Cómo vaciar las glándulas anales de un gato

0

Las glándulas anales son unos pequeños órganos que se localizan a ambos lados del ano. Por lo general nos pasan desapercibidas pero, en ocasiones, pueden obstruirse o infectarse, causando problemas a nuestro gato.

Te explicamos que son estas glándulas, cómo encontrarlas y cómo vaciarlas de forma manual si fuera necesario para evitar molestias a nuestro gato.

¿Qué son las glándulas anales?

También conocidas como sacos anales, son formaciones del tamaño aproximado de una canica que se localizan bajo la piel a ambos lados del ano. Segregan un líquido con mal olor, espeso y marrón que, en ocasiones normales, sale al exterior con las heces. De efecto lubricante, su olor es distintivo de cada individuo y lo utilizan como medio de comunicación.

Un problema en la eliminación de esta secreción le va a causar al gato dolor, picor y estreñimiento, porque va a resistirse a defecar en un intento de evitar las molestias. Si el animal sufre episodios recurrentes tendremos que vaciar los sacos periódicamente. Esto sucede sobre todo en los gatos de más edad.

gato-enseñando-las-glándulas-anales

¿Por qué fallan las glándulas anales?

Hay algunos factores que van a predisponer a que las glándulas no se vacíen eficazmente. Destacan los siguientes:

  • Unas heces demasiado pequeñas, blandas o diarreicas no van a conseguir comprimirlas a su salida. Habría que averiguar qué es lo que ocasiona estas deposiciones. Puede ser una dieta inadecuada, parásitos en el tracto, enfermedad inflamatoria intestinal (IBD), etc.
  • Un problema anatómico que afecte al conducto de salida de la propia glándula, como puede ser un estrechamiento, dificulta la evacuación del líquido.
  • Una secreción muy espesa puede no conseguir fluir al obstruir el orificio de salida.
  • Si el esfínter anal tampoco ejerce una presión suficiente, el líquido no saldrá.

Cómo identificar un problema en las glándulas anales

El acúmulo de líquido en los sacos o su infección causa molestias al gato, como son:

  • Lamido de la zona.
  • Arrastre del ano por el suelo.
  • Ausencia de deposiciones.
  • Estreñimiento.
  • Dolor al defecar.
  • Mal olor.
  • Enrojecimiento o inflamación de la zona anal.
  • Si se forma un absceso y se abre, veremos pus manchando el pelaje alrededor. Esta secreción tendrá muy mal olor.
  • Cuando hay una infección el gato presentará fiebre y malestar general.

gato-lamiendose-el-ano

La obstrucción de las glándulas anales en gatos

Se dice que estas glándulas están impactadas cuando su secreción no consigue salir al exterior y, por lo tanto, se acumula dentro, aumentándolas de tamaño. Una impactación puede llegar a infectarse, por eso es tan importante tratarla a tiempo y acudir rápido al veterinario.

Suele resolverse vaciando manualmente las glándulas. Es un procedimiento sencillo que nos puede enseñar a hacer nuestro veterinario pero, en estos casos, mejor que sea él quien lo realice, ya que el gato estará muy molesto. También es importante que le ofrezcamos al gato una dieta rica en fibra. Nunca le administraremos laxantes si prescripción veterinaria.

Infección en las glándulas anales de nuestro minino

También conocida como saculitis, la base de esta inflamación es una onstrucción. Una infección puede terminar formando un absceso. El tratamiento va a requerir, además del vaciado manual, la prescripción de antibióticos que podrán administrarse por vía tópica, es decir, directamente en la zona, o sistémica, dando medicación oral.

Puede apreciarse una inflamación, que será dolorosa, en uno o los dos lados del ano. La aplicación directa de compresas sobre el área afectada un par de veces al día ayuda a aliviar las molestias.

Los abscesos de las glándulas anales

Los abscesos son acumulaciones de pus que se encapsulan bajo la piel. Van a dar fiebre. Generalmente suceden tras formarse una impactación y una infección. Algunos se abren solos, eliminando el pus, pero en el resto de casos será el veterinario quien tenga que drenarlos. La piel alrededor se verá roja o morada.

En este caso no funciona el vaciado manual. El absceso puede abrirse hacia el interior, formando lo que se denomina una fístula, que complica el cuadro y dificulta su curación. El tratamiento comprende desinfección, antibióticos y antiinflamatorios. Si el gato sufre recaídas será recomendable extirpar las glándulas, lo que se conoce con el nombre de saculectomía.

Cómo vaciar las glándulas anales de nuestro gato paso a paso

Lo cierto es que explicarlo puede ser algo confuso, así que nada mejor que un vídeo donde puedes ver cómo se hace de forma sencilla. Recuerda, si tu gato es arisco o no se deja, es mejor que lo haga un veterinario una vez lo haya sedado un poquito.

Los tumores en las glándulas anales

Un tumor en la zona anal puede crecer hasta comprimir y dificultar el vaciado de las glándulas anales. En estos casos se realiza una biopsia para confirmar el diagnóstico. También se comprueba si hay o no metástasis. Suele recurrirse a la cirugía para extirpar el cáncer, independientemente de que este sea benigno o maligno.

Cómo prevenir problemas en las glándulas anales

Para evitar impactaciones que den lugar a infecciones o abscesos debemos tener en cuenta las siguientes recomendaciones:

  • Proporcionarle al gato una dieta equilibrada que le ayude a conformar sus deposiciones. Para ello debe incluir la cantidad suficiente de fibra.
  • Mantener sus desparasitaciones al día.
  • Debemos tratar cualquier causa que pueda predisponer a la formación de heces blandas como la enfermedad inflamatoria intestinal, las alergias o las intolerancias alimentarias, etc.- Control del peso.
  • Si nuestro gato ha tenido algún problema con las glándulas debemos revisar la zona periódicamente para detectar rápido cualquier signo de impactación o infección.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí