gato-ashera

¿Te gustaría disfrutar de la compañía de un manso y cariñoso leopardo? Si es así, los ejemplares de la raza Ashera te conquistarán. No en vano, se trata de la raza felina más grande, y también más cara, del mundo. Su imponente aspecto se debe al cruce de varias especies realizado en un laboratorio estadounidense.

Pese a su porte salvaje son cariñosos y no requieren excesivos cuidados. Eso sí, deberás proveerle de suficiente espacio, de juguetes, rascadores y de una temperatura templada. ¿Sabes que en la edad adulta alcanzan el tamaño de un perro mediano o grande? De ahí que reclamen una mayor cantidad de pienso si los comparamos con el resto de razas.

Características del gato Ashera

Su complexión es robusta pero sus movimientos son delicados y gráciles. En su madurez alcanza el metro y medio de altura y hasta los 15 kg de peso. Existen 4 variedades, siendo la Royal la más escasa, exclusiva y desconocida. Se trata de gatos Ashera de color crema con manchas o rayas negras y naranjas.

icono-mundo25Origen América (EE.UU.)
icono-gato25Tamaño grande
icono-peso25Peso de 12 a 15 kg machos y de 10 a 14 kg hembras
icono-peine25El pelo es corto, muy suave y brillante en tonos crema con manchas más oscuras, presentan un pelaje similar al de un leopardo. Este patrón corresponde a las variedades de gato Ashera común e hipoalergénico, libre de alergias. En el Ashera blanco, o también llamado nevado, su manto es blanquecino y las manchas de un ámbar intenso
icono-cabeza-gato-25Cabeza triangular y proporcionada con respecto al resto del cuerpo
icono-orejas-25Orejas grandes y puntiagudas
icono-ojo-25Ojos almendrados y de color verde o miel
icono-cola-25Cola larga y fina, con un patrón semejante al del resto del cuerpo
icono-longevidad-25Longevidad estimada de 8 a 10 años
icono-casa-25Dificultad para cuidarlo baja

 

gato-ashera-cabeza

Temperamento y comportamiento del gato Ashera

En el plano del temperamento esta raza se distingue por su trato afable y calmado. Son felinos que aceptan de buen grado la compañía de los humanos y la vida sedentaria. Eso sí, deberás socializarlo correctamente desde cachorro para habituarlo al trato con humanos, especialmente si va a convivir con niños.

El Ashera es un gato curioso, muy inteligente y algo solitario que tolera pasar varias horas solo en casa. Pese a su gran tamaño y complexión atlética no demanda una elevada actividad física a diario. Él se encargará de explorar para entretenerse, aunque agradecerá contar con juguetes que estimulen su pensamiento y marquen retos a sus habilidades.

Cuidados que requiere la raza Ashera

Son mininos creados con la idea de facilitar al máximo a sus propietarios su cuidado. Por tanto, será suficiente con que lo cepilles una vez cada semana o cada 10 días. Sus principales exigencias para mantenerse saludable son disponer de espacio para desenvolverse a sus anchas y una dieta variada y de calidad.

De ello, dependerá el buen estado de su hermoso manto. Los juguetes, rascadores y tu cariño completan el resto de cuidados que deberás procurar a estos mininos. Tan solo se crean 100 ejemplares cada año. Junto al animal, el laboratorio te proporciona un certificado de autenticidad, asesoramiento, el microchip y las vacunas del primer año.

¿Cómo es la salud de la raza?

Dado que se trata de una raza creada a principios de este mismo siglo existe un gran desconocimiento sobre las patologías o complicaciones que puede presentar su salud. De hecho, aún continúa bajo observación.

Historia de la raza y datos curiosos

Los Ashera fueron creados en el laboratorio estadounidense Lifestyle Pets, propiedad de Simon Brodie. Antes de lanzarse a la biotécnica y a la inseminación artificial de animales para crear mascotas a la carta, se dedicada a la informática. En 2003 comenzó a cruzar leopardos asiáticos con servales africanos y gatos domésticos comunes.

Pronto se convirtieron en el reclamo favorito de las clases adineradas de EE.UU., ávidas de lo más exclusivo y extravagante. Estos mininos rondan los 17 000-96 000 dólares dependiendo de cuál sea la variedad que elijas. Las listas de espera son interminables. Existe cierta polémica por su enorme parecido con los gatos de la raza Savannah.

De hecho, se dice que su criador, Chris Shrik, descubrió mediante un test de ADN que los Ashera eran en realidad sus Savannah, revendidos con documentación falseada. Ante la revelación del fraude se dice que Simon Brodie tuvo que cerrar su laboratorio Lifestyle Pets, aunque sigue operando desde otra compañía. Una raza de lo más curiosa, ¿verdad?

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí