Cómo alimentar a un gato con cáncer

En la actualidad, cada vez es más habitual encontrarnos con gatos enfermos de cáncer. Estos pacientes, además del tratamiento veterinario, van a necesitar una calidad de vida en la que la alimentación jugará un papel esencial.

¿Qué es el cáncer?

El cáncer básicamente es un crecimiento anómalo de las células. Estas se van a replicar a una velocidad más elevada de lo que lo hacen de manera habitual las células sanas. De esta forma pueden invadir otros tejidos y trasladarse a diferentes partes del cuerpo, lo que se conoce con el nombre de metástasis.

El cáncer puede ser benigno o maligno y causar sintomatología más o menos grave. En general, los tumores se tratan extirpándolos, si es posible, o con medicación. No todos pueden curarse pero siempre podemos centrarnos en mantener la calidad de vida de nuestro gato.

gato-con-cancer-en-el-veterinario

¿En qué afecta el cáncer a la alimentación del gato?

En principio, un gato con cáncer puede mantener la dieta a la que estaba acostumbrado antes de enfermar. Eso sí, es importante que los alimentos que le ofrezcamos sean de calidad, ya que eso va a contribuir a mejorar su condición física.

El problema es que es habitual que estos gatos se muestren inapetentes. Dejar de comer va a causar complicaciones como la malnutrición, lo que agrava el cuadro. Por lo tanto, en estos y, en general, en cualquier otro gato enfermo, es crucial animarlo a comer y, además, se hace imprescindible que la dieta sea de calidad, incluyendo complementos de alto valor nutritivo.

Si el gato se niega a ingerir alimentos a pesar de todos nuestros intentos tendremos que comunicárselo al veterinario para que inicie la alimentación forzada, utilizando para ello una sonda que se coloca en la nariz o en el esófago.

El cáncer también afecta a la alimentación del gato en el sentido de que su propio crecimiento induce cambios en el metabolismo porque estas células consumen nutrientes a una velocidad mayor que las células sanas.

Un cáncer localizado en la boca que dificulte la deglución o uno en el aparato digestivo que cause síntomas como náuseas o vómitos van a dificultar la ingesta y la absorción de nutrientes. Estos síntomas también pueden aparecer como efectos secundarios de la quimioterapia, que incluso podría alterar los sentidos del olfato y del gusto.

gato-comiendo

¿Cómo debe ser la dieta de un gato con cáncer?

Esta debe basarse en los principios de palatabilidad y alta densidad energética. Esto quiere decir que los alimentos que le ofrezcamos al gato deben ser apetecibles y nutritivos, de forma que, incluso comiendo una pequeña cantidad, consigamos que se mantenga nutrido.

Podemos recurrir a alimentos comerciales secos o húmedos, siempre buscando la mejor calidad que nos sea posible, u optar por una dieta casera supervisada por un profesional. Un veterinario especializado en nutrición nos asegurará que la alimentación escogida es equilibrada, pues no podemos arriesgarnos a ningún déficit nutricional.

gato-con-cancer-inapetente

¿Cómo puedo ayudar a mi gato a comer?

Además de ofrecerle alimentos sabrosos y de calidad, podemos seguir las siguientes recomendaciones para animar al gato a comerlos:

  • Los gatos son muy sensibles a los cambios por lo que, si le presentamos nuevos alimentos, es posible que los rechace. Pero, precisamente por esa sensibilidad, es capaz de relacionar determinado alimento con su malestar, de forma que se negará a comerlo. En estos casos podríamos probar a llenar el plato con algo completamente nuevo.
  • El gato puede desarrollar aversión a un alimento pero, también, al lugar donde se lo hemos dado. Por eso podemos cambiarle el comedero de sitio.Si le damos alguna medicación con la comida también puede acabar generándole aversión.
  • Podemos escoger un alimento diferente solo para administrarle los fármacos.Si conocemos su alimento preferido podemos dárselo. No va a ser saludable que solo coma eso, pero siempre es mejor que ingiera algo a nada.
  • Poco a poco podremos intentar ampliar su menú.La comida húmeda o casera suele resultarles más apetecible que la seca. Si el gato solo acepta el pienso podemos probar a humedecerlo.
  • Presentarle la comida templada ayuda a estimular el olfato y, por tanto, le anima a comer. En cambio, habrá gatos con aversión a esta temperatura que preferirán el alimento frío.
  • Será más fácil que el gato acepte la comida si se la repartimos en varias raciones a lo largo del día.Nunca debemos forzar al gato a comer.
  • Sí podemos probar, en aquellos más enfermos, a incentivarlos administrando papilla con una jeringuilla, sin aguja, en el lateral de la boca, tras el colmillo.
  • La papilla puede hacerse triturando cualquier alimento con un poco de agua o recurriendo a latas comerciales indicadas para la convalecencia.
  • Hay fármacos que nos puede pautar nuestro veterinario con el objetivo de controlar las náuseas, los vómitos y abrir el apetito.
  • Recordemos, por último, que si nada de esto funciona habrá que recurrir al veterinario para que alimente al gato a través de una sonda.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí