Alimentos tóxicos para los gatos

Aunque los gatos no suelen comer nada fuera de la alimentación que les ofrecemos, los hay que sí se animan a probar todo lo que dejemos a su alcance, sin ser conscientes del riesgo que corren.

En la alimentación natural de un humano, algo que todos tenemos por casa, existen muchos productos / ingredientes que pueden ser tóxicos e incluso mortales para nuestro gato.

Alcohol

Aunque parece evidente, debemos tener cuidado y no dejar vasos llenos al alcance de nuestro gato o alimentos que contengan alcohol. Estos animales no pueden metabolizarlo. Los síntomas que produce su ingesta se manifiestan rápido e incluyen vómitos, diarrea, dificultades para respirar o temblores. Hay que evitar también los alimentos fermentados.

pescado-crudo

Alimentos crudos

En los alimentos no cocinados pueden encontrarse bacterias que causen enfermedades como la salmonelosis, que también puede afectar a los gatos. Además, la carne cruda puede contener toxoplasmas y el pescado crudo anisakis.

Hay que tener especial cuidado con las vísceras de pescado crudo porque poseen una sustancia capaz de destruir la vitamina B1, causando parálisis o rigidez muscular. Por lo tanto, descartaremos por completo una alimentación basada en estos productos.

Alimentos dulces

No solo el chocolate se desaconseja sino que cualquier producto dulce va a ser peligroso por su alto contenido en azúcar. El metabolismo del gato no puede asimilarlo. Los edulcorantes empleados en sustitución del azúcar, como el xilitol, van a resultar igualmente tóxicos.

Alimentos grasos

Cualquier producto con un elevado nivel de grasas podría resultar peligroso. El beicon o la mantequilla, por ejemplo, están totalmente desaconsejados. Otros como el aguacate no suelen llamar la atención del gato pero sí podrían ingerirlos como parte de los ingredientes de alguna preparación.

Debemos tener especial cuidado, sobre todo con las grasas saturadas. Pueden llegar a provocar pancreatitis y síntomas relativos al sistema gastrointestinal, como los vómitos y la diarrea.

frutos-secos

Cacahuetes y nueces

Una intoxicación por frutos secos afectará al sistema nervioso y muscular y provocará síntomas digestivos como vómitos, diarrea o dolor de abdomen, además de palidez de mucosas, temblores, debilidad o parálisis.

Café

La cafeína es una sustancia que va a resultar tóxica al afectar al sistema neurológico y al cardíaco. El gato estará inquieto, respirará aceleradamente, vomitará, tendrá diarrea e incluso puede convulsionar.

Cebolla y ajo

Estos productos contienen triosulfato que, incluso cocinado, puede causar anemia hemolítica, eso sí, si el gato los ingiere en cantidad considerable o en pequeñas dosis durante un tiempo prolongado.

La anemia hemolítica se produce al romperse los glóbulos rojos. Estos se descomponen en hemoglobina y bilirrubina, de color amarillo. Un síntoma de esta destrucción será una coloración amarillenta de las mucosas. Además, el consumo de cebolla o ajo produce vómitos y diarrea.

En algunos lugares podremos leer que se recomienda su uso para eliminar parásitos. Aunque es cierto que una dosis pequeña no suele tener efectos adversos graves, debido a lo que hemos explicado, es mejor que nos decantemos por opciones más seguras.

chocolate

Chocolate

Aunque el riesgo de intoxicación va a depender de la cantidad que se ingiera y de la pureza del chocolate, siempre debemos tener cuidado con este producto. Cuanto mayor cantidad de cacao más peligroso será.

El problema reside en la teobromina, capaz de provocar vómitos, descoordinación, dolor en el abdomen, nerviosismo, respiración acelerada, temblores, convulsiones, sed o incremento en la cantidad de orina emitida.

También contiene cafeína y alto contenido en grasas, capaces de causar pancreatitis. Es por eso que ningún alimento excesivamente graso está indicado. Para complicar el diagnóstico, los síntomas de intoxicación por chocolate pueden aparecer incluso 24 horas después de la ingesta.

Embutidos

Se desaconsejan por la gran cantidad de sal y de grasas que contienen. Su consumo podría producir síntomas a nivel digestivo. Además, el exceso de sal acaba por perjudicar al sistema renal. La enfermedad renal crónica y la hipertensión son frecuentes en gatos, sobre todo en los de más edad.

Espinas o huesos

Con estos restos podemos causar un atragantamiento, lesiones e incluso perforaciones en el sistema digestivo debidas a los bordes afilados o cortantes. Huesos de pequeño tamaño, como los de pollo, pueden astillarse, aumentando el peligro.

gato-bebiendo-leche

Leche y derivados lácteos

El problema de estos productos es que muchos gatos al crecer pierden la enzima encargada de digerirlos, por eso pueden producir problemas de intolerancia. Los vómitos y la diarrea serán los síntomas principales.

Por lo tanto, antes de darle un plato de leche a nuestro gato debemos ofrecerle una pequeña cantidad a modo de prueba. Por otra parte, en el caso de los gatitos es aconsejable que, si le damos leche, esta sea formulada especialmente para felinos.

Uvas y pasas

Las uvas frescas o secas pueden provocar daños en el sistema renal de manera aguda si se consumen en cantidades considerables. Para controlarlos es importante iniciar el tratamiento lo antes posible. Por eso, si el gato vomita, tiene diarrea, anorexia, dolor abdominal o letargia debemos acudir de inmediato al veterinario.

¿Qué hago si mi gato se ha comido un alimento prohibido?

Debemos intentar determinar el alimento y la cantidad ingerida e informar al veterinario. Si el nuestro no estuviese disponible hay que recurrir a uno de urgencias. El tratamiento dependerá de la gravedad de la intoxicación, que irá en función de cuánto ha comido el gato y de la toxicidad del alimento.

Este comprenderá hospitalización, fluidoterapia y fármacos para controlar los síntomas. Puede necesitarse administrar carbón activado o hacer un lavado de estómago. Por lo tanto conviene no experimentar con los alimentos que le ofrecemos a nuestro gato y mantener los productos que consumimos fuera de su alcance.

Compartir nuestra comida con nuestro gato es para nosotros una demostración de afecto pero debemos ser conscientes de que las consecuencias pueden ser nefastas. Para evitarlo tendremos que buscar alimentos aptos o premios específicamente formulados para gatos.

2 COMENTARIOS

    • Hola Ayelen,

      Así es, sobre la dieta BARF existen muchas opiniones. Nosotros defendemos el uso de alimentos crudos biológicamente apropiados, pero en carnes y pescados es recomendable o bien congelarlos durante varios días para eliminar cualquier tipo de parásitos o bien cocinarlos un poco a la plancha o al vapor. Así podemos eliminar cualquier tipo de parásito también.

      Saludos!

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí