas de pelo largo, como el Angora turco, ha heredado el patrón point y esos ojos azul intenso que nos cautivan del siamés. De hecho, a los primeros ejemplares se les denominó siameses de pelo largo.

A los criadores de siamés no les agradó. Entonces, una de las creadoras de esta raza, Helen Smith, optó por el nombre de balinés, ya que estos gatos le evocaban la elegancia y las líneas estilizadas de los bailarines de Bali. Son gatos activos e inteligentes que disfrutan de la compañía, con independencia de que esta proceda de humanos o de otros animales.

Características del gato balinés

Esta raza corresponde a felinos esbeltos, pero musculosos. Su cuerpo es alargado, al igual que sus patas y su nariz. Llaman la atención por la largura de su pelo en el abdomen, en las patas y en la cola, lo cual los dota de gran elegancia. Alcanzan los 15-17,7 centímetros de altura en la edad adulta.

icono-mundo25Origen América (EE.UU.)
icono-gato25Tamaño mediano
icono-peso25Peso de 6 kg aprox. en machos y de 4 a 5,5 kg en hembras
icono-peine25Pelo semilargo, muy abundante, fino y suave. Carece de capa interna y comparte con el siamés su patrón point, es decir, son más oscuras sus patas, su cola, su cara y sus orejas. Se aceptan los colores gris claro, azul, chocolate, lila, rojo, crema y seal. Siempre se trata de tonos sólidos con manchas sólidas o tabby
icono-cabeza-gato-25Cabeza de tamaño mediano, triangular y alargada, algo a lo que contribuye su esbelto cuello
icono-orejas-25Orejas grandes y puntiagudas
icono-ojo-25Ojos ligeramente inclinados, almendrados y de un azul intenso
icono-cola-25Cola larga, muy poblada y afinada hacia la punta
icono-longevidad-25Longevidad estimada de 8 a 13 años
icono-casa-25Dificultad para cuidarlo baja

 

gato-balinés-sentado-sobre-una-mesa

Carácter y comportamiento del gato balinés

Estos mininos son excelentes trepadores y saltadores, por lo que agradecen contar con acceso al exterior, así como con árboles para gatos o gimnasios de distintas alturas. Son activos y cariñosos, pero no en exceso. Prefieren dedicar su atención a su humano favorito y mostrarse algo indiferentes con el resto de la familia.

Se llevan bien con los niños y agradecen sobremanera la compañía de otros animales. Al igual que el siamés es una raza muy vocal y comunicativa que no dudará en reclamar tu atención con su voz suave y melodiosa. Les encanta captar todas las miradas y aprenden rápido, siempre que se les adiestre con cariño y refuerzo positivo.

Cuidados que requiere el balinés

Su pelo semilargo es muy fino y aunque no tiende a enredarse conviene bañarlo cada mes y medio, aproximadamente, para mantenerlo en perfectas condiciones. Para ello, deberás emplear un champú específico para gatos de pelo largo. Cepíllalo, como mínimo, 3 o 4 veces por semana a fin de prevenir la ingesta de bolas de pelo muerto.

Los balineses tienen unos huesos finos que los vuelven propensos a la obesidad si no se ejercitan a diario y descuidan su alimentación. En este sentido, te recomendamos proporcionarle una dieta mixta, elaborada alternando pienso seco y comida húmeda a base de patés o recetas caseras, y racionársela en 2 tomas a lo largo del día.

Salud del gato balinés

Se ha constatado que esta raza presenta cierta predisposición a desarrollar diversas enfermedades oftalmológicas. Nos referimos al estrabismo, que sucede como consecuencia de la alteración del nervio óptico, y al nistagma que consiste en la repetición involuntaria de movimientos rápidos del ojo hacia delante y hacia atrás.

Pese a la incomodidad que ambos provocan al mermar la calidad de la visión del animal son fácilmente tratables mediante farmacoterapia. No obstante, siempre se debe acudir al veterinario para descartar que el nistagma ha sido desencadenado por otra afección subyacente.

Historia de la raza y datos curiosos

Estos felinos nacieron en la década de los 40 en EE.UU., entre Nueva York y California. Sus creadoras, Helen Smith y Marion Dorsey pretendían conseguir un gato con las características identificadoras del siamés, pero con un pelo más abundante y largo. Para ello, recurrieron al cruce de siameses con razas de pelo largo, como el Angora.

En 1960 obtuvo el reconocimiento como raza en EE.UU. En Europa sucedió décadas más tarde, en 1983. Como curiosidad, merece tu atención que los primeros ejemplares lucían un pelo y una estructura ósea más gruesa. Mediante la selección implementada en sus programas cría consiguieron afinarlos hasta obtener los ejemplares actuales.

Existe una hipótesis que ubica su génesis en el resultado de un mutación genética natural. Sin embargo, no parece tener excesiva consistencia científica. Sea como fuere, el balinés es un gato de porte esbelto y elegante, cuyo curioso manto no deja indiferente a nadie. ¿Estás de acuerdo?