Cómo saber la edad de un gato

Si has acogido o adoptado a un gato en tu hogar es muy probable que desconozcas su edad. Este dato te dará una idea de los cuidados que deberás procurarle atendiendo a su etapa vital, ya que las necesidades de un cahorro no son las mismas que las de un gato adulto o en plena vejez.

Por ello, en esta ocasión vamos a ahondar en los detalles morfológicos en los que deberás fijarte para conocer de modo aproximado en qué semana se halla, si se trata de un cachorro, o en que etapa de su madurez está ¿Nos acompañas?

Los dientes, el peso y el tono muscular, muy clarificadores

Existen varios aspectos de la morfología de tu gato en los que puedes reparar para orientarte sobre su edad. Nos referimos a los dientes, a los ojos, a las orejas, al pelo, a su musculatura, a su peso y a sus hábitos.

Los dientes

Si observas la formación y el aspecto de los dientes recabarás mucha información. Al igual que nosotros los humanos, los gatos nacen sin dientes. Unos incipientes incisivos comenzarán a aflorar entre las 2 y las 4 semanas de vida. A las 3 semanas lo harán los caninos. A las 6 semanas, los premolares.

A los 2 meses de vida, el cachorro lucirá las 26 piezas que completan su dentadura de leche, que será reemplazada por la definitiva a partir de los 4 meses. Así, a los 6 meses ya tendrá la dentadura definitiva. Lucirán blancos y brillantes.

Sin embargo, a los 2 años de vida comenzarán a manifestarse los primeros signos del sarro en los dientes posteriores. Se verán amarillentos y opacos. De los 3 a los 5 años, el sarro será evidente en toda la boca, así como el desgaste. De los 5 a 10 años apreciarás que las encías han comenzado a pigmentarse. A partir de los 10 años pueden faltar piezas dentales.

gato-en-su-cama-observando

Los ojos

En la primera semana de vida suelen estar cerrados. A las 2 semanas los abrirá por completo pero las pupilas no se dilatarán. A las 6 semanas de vida se fijará su color de ojos definitivo, ya que al nacer todos los cachorros muestran ojos azules.

A su vez, el iris también te revela información sobre la edad de tu mascota. De hecho, de bebés su iris es liso para ir tornando más irregular a medida que va creciendo. A los 12 años resulta recurrente la atrofia iridal senil. Se trata de una patología en la que los bordes de la pupila son irregulares y se aprecian espacios en el iris, lo que causa visión borrosa.

Igualmente, sabrás que tu felino es anciano si identificas fragmentos opacos en su cristalino. Los gatos también desarrollan cataratas con especial prevalencia en la etapa final de su vida.

El pelo

El pelaje y la piel de tu mascota son otros de los aspectos en los que deberás fijarte, tanto en cuanto a su tacto como a su coloración. Cuando son jóvenes su pelo suele ser denso y corto. De adultos es más fino y suave para pasar a ser espeso y seco en la vejez. En esta etapa afloran las canas, comienza a pigmentarse la nariz y la piel se desescama.

A partir de los 10 años puede padecer hipertiroidismo, una patología que cursa cambios dermatológicos en el animal, así como un crecimiento acelerado de las uñas.

Las orejas

Al nacer, los felinos lo hacen con los canales auditivos cerrados y pegados a la cabeza. Comienzan a abrirse y a despegarse en torno a los 5-8 días del alumbramiento. A las 3 semanas ya estarán completamente erguidas.

cachorro-de-gato

El peso

Siempre que la dieta que se le proporcione sea saludable, que el gato no muestre signos de inapetencia y que todos los días coma la misma cantidad podremos afirmar que desde su nacimiento su peso deberá aumentar en 7 gramos al día. Por lo general, al nacer suelen pesar 100 gramos, en la primera semana de 100 a 150 gramos y en la octava 900 gramos.

Se estima que si no existe ninguna enfermedad ni problemas de desnutrición, cada mes el minino debe ganar 450 gramos de peso. A las 12 semanas de vida debería pesar alrededor de 4,5 kg.

Su tono muscular

Palpar a tu mascota te ayudará a comprobar el estado de su musculatura. Si la notas tonificada te indica que se trata de un gato joven. Los felinos ancianos, entre los 10 y 15 años, comienzan a adelgazar y a perder tono muscular. La piel se descuelga, la musculatura queda flácida y los omóplatos comienzan a sobresalir.

Sus hábitos

En este punto, nuestros amigos de cuatro patas también se asemejan a los humanos. De jóvenes son más activos, tienen un mundo por descubrir y están ansiosos por jugar, explorar e interactuar. Sin embargo, llegados a la etapa adulta comienzan a preferir la vida contemplativa y se vuelven más dominantes y territoriales.

La fase de socialización, también llamada fase de impronta, tiene lugar entre la tercera y la octava semana de vida del gatito. En dicho periodo, comenzará a retar a sus iguales, a marcar su territorio y a mostrarnos su temperamento y sus preferencias. Estas experiencias incidirán en su conducta posterior.

gatito-jugando

¿Qué sucede a partir del año de vida?

Entre el año y los 7 de edad, el gato es adulto. Su carácter se estabiliza y tiene lugar su madurez sexual. En consecuencia, será el momento idóneo para plantearse esterilizarlo o castrarlo.

A partir de los 7-8 años el felino es anciano y será muy probable que hayan hecho acto de presencia una o varias enfermedades (problemas de visión, artrosis o insuficiencia renal, entre otras). Será preciso que le proporciones una dieta específica para gatos mayores, ya que comerá menos, y que sigas todas las pautas que te haya marcado su veterinario.

En definitiva, el método que te hemos expuesto en estas líneas no es una ciencia exacta, pero es el utilizado por los especialistas para tratar de concretar la etapa vital del gato cuya fecha de nacimiento se desconoce. Al margen de su edad, recuerda que no hay mejor medicina que sentirse querido. Tu cariño y atención alimentarán su esperanza de vida.