Cómo cuidar a un gato recién nacido

Tiernos, adorables y muy delicados. Así son los gatitos. Cuidarlos durante sus primeras semanas de vida no es tarea fácil, especialmente si no cuentan con su madre.

Por eso, si te encuentras en esta situación, es importante saber cómo cuidar a un gato recién nacido. Solo así tendrá más probabilidades de sobrevivir hasta que crezca y pueda valerse por sí mismo.

Gatos recién nacidos sin madre ¿Qué cuidados precisan?

Cuando nacen, los gatos no pueden ver ni oír, por lo que son totalmente dependientes. El instinto hace que, en esta etapa, sean las madres las que estimulan a los pequeños con la lengua para que hagan sus necesidades; también les alimentan y les dan calor. Si no cuentan con ella deberemos ser nosotros quienes llevemos a cabo esta función.

Procura ofrecerles un lugar cálido para dormir

Es prioritario brindarles un refugio para que se sientan seguros y protegidos. Puedes utilizar una cesta o una caja y acondicionarla con mantas para que se mantengan calientes. También puedes echar mano de almohadillas térmicas para mascotas o una bolsa de agua caliente envuelta en tela. Procura que la temperatura esté entre los 37 y los 38 grados.

gato-recien-nacido-comiendo

Cuidados básicos en la alimentación

Hasta la tercera semana de vida, los gatitos solo deberían alimentarse de leche. Descartada la materna, la mejor opción es conseguir una fórmula especial para gatitos recién nacidos. Ésta puede adquirirse en veterinarias o en tiendas de productos para mascotas. No les des leche de vaca ni derivados, ya que ello podría causarles problemas digestivos.

La frecuencia ideal de las tomas durante los primeros 15 días de vida del gatito es de dos horas. A partir de la tercera semana puedes espaciarlas cada 3 o 4 horas, según sus necesidades. Utiliza un biberón para alimentarle y asegúrate que beba en posición horizontal, como si estuviera prendido de la teta de su madre. No lo coloques como a un bebé humano, boca arriba, pues corre el riesgo de ahogarse.

La higiene en gatos de corta edad

Al no estar su madre, deberás utilizar un paño húmedo para asearle, utilizando movimientos suaves y cortos que relacionará con los lengüetazos maternos. Cuando termines, asegúrate de que el pelaje queda completamente seco, pues el frío a tan corta edad puede tener consecuencias fatales. Por esto mismo, tampoco debes bañarle sumergiéndole en agua.

De pequeños, los gatos necesitan ayuda para hacer sus necesidades. Para ello coge una toallita humedecida con agua tibia y frota sus genitales después de cada comida. Así te asegurarás de que “va al baño” de manera correcta.

Precaución durante sus primeras semanas de vida

Los cachorros tienen una salud muy frágil durante sus primeros días, por lo que deberás extremas los cuidados para evitar el riesgo de enfermedades. Es fundamental que laves tus manos cada vez que les levantes, especialmente después de tocar o jugar con otros gatos o perros. Asimismo, debes mantener a las crías alejadas de otros animales hasta que estén correctamente vacunadas para evitar posibles contagios.

cachorros-de-gato-con-menos-de-un-año-de-edad

Gatos recién nacidos con madre: preguntas más frecuentes

Si la madre está presente, las cosas serán mucho más sencillas. Sin embargo, también pueden surgirte muchas dudas. ¿Te preguntas cuál es el momento ideal para el destete? ¿O quieres saber cuándo pueden relacionarse con otros felinos? Aquí van algunos consejos:

  1. No los separes antes de tiempo

Los gatitos son muy dependientes al inicio. No es hasta los diez días de vida que comienzan a abrir los ojos, aunque no se animan a alejarse mucho de su madre. Ella les proveerá de comida y les aseará. Es importante no separarles en esta etapa. Solo procura que, tanto la gata como los pequeños, se sientan cómodos y en un ambiente tranquilo.

  1. Confía en la alimentación materna

Lo ideal es que los gatitos se alimenten exclusivamente de leche materna hasta el mes y medio de vida. Es entonces cuando puedes introducir el alimento seco. En un principio será mejor que la comida esté remojada para facilitarles la tarea. Pronto aprenderán a comer y ya no necesitarás hacerlo.

Esta es la época más recomendada para comenzar el destete, separándoles durante el día y dejando que duerman juntos. Los cachorros aprenderán a independizarse poco a poco. Además, su curiosidad comenzará a despertar entre el mes y el mes y medio. También es el momento adecuado para que aprendan a utilizar su caja de arena.

  1. Vacunas y desparasitación en su momento

Una vez que se ha completado el destete, alrededor de los dos meses de vida, deberás desparasitarlos. Además, entre los dos y los cuatro meses deberás inmunizar al gatito con las vacunas necesarias. Desde ese momento ya puede relacionarse con otros felinos y perros. Recuerda que una correcta socialización, tanto con humanos como con otros animales, es fundamental para evitar problemas de conducta a futuro.

En conclusión: las primeras semanas en la vida de un gato son críticas para su desarrollo, especialmente si es huérfano. Si crece en un entorno amigable y pacífico, tanto su educación como su salud se verán fortalecidas. El resultado será un felino mucho más adaptado y por consiguiente, feliz.