gato-con-picor-en-las-patas-por-alergias

Hay tres tipos de alergia que aparecen de manera más frecuente en los gatos. Se trata de la alergia a la picadura de las pulgas, la alergia a los alimentos y la denominada dermatitis atópica.

Las tres pueden cursar con síntomas similares que, además, son comunes a algunas enfermedades. Por ello se hace necesario visitar al veterinario para dar con el diagnóstico exacto y poder iniciar el tratamiento adecuado.

Síntomas de alergia en gatos

En los gatos podemos encontrar distintas alergias que cursan con un cuadro clínico similar. Ante la aparición de alguno de estos síntomas se hace imprescindible acudir al veterinario para identificar el tipo de alergia y descartar que se trate de hongos o infecciones.

Los síntomas a tener en cuenta son los siguientes:

  • Pérdida de pelo.
  • Dermatitis miliar, que se caracteriza por lesiones tipo pápulas, pústulas y costras. Puede haber o no picor.
  • Complejo granuloma eosinofílico, con tres presentaciones clínicas como placas eosinofílicas, úlceras indolentes y granuloma.
  • Picor en cara y cuello, que acaba por provocar heridas y costras debidas al rascado. Además, pueden infectarse. Este síntoma no suele verse en la alergia a las pulgas.

Alergia a las pulgas

Esta alergia es de las más frecuentes en los gatos. Por ello, ante la sospecha de algún problema alérgico, siempre se debe descartar que se trate de una reacción a estos parásitos. En esta alergia lo que sucede es que el gato reacciona a ciertos componentes de la saliva de las pulgas.

Hay que tener en cuenta que no se puede descartar este tipo de alergia solo porque no se observen pulgas sobre el gato. Una sola picadura ya podría desencadenar el cuadro y hay que tener en cuenta que buena parte del ciclo vital de este insecto hematófago se produce fuera del cuerpo del gato. Por otra parte, los gatos pasan horas todos los días acicalándose.

En este procedimiento, que se acentúa por el picor que siente el gato, pueden ingerir las pulgas. De esta forma, a nosotros nos pasan desapercibidas. En ocasiones, utilizando un cepillo fino sí podemos detectar pulgas adultas o sus restos. Estos se aprecian como una arena negra que se corresponde con los excrementos compuestos por sangre digerida.

Tratamiento de la alergia a las pulgas

Incluso sin descubrir pulgas o restos, sigue siendo posible que exista esta alergia conocida cómo dermatitis alérgica por picadura de pulga (DAPP). Por eso es recomendable utilizar algún desparasitador contra esta especie. Si el gato mejora, se confirma la alergia.

Hay que desparasitarlo a él y a todos los animales que convivan. También puede ser necesario tratar el ambiente, dado que en él es donde transcurre buena parte del ciclo vital de este insecto.

minino-lamiendose

Alergia a los alimentos

En este caso, la reacción de hipersensibilidad se produce ante la ingesta de algún alimento. La manera de diagnosticar esta alergia es estableciendo una dieta de eliminación durante 8-10 semanas. Los ingredientes que más a menudo causan alergia a los gatos son los siguientes:

  • Pescado.
  • Cordero.
  • Lácteos.
  • Vacuno.
  • Ovino.
  • Pollo.
  • Gluten.
  • Aditivos alimentarios.

¿Qué es una dieta de eliminación?

Se conoce por dieta de eliminación aquella compuesta por una proteína nueva que el gato no haya ingerido nunca antes. Si, tras consumirla durante al menos un par de meses, el gato deja de manifestar síntomas de alergia, se confirma el diagnóstico. En esos casos puede hacerse lo que se denomina una provocación, retomando a la dieta antigua.

Un empeoramiento, seguido de una mejoría al volver a la dieta nueva, señala la existencia de una alergia alimentaria. También pueden reintroducirse alimentos de uno en uno para intentar descubrir cuál es el causante de la reacción. Será el que reinice los síntomas tras su consumo.

Tratamiento de la alergia alimentaria

Se hace necesario establecer un nuevo menú para evitar, en lo posible, la reacción alérgica. En estos casos puede recomendarse una dieta casera que incluya una proteína que no haya consumido antes el gato, además de hidratos de carbono.

Un ejemplo podría ser avestruz con patatas. También existen dietas comerciales para gatos alérgicos. En cualquier caso, para que funcione, el gato no puede comer ningún otro alimento, aunque sea en una mínima cantidad. Nada de premios.

Dermatitis atópica

Al contrario de lo que sucede con los perros, en los gatos no se dispone de tanta información sobre la dermatitis atópica. De hecho, se diagnostica por descarte si la alergia del gato no es a los alimentos ni a las pulgas.

Esta alergia aparece en los gatos a partir de los seis meses de vida y hasta los ocho años de edad. Produce una sintomatología dermatológica o respiratoria. La reacción parece desencadenarse, sobre todo, ante ácaros del polvo.

Tratamiento de la dermatitis atópica

Algunos veterinarios pueden realizar pruebas para intentar localizar el o los antígenos. Si se consigue, es posible preparar una inmunoterapia. Esta consiste en vacunas específicas con el objetivo de desensibilizar al gato.

Este proceso trata de ir acostumbrando al gato al alérgeno, de forma que llegue a un punto en el que ya no le provoque reacción. Suele necesitarse medicación para controlar los síntomas como antiinflamatorios, antihistamínicos, ácidos grasos esenciales, etc.

Bibliografía
Ortúñez, A. y Verde, M.T. Diagnóstico de las alergias en gatos y Presentaciones clínicas de la alergia felina. Extraído de Manifestaciones de la alergia en gatos. Revista Ateuves nº 37. pp. 18-23.