Problemas del comportamiento

Cómo tranquilizar a un gato por la noche

 
Eduarda Piamore
Por Eduarda Piamore, Técnica en psicología, educación y adiestramiento felino y canino. 29 marzo 2023
Cómo tranquilizar a un gato por la noche

Si tu gato no para de maullar, llorar o quiere jugar durante la madrugada, probablemente estés teniendo dificultades para conciliar el sueño y, quizás, ya tengas algunas quejas de los vecinos, además de que seguramente no paren de rondarte por la cabeza típicas dudas como "por qué mi gato está inquieto por la noche" o "por qué mi gato maúlla por la noche y no me deja dormir". Si es así, ¡atento! Has llegado al sitio perfecto, pues en este artículo de SoyUnGato te contaremos cómo tranquilizar a un gato por la noche sin la necesidad usar medicamentos o métodos contraproducentes. Ya te adelantamos que son técnicas que requieren tu atención por encima de otros aspectos. Por ejemplo, para calmar a un gato por la noche tendremos que fijarnos en si gasta energía a lo largo del día, si adquiere alguna postura que pueda indicar dolor o si está sufriendo estrés. ¡Sigue leyendo para averiguar más sobre cómo hacer que mi gato duerma toda la noche!

También te puede interesar: Por qué mi gato me despierta por la noche
Índice
  1. Por qué mi gato está inquieto por la noche
  2. Pasos para tranquilizar a mi gato por la noche
  3. Qué hacer si mi gato no se calma de noche

Por qué mi gato está inquieto por la noche

Antes de meternos de lleno con los consejos para calmar a un gato por las noches, es importante aclarar que, al contrario de lo que muchos creen, los gatos no son del todo animales nocturnos pero sí son animales crepusculares. En la práctica, esto significa que se muestran más activos justo al amanecer y al atardecer, por lo que es natural que tu gato te despierte temprano a la mañana para pedirte algo, como puede ser jugar o alimentarse.

No obstante, los hábitos crepusculares no suelen ser la razón por la que un gato no duerme por las noches ni deja dormir a sus tutores. Es por esto que queremos dedicar este primer apartado a contarte cuáles son los reales y principales factores que influyen en este comportamiento.

Estrés o aburrimiento

Una rutina sedentaria y un ambiente empobrecido son dos factores interrelacionados que, con frecuencia, terminan explicando por qué un gato no duerme por las noches. Básicamente, si tu gato no tiene un ambiente enriquecido donde pueda ejercitarse y entretenerse durante el día, acabará acumulando mucha energía y se mostrará más activo en las noches.

Si, además, tu gato se queda solo durante muchas horas en este ambiente empobrecido, probablemente demandará mucha atención de tu parte cuando regreses al hogar. La consecuencia más obvia es que tanto tu felino como tu tendréis serias dificultades para disfrutar de un buen descanso.

También vale la pena recordar que estos factores son una de las principales causas de estrés en los gatos, un problema cada vez más frecuente que impacta muy negativamente en su comportamiento y salud. Por ende, la mejor medida preventiva para evitar que tu gato esté inquieto por las noches y que desarrolle una serie de alteraciones de conducta porque está estresado es invertir en un buen enriquecimiento ambiental.

Incomodidad

Otra razón por la que tu gato puede tener dificultades para dormir y acabe despertándote por las noches es que su zona de descanso no le proporciona la seguridad y el confort necesarios para que disfrute de un buen descanso. Por ejemplo, si tu gato siempre quiere dormir contigo o en tu cama, esta puede ser una señal de que no logra conciliar el sueño adecuadamente en su propia cama (además de que, lógicamente, ¡le agrada estar contigo!).

Y, ¿qué hacer si este es el problema? Bueno, lo primero será revisar si la cama de tu gato tiene un tamaño adecuado y si sus características son compatibles con las necesidades y preferencias de tu gato. Por ejemplo, una cama con un relleno muy ligero puede hacer que tu gato tenga frío durante el invierno y busque un sitio más calentito para poder dormir bien. En Soy un Gato, te contamos Cuáles son las mejores camas para gatos y te ayudamos a elegir la más recomendable para tu compañero felino.

En segundo lugar, deberías revisar la ubicación de la cama y de la zona de descanso de tu felino. Por lo general, los gatos prefieren dormir en sitios más altos, y no directamente en el suelo, pues así se sienten más protegidos de cualquier amenaza que pueda surgir en su entorno. Entonces, siempre es una buena idea elevar la cama de tu gato. También puedes evaluar la viabilidad de instalar plataformas o estantes que sirvan como una “segunda alternativa” a la cama principal, y donde tu minino pueda disfrutar de unas buenas siestas.

Otro aspecto muy importante es que la zona de descanso no debe estar muy próxima de las zonas de alimentación y de eliminación, pues si tu gato percibe residuos acumulados o malos olores cerca de su cama, lo más probable es que la rechace.

Hambre

Si tu gato suele despertarte durante la madrugada maullando intensamente, es posible que quiera pedirte algo que realmente necesita, como puede ser alimentarse. Obviamente, esta conducta no se guía por una “mala intención” de interrumpir tu dueño, sino que intenta suplir una necesidad vital para cualquier animal. Y es relativamente fácil descubrir si este es el motivo porque tu gato está inquieto por la noche, porque lo más probable es que se tranquilice luego de que le sirvas su alimento.

Ahora, la cuestión es qué hacer para evitar que esto suceda, ¿cierto? Bueno, la alternativa más sencilla sería replantearte los horarios de alimentación de tu gato para evitar que él tenga hambre durante la noche o la madrugada. Entonces, sencillamente puedes darle de comer en las últimas horas de la tarde o en las primeras horas de la noche. También hay tutores que prefieren usar un dispensador de comida automático.

Adaptación al nuevo hogar

Si recientemente has adoptado a un gato o si te has mudado con tu felino “de siempre”, las dificultades para dormir pueden estar asociadas a la adaptación a su nueva casa, que es un proceso lento y gradual que cada gato atravesará en un tiempo y de una manera distinta.

En las primeras semanas, lo más probable es que tu nuevo compañero se sienta un tanto inseguro o incluso algo confundido respecto de este cambio tan importante en su vida, y necesitará algo de tiempo para acostumbrarse a este nuevo entorno que trae muchos nuevos estímulos para él. Para ayudarte, hemos recompilado una serie de buenas prácticas en el siguiente artículo sobre “¿Cómo mudarse con un gato?”.

Celos

Si compartes tu hogar con uno o más gatos, ya sean machos o hembras, verás que su comportamiento se alterará durante los periodos de celos y ante la percepción de parejas sexualmente receptivas en sus alrededores. Por ejemplo, las conductas sexuales, como el marcaje y los intentos de escape, tienden a acentuarse en estas circunstancias. Si tu gato está inquieto por las noches, puede ser porque quiere salir para aparearse.

Aquí, la medida preventiva más eficiente consiste en castrar a tu gato para “aliviar” o inhibir este tipo de conductas asociados al deseo sexual. Entendemos que a algunos tutores no les agrada esta idea, pero hay que tener en mente que el procedimiento de la castración, más allá de poder volver el carácter de tu gato más dócil, también ayuda a prevenir una serie de enfermedades potencialmente mortales, como los diferentes tipos de cáncer y las infecciones que afectan a los órganos reproductores de los gatos.

Si tienes dudas sobre este procedimiento, recomendamos la siguiente lectura: “Cuándo se puede castrar a un gato”.

Enfermedades

Cuando un gato está enfermo, es muy común que su comportamiento habitual y estado de ánimo cambie, en consecuencia, principalmente por el dolor y/o de síntomas neurológicos provocados por diferentes trastornos o enfermedades. Entonces, si tu gato solía dormir plácidamente por la noche, y de repente empieza a mostrarse más agitado, nervioso o empieza a acudir a tu dormitorio para llamar tu atención, es importante llevarlo al veterinario para descartar cualquier causa patológica.

Estas son las principales razones por las que un gato está inquieto por la noche, pero existen otros factores que pueden cambiar sus hábitos y sus niveles de energía. Para leer más sobre ellos, te recomendamos el siguiente artículo: “¿Por qué mi gato no duerme de noche?”.

Cómo tranquilizar a un gato por la noche - Por qué mi gato está inquieto por la noche

Pasos para tranquilizar a mi gato por la noche

Te habrás dado cuenta de que, mientras explicábamos los principales motivos por que tu gato puede estar ansioso o muy activo por las noches, también compartimos una serie de consejos sobre qué hacer para prevenir y “remediar” la situación en función de su causa.

A continuación vamos a repasar estas medidas y sumar algunas soluciones caseras y seguras para calmar a un gato rápidamente y ayudarlo a recuperar cierto bienestar (además de no perder toda una noche de sueño, ¡pues esto sí que resulta agotador!).

  • Mantén la calma: puede parecer un consejo obvio pero, en la práctica, muchos tutores se alteran y actúan sin pensar cuando se ven privados de un sueño de calidad. Ten en mente que gritar, actuar de forma violenta y perder el control solo va a empeorar la situación y no traerá ningún beneficio ni para tu gato ni para ti.
  • Identifica si hay un problema puntual: bríndale una solución inmediata, aunque pueda ser paliativa. Si tu gato está intranquilo porque quiere o necesita algo puntualmente, suple esta necesidad en el mismo momento y, luego, piensa en una solución a largo plazo en un momento más oportuno y con más calma. Si tu gato tiene hambre, dale de comer; si quiere dormir en tu cama, permítele hacerlo durante esa noche y, en la mañana siguiente, revisa su zona de descanso para ver si allí está el problema; si está muy inquieto y quiere salir para aparearse, trata de desviar su foco de atención para otro recurso o actividad de su interés (juguetes, juegos, comida) y, en el día siguiente y estando tu más tranquilo, consulta con un veterinario sobre los beneficios de la castración; etc.
  • Asegúrate de que tu gato gaste energía durante el día: tu gato necesita cansarse y entretenerse durante el día para tener sueño y ganas de descansar por la noche. Y la mejor manera de garantizar que tu minino mantenga su cuerpo y su mente activos cuando no estés en el hogar, es brindándole un ambiente enriquecido con una buena variedad de juguetes, estímulos y recursos que despierten su curiosidad y “pongan a prueba” sus sentidos y sus instintos, en especial el de caza. Para ayudarte, en SoyUnGato te explicamos en qué consiste el enriquecimiento ambiental para gatos y cómo aplicarlo en tu hogar.
  • Dedica tiempo a estar con tu gato: aún persiste la falsa creencia de que los gatos son seres fríos y tan independientes que pueden estar solos por horas o incluso días sin cualquier problema. Esto no es más que un mito, pues los gatos tienen necesidades cognitivas, emocionales y sociales, por lo que el aislamiento y la soledad pueden impactar muy negativamente en su salud y comportamiento. Tu gato necesita darse cuenta de que lo quieres para quererte y necesita percibir que puede confiar en ti para sentirse plenamente a gusto y seguro en su hogar. Además, si te tomas el tiempo de jugar con tu gato y le presentas juegos de inteligencia, esto contribuirá para que se sienta cansado y quiera disfrutar de una buena noche de sueño sin despertarte porque se siente aburrido o porque necesita moverse y gastar energía.
  • Prueba con la hierba gatera: conocida también como catnip, la hierba gatera es una buena opción natural para enriquecer el ambiente de tu felino, pues suele contribuir para su estimulación cognitiva. Además, muchos gatos experimentan una sensación de relajación casi inmediata al tener contacto con la misma planta o con sprays elaborados con sus principios activos.
  • Tranquilizantes naturales para gatos: hay algunas infusiones de plantas y hierbas naturales que pueden ayudar a calmar a un gato ansioso o hiperactivo, como la manzanilla, la valeriana, la hierba de San Juan y la melisa. También encontrarás algunos productos elaborados con ingredientes naturales que tienen un leve efecto sedante o tranquilizante en los gatos. Un ejemplo son los aceites con CDB y libres de THC que ayudan en el equilibrio del estado anímico y la conciliación del sueño, y que están hechos específicamente para gatos o para gatos y perros. Así mismo, recomendamos consultar sobre esta alternativa de tratamiento con un veterinario de tu confianza.
  • Feromonas sintéticas para gatos: el uso de feromonas sintéticas puede ayudar a un gato a adaptarse en un nuevo hogar, pues difunden un aroma “familiar” que les permite sentirse más seguros en este entorno, previniendo problemas de conducta asociados a la inseguridad y el miedo excesivo. Sin embargo, no todos los gatos reaccionan de la misma manera a este tratamiento, por lo que su empleo siempre debe ser recomendado por un veterinario.
Cómo tranquilizar a un gato por la noche - Pasos para tranquilizar a mi gato por la noche

Qué hacer si mi gato no se calma de noche

Si tras poner en práctica las buenas técnicas que vimos anteriormente tu gato sigue muy inquieto por las noches, o si percibes la aparición de otros problemas de conducta o de síntomas que pueden indicar que tu gato está enfermo, no dudes en acudir a un veterinario para constatar su estado de salud y la necesidad de iniciar un tratamiento.

Y si, una vez descartada cualquier causa patológica, el problema persiste, recomendamos que consultes con un experto en etología felina o un educador de gatos para intentar identificar la causa de este comportamiento y establecer pautas compatibles con las necesidades específicas de tu compañero.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo tranquilizar a un gato por la noche, te recomendamos que entres en nuestra sección de Problemas del comportamiento.

Escribir comentario
Añade una imagen
Haz clic para adjuntar una foto relacionada con tu comentario
¿Qué te ha parecido el artículo?
1 de 3
Cómo tranquilizar a un gato por la noche