gato-con-los-ojos-de-diferente-color

Azules, verdes, ámbar… los ojos de los gatos adquieren las tonalidades más diversas en intensidades más propias de las piedras preciosas. De hecho, quizás sean uno de los atributos que más nos atraen de su anatomía a los amantes de los felinos. Sin embargo, son muchas las curiosidades sobre los ojos de los gatos que probablemente desconozcas.

En esta entrada descubrirás si es cierto que los mininos pueden ver en la oscuridad, si aprecian los colores como nosotros o qué importancia tienen para ellos, por ejemplo, para disuadir a otros gatos de invadir su territorio. Aspectos que te ayudarán a conocer y a amar aún más, si cabe, a estos preciosos compañeros de vida. ¿Nos acompañas?

8 Revelaciones de impacto sobre los ojos de los gatos

Reza el dicho que los ojos son el reflejo del alma y los felinos no escapan a esta verdad. Sus ojos pueden intimidar, expresar bienestar o enfado, pero también les sirven para desenvolverse en la oscuridad y cazar. Su naturaleza los dota de más bastones y conos en la retina que nosotros para ajustar su modus operandi a condiciones de poca luminosidad.

gato-de-ojos-verdes

¿Los gatos ven en la oscuridad?

Este es un mito que muchos toman como cierto. Aunque ven con mayor nitidez de noche que de día no podemos afirmar que vean en plena oscuridad. Lo que sucede es que sus grandes ojos cuentan con una córnea convexa, esto unido a la capacidad de sus pupilas de dilatarse posibilita que con una mínima entrada de luz un gato pueda ver en la oscuridad.

¿Sabes que los gatos son los mamíferos con los ojos más grandes que existen en proporción con el resto de su cuerpo? Por contra, con una cantidad de luz que nosotros podemos tolerar con facilidad ellos llegan a deslumbrarse, porque las células sensibles a la luz de sus retinas tienen más bastones que las nuestras.

Su rol genético

¿Sabes que los ojos de los gatos están íntimamente vinculados a su carga genética? Tanto es así que el gen himalayo que hace que un minino tenga el pelo corto y los ojos azules o que presente, por ejemplo, el patrón point de los siameses es recesivo: si ambos progenitores lo tienen sus crías replicarán estas características físicas.

Igualmente, el gen W que posibilita que un minino tenga el manto blanco y los ojos azules porta información relacionada con la sordera. Por tanto, en función de si ambos ojos son azules o de otro color existirá una mayor o menor predisposición a presentar sordera o a que esta sea más o menos intensa.

Una extensión de su lenguaje corporal

Al igual que la posición de las orejas o los movimientos de la cola, los ojos de los mininos nos revelan si está amenazado, relajado o concentrado. Deberás fijarte en la apertura de sus párpados y en la dilatación de sus pupilas. Si está muy concentrado o enojado sus pupilas estarán tan dilatadas que se reducirán a su mínima expresión, a una línea recta.

Si mantienen la mirada fija en el tiempo están tratando de dejar patente su control y hegemonía sobre el territorio que consideran de su propiedad para advertir a sus congéneres de que no lo invadan. De lo contrario, deberán atenerse a sus consecuencias.

Si, por el contrario, sus ojos están muy abiertos y las pupilas no están dilatadas será indicativo de que el felino se encuentra contento y relajado. Sus orejas permanecerán erguidas y su cola posada o realizando movimientos lentos de izquierda a derecha en horizontal.

Nacen con los ojos azules

Los gatos nacen ciegos y con los ojos cerrados. A los 5-10 días de nacer abren los ojos, que son de color azul. Su visión en este estadio es borrosa como consecuencia de la falta de maduración del iris y de la córnea. Dicha maduración es alcanzada a los 3 meses de edad, cuando el gato presenta su color de ojos definitivo y una agudeza visual completa.

No necesitan pestañas

A diferencia de los humanos, los felinos carecen de pestañas, ya que no las necesitan para lubricar sus ojos. Su tercer párpado, una membrana que recubre cada globo ocular, desempeña a la perfección este cometido.

¿Ven en blanco y negro?

Aunque no aprecian los colores con la misma nitidez que nosotros, se sabe que los gatos aprecian las escalas de color verde y azul, así como tonos los amarillos. Sin embargo, no son capaces de visualizar los colores brillantes o los saturados. Esto es debido a que cuentan con un menor número de células discriminantes de los colores.

200 grados, pero sin visión lateral

Su campo de visión es más amplio que el nuestro, 200 grados frente a nuestros 180 grados. Sin embargo, cuando un gato está cazando su visión se torna selectiva y se desentiende de lo que sucede a su alrededor. Por ello, no ha de extrañarte que si tu mascota está enfrascada en alguna tarea no te haga caso. Sencillamente no te ha visto.

Se les resisten los movimientos lentos

Su instinto cazador condiciona su capacidad para procesar los movimientos lentos. Por este motivo, se les da mejor captar los movimientos rápidos y disfrutan con los juguetes que portan luces y se mueven rápido. De hecho, los especialistas recomiendan la introducción de este tipo de juguetes para ayudarles a desarrollar la agudeza visual.

Como ves, los ojos de los gatos encierran muchas curiosidades que nos hacen comprender el valor que tienen para su supervivencia. De hecho, la esperanza de vida entre los mininos callejeros que han perdido algún ojo en una pelea desciende drásticamente. Al carecer de reflejos son pasto fácil de los atropellos.